GIRARD-PERREGAUX 1966 en acero

La Manufactura asentada en La Chaux-de-Fonds presenta el Girard-Perregaux 1966 de 40 mm en acero, ensalzando el acero por primera vez en la historia de la icónica colección 1966. A menudo sugerido, siempre imaginado, Girard-Perregaux presenta la tan esperada versión en acero de la colección 1966. Girard-Perregaux es una Manufactura conocida por su Alta Relojería y sus emblemáticos Three Gold Bridges. Su maestría en el acabado de los movimientos le ha hecho merecer el estatus de ser uno de los más prestigiosos defensores del trabajo artesanal. La Manufactura de la Chaux-de-Fonds presenta un estilo minimalista con la llegada de un nuevo material a su buque insignia, la colección 1966: ¡ el acero!

GIRARD-PERREGAUX 1966 en acero

La nueva estrella de la colección combina estilos y sexos – varón-mujer, clásico-contemporáneo – pero preserva la estética icónica y el movimiento manufactura de la línea 1966. El modelo se suma al ranking de los “imprescindibles” de la relojería.

Como una pieza de Alta Costura diseñada con maestría y precisión, este reloj Girard-Perregaux 1966 en acero responde a todos los estándares de la relojería tradicional. De líneas geométricas urdidas cual esmoquin, exhibe una caja especialmente delgada de 40 mm., de meticuloso acabado en todos sus componentes. Con una distinguida estética de modernista vanguardia, los contrastes del acero recuerdan la extrema sutileza definida en el 1966. La colección se ha convertido en  un icono para Girard-Perregaux quién la creó como tributo al año 1966, fecha en que presentó el primer movimiento de alta frecuencia con un volante oscilando a 36.000 alternancias por hora. Este descubrimiento transformó de forma radical el mundo de la relojería. El mismo año, la Manufactura recibía numerosos premios en los Centennial Awards, en el Observatorio de Neuchâtel.

El soberbio diseño del Girard-Perregaux en acero se expresa con una esfera opalina plateada que luce indicadores biselados puliendo su refinado estilo. Como los gemelos de una camisa, otorgan un distinguido clasicismo al reloj. Bajo el ligero cristal abombado, las agujas en forma de hoja, especiales para la colección 1966, indican horas y minutos, recorriendo las curvas de la caja. Al igual que las indicaciones horarias, la aguja especialmente esbelta del segundero lo convierte en una pieza única en su género. Son plateadas, convirtiendo a toda la pieza en una oda al acero. Como si de una flor en un ojal se tratara, la fecha se distingue a las 3 horas y completa la pieza de forma sublime. Al igual que una pieza hecha a medida, la perfección reside en el proporcionado equilibrio de sus dimensiones estéticas.

Las esbeltas asas se curvan para acomodarse sobre la muñeca, convirtiendo el reloj en el perfecto compañero del día a día. Equipado con brazalete de acero o correa de piel de aligátor negra, el reloj de acero añade una nueva faceta a su colección 1966 que preserva intactos los códigos de la relojería.

calibre manufactura Girard-Perregaux GP03300

La caja de cristal zafiro desvela el movimiento mecánico GP03300-0030 de carga automática, diseñado, producido y ensamblado en los talleres de Girard-Perregaux en La Chaux-de-Fonds.  Con una reserva de marcha de 46 horas, es armado por una masa oscilante decorada con motivo “Côte de Genève”. Más de dos siglos de maestría se alían en este calibre manufactura GP03300, cuya perfección en los acabados convierte cada reloj en una pieza digna de la ilustre herencia de la marca, que se remonta a 1791.

Referencia: 49555-11-131-BB60.

Etiquetas:

Comentar