Reloj atómico de pulsera Cesium 133 de BATHYS HAWAII

El año pasado presentamos en un artículo el prototipo del reloj de pulsera más preciso del mundo, un reloj atómico para llevar en la muñeca desarrollado por Bathys Hawaii. Después de una exitosa campaña de “crowfunding” en la plataforma Kickstarter, recaudando el objetivo de $42.000 en sólo tres días, el reloj pasa a su fase de producción. En un principio, sólo se fabricarán diez piezas, será una reducida edición limitada que ya ha sido vendida. El objetivo de Bathys es hacer un buen y fiable reloj antes que vender más y aumentar sus ganancias; aspiran a poner esta tecnología en el mercado y que evolucione y se estabilice en el mundo de la relojería. La caja del primer prototipo era de acero pero se ha optado por una nueva caja en fibra de carbono, más ligera y algo más agradable estéticamente.

Reloj atómico de pulsera Cesium 133 de BATHYS HAWAII

El reloj Cesium 133, el primer reloj de pulsera del mundo propulsado por un oscilador con base de cesio. Esta revolucionaria tecnología utiliza un reloj atómico a escala de chip (CSAC) para dividir precisamente un segundo en exactamente 9.192.631.770 vibraciones del átomo de cesio 133 (de hecho esta es la definición científica de un segundo por el Sistema Internacional de Unidades). Utilizando este oscilador se consigue una precisión de 1 segundo en 1.000 años.

El plan ahora es la impresión 3D de la caja en acero inoxidable, utilizando técnicas especiales para reducir el peso. El concepto de diseño se muestra a continuación y es probable que sea bastante cercano a la versión final creada en exclusiva para los patrocinadores del proyecto de Kickstarter.

Alimentado por una batería de litio recargable y capaz de funcionar hasta 36 horas (dependiendo del modo de funcionamiento) el prototipo utiliza una esfera analógica tradicional que indica horas, minutos, segundos, fecha y fase lunar. Sin embargo, detrás de esa esfera tradicional, es donde todo termina lo “tradicional”: mientras se retiene el tren micromotor y engranajes, una interfaz única, entre el chip CSAC y el movimiento del reloj Ronda 509, fue diseñado por Bathys; al igual que el puerto COM, circuitos de carga y micro-conectores. Diferentes LEDs de estado indican encendido/apagado, el estado de carga y el “bloqueo” del chip CSAC. Una vez encendido, el chip CSAC tarda aproximadamente 30 segundos en alcanzar la el punto en el que comienza a transmitir su gran precisión de 1 pulso por segundo de la señal. Esta señal es entonces transferida a las manecillas del reloj a través de un circuito conmutable por lo que se puede establecer con precisión la hora. Una vez establecido, el chip CSAC puede funcionar durante años.

En el modelo final seguramente se usen baterías AAA de litio (3.6v) 500mA/h; por lo que el usuario podrá obtener fácilmente las baterías de reemplazo e intercambiarlas.

NOTA: otro artículo de interés es el reloj atómico de bolsillo Nº. 10 de Hoptroff

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.