Colección de brillantes correas para el Tonda 1950 de PARMIGIANI FLEURIER

La Manufactura de Alta Relojería Parmigiani Fleurier presenta una gama de correas muy de tendencia, concebida como una colección de alta costura. Con un espíritu gráfico o color block y materiales nobles y sensuales asequibles, se ha optado por un estilo lujosamente exultante. Como resultado, se obtiene un sabroso mix and match entre la elegancia de líneas muy rectas del Tonda 1950 y el ambiente tecnicolor de las nuevas correas. 

Colección de brillantes correas para el Tonda 1950 de PARMIGIANI FLEURIER

Una paleta de colores que parece una bandera ondeando al viento. De carácter fresco o consistente, estas nuevas correas marcan la pauta del periodo estival. ¡Y con razón! Se han concebido para hacer vibrar al Tonda 1950, un modelo famoso por la fluidez de sus líneas, la pureza de su esfera y el refinamiento de su caja de oro, características todas ellas que encarnan el savoir-faire de Parmigiani Fleurier en materia de relojería. Estas correas reflejan el mismo afán de exigencia, que se manifiesta en este caso en la flexibilidad y el confort de las pieles seleccionadas, la calidad de los pespuntes y la calidez del forro, que se ha seleccionado cuidadosamente.

Dos materiales, dos estructuras. Por un lado, piel de aligátor chic con escamas más o menos grandes en función del estilo que la Casa confiera a la correa. Y por otro, piel de becerro, lisa o incluso estampada según un procedimiento por el que se marca la piel y a la que se le otorga un estampado de color para obtener un efecto muy de moda.

Un hermoso ejemplo de esta técnica lo encontramos en una de las correas de la colección, que presenta un sorprendente motivo de alas de mariposa gracias a un proceso de pixelización. Sobre una base negra, la correa está parcialmente impresa con una capa plateada antes de recibir unos toques de color verde y fucsia chillón. Con sus reflejos metalizados, esta correa inscribe al Tonda 1950 en un registro pop chic que el reloj asume con aplomo.

En la colección de verano, la piel de becerro se presenta asimismo en dos tonos hipervitaminados: un coral resplandeciente y un anís acidulado. La Casa ha optado para ello por una piel de una calidad notable y muy fina a la vez. La sensación que deja en la muñeca esta correa aterciopelada, casi vellosa, hace que llevarla a diario resulte un auténtico placer.

Colección de brillantes correas para el Tonda 1950 de PARMIGIANI FLEURIER

Para rematar la colección de alta costura, encontramos la correa de moda de piel de aligátor, una correa que sabe combinar como ninguna otra exotismo y sofisticación. En la colección, esta correa se presenta en caqui —el color de moda este año— con escamas grandes para obtener un look masculino muy seductor. Otra propuesta, otro estilo, una piel de aligátor rosa o violeta con escamas finas y un acabado brillante que le aporta un carácter aún más femenino. Un golpe de efecto garantizado sobre el bronceado veraniego.

Comentar