Vuelve el juego ¿Me quiere, no me quiere? con el reloj CHRISTOPHE CLARET Marguerite

En el jardín de los relojes de Christophe Claret está floreciendo una nueva flor. El romántico y sutilmente poético reloj Marguerite encarna la esencia de la relojería femenina tal y como la concibe Christophe Claret. El relojero combina una estética única y atrevida que captura la imaginación con virtuosismo mecánico. La transitoriedad del tiempo se une a la pasión del amor cuando ambas se posan con delicadeza en la muñeca con la clase de rara elegancia a la que aspiran todas las mujeres. 

CHRISTOPHE CLARET Marguerite

Hay mil formas de amar y otras tantas formas de expresar el amor. Hay mil formas distintas de rendir homenaje al paso del tiempo y de hacer de cada momento algo precioso y único de forma infinita… Para las mujeres, y solo para ellas, Christophe Claret ha elegido una de ellas. El romanticismo. Un reloj innegablemente poético impulsado por un sentido único del juego y las ilusiones ópticas, el Marguerite forma parte de la línea Margot, el primer modelo de señora de Christophe Claret. Esta creación reafirma la determinación de la marca de desarrollar una colección femenina madura y formada por complicaciones dedicadas en exclusiva a las mujeres.

Cuando el encanto efímero evoca la elegancia atemporal 

En esta nueva fábula relojera, interpretada en cuatro versiones, dos gráciles mariposas revolotean alrededor de una margarita cuyos pétalos lacados en blanco se superponen igual que lo harían en una flor de verdad. Christophe Claret invita a dos mariposas en Super-LumiNova azul, naranja o roja, según la versión, a acompañar alegremente al paso del tiempo. La más oscura, que representa a la mujer, se encuentra situada sobre un pétalo de margarita que gira cada hora. Y la más clara, el hombre, indica los minutos. Situada sobre la punta de un tallo fijado al precioso pistilo de rubíes o zafiros azules, aletea literalmente alrededor de la esfera de nácar blanco.

CHRISTOPHE CLARET Marguerite

El enamoramiento puede darse en cualquier momento 

El encantamiento visual no acaba aquí. El Marguerite, el reloj más romántico, transforma la pasión amorosa en la esencia de las fantasías íntimas. Además de los números árabes en las 3, las 6 y las 9 h, la esfera cuenta con una segunda indicación, más personal, con un mensaje deliciosamente esperanzador. Al presionar una vez el pulsador en las 2 h, los números desaparecen para mostrar la frase: «Il m’aime passionnément» (me quiere apasionadamente). Al desarrollar esta juego de ilusión óptica, Christophe Claret obtuvo la inspiración del famoso truco de magia en que una carta desaparece y aparece otra en su lugar, truco que nunca antes había sido incorporado en un reloj. El cambio entre ambas esferas se logra mediante la superposición de dos discos: el disco superior de zafiro transparente metalizado con mosaico de cuadrados transparentes gira sobre el disco inferior fijo de nácar revestido con otro mosaico barnizado en azul o negro y tampografiado con el texto y los números. Al soltar el pulsador, vuelve a aparecer al instante la visualización de la hora.

Encantamiento precioso y original 

Christophe Claret combina el atrevimiento de este mecanismo encantadoramente romántico con un diseño de la caja igual de audaz. Dos tipos de engaste de nueva invención acentúan con delicadeza la silueta de 42,50 mm de oro blanco o rosa. El engaste en disposición de copos que adorna ambas versiones del reloj Marguerite es una elegante interpretación de la técnica del engaste nieve. Un centenar de diamantes de diversos tamaños parecen salpicar aleatoriamente el bisel y las asas, como si se tratase de delicados copos. El engaste en disposición de champán en las otras dos versiones también cuenta con un centenar de diamantes de distintos tamaños. Concentrados en la parte inferior de la caja y engastados libremente aquí y allá en la parte superior del bisel y en el asa en las 12 h, los diamantes parecen burbujas que brindan a toda la creación una apariencia ligera y etérea.

CHRISTOPHE CLARET Marguerite

Poesía en cada detalle 

Puesto que Christophe Claret destaca en el arte de la mecánica, el reloj Marguerite va equipado con un movimiento de cuerda automática de la manufactura cuyo barrilete doble garantiza una impresionante reserva de marcha de 72 horas. El fondo de caja de zafiro ofrece la oportunidad de admirar la masa oscilante del movimiento, esculpida como una margarita y con ocho rubíes engastados. A voluntad, el propietario puede darse el gusto de jugar al juego del «Me quiere… no me quiere», la versión inglesa simplificada de la acción de ir arrancando los pétalos de una margarita, distracción típicamente femenina inventada en el siglo XVIII. Para jugar, el reloj debe dejarse en posición horizontal y acompañarse de uno o dos movimientos ondulantes. La masa oscilante gira durante unos segundos antes de quedarse inmóvil. El rubí más cercano al corazón lacado en rojo brinda la respuesta: el «sí» o «no» del centro.

Gran entusiasta de los detalles, Christophe Claret incluye un sinfín de referencias a la delicadeza de la margarita. En el centro de la masa oscilante, un elemento en forma de flor diamantado y con satinado circular sirve para ocultar el mecanismo de rodamiento de bolas. Este motivo se repite en la corona de adorno con motivo acanalado similar a un pétalo y en los tornillos en forma de flor que sujetan la correa.

CHRISTOPHE CLARET Marguerite

Más que nunca, el Marguerite se consolida como un símbolo vívido del juego romántico del amor y la oportunidad. Un reloj para ser amada apasionadamente en sus cuatro versiones –oro blanco o rosa, con engaste en disposición de copos o en disposición de champán–, cada una disponible en ediciones limitadas de 30 piezas a partir de julio de 2015.

Precio, CHF 69.000 francos suizos.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.