VACHERON CONSTANTIN Malte Alta Joyería: Tourbillon & Modelo Pequeño

En 1912, Vacheron Constantin, en su afán de romper con las formas redondeadas de los relojes de bolsillo, se convirtió en uno de los primeros fabricantes de relojes en adoptar la forma de barril o tonel para sus cajas. Imbuida del espíritu vanguardista propio de una época de fulgurante progreso, esta forma, atractiva para hombres y mujeres, adquirió carácter de icono carismático ya desde su presentación. La colección Malte, exclusivamente compuesta por modelos que exhiben esta forma emblemática, enriquece su gama con dos nuevas creaciones de Haute Joaillerie, íntegramente pavonada con diamantes talla baguette, reconocidas con el prestigioso Punzón de Ginebra.

VACHERON CONSTANTIN Malte Tourbillon alta joyería

En complemento de la actual gama de modelos Malte Haute Joaillerie, la Manufactura lanza versiones que ofrecen brazaletes íntegramente pavonados con diamantes talla baguette, un vibrante tributo a la sublime belleza de los oficios artísticos. Íntegramente elaborados a mano utilizando una técnica de engastado invisible, se disponen formando un manto translúcido de diamantes que iluminan la esfera de la hora.

El engastado invisible representa toda una hazaña técnica que muy pocos artesanos dominan hoy en día. El oro desaparece por completo tras los diamantes: apoyados en un riel, forman un manto que invisibiliza cualquier traza de soporte y lucen por tanto en todo su esplendor. Vacheron Constantin ha decidido acometer este reto en un reloj de forma, es decir, un reloj que se aleja de la forma redonda tradicional, que, a pesar de su perfil curvilíneo, se caracteriza por unas líneas, unos cantos y unos ángulos cerrados que acentúan la dificultad del trabajo. El logro de tal casa requiere la estrecha colaboración de todo un abanico de profesionales, desde el diseñador hasta el engastador, pasando por el maestro relojero y el joyero, orquestados para aplicar sus respectivas habilidades. Todos están impulsados por el deseo común de superarse y demostrar una excelencia relojera digna de estas excepcionales creaciones.

Esta armonía es especialmente perceptible en el trabajo del tallista y del engastador, que se esfuerzan por montar las piedras una por una en el lugar especialmente preparado a tal fin. Es necesaria una precisión manual capaz de aproximarse a la centésima de milímetro, así como la capacidad de observar un orden definido. La precisión imprescindible para culminar esta fase crítica convierte a estos relojes y sus diamantes en todo un desafío que requiere más de cien horas de meticuloso trabajo en cada uno de los relojes.

Las gemas ocultan el oro subyacente, y dan forma a una magnífica composición escultural. Asas, bisel, carrura, esfera y brazalete: todos y cada uno de los elementos irradian brillantez, en un baño de luz que culmina en la corona, con su emblemática Cruz de Malta.

Como Vacheron Constantin entiende que el atractivo estético solo se alcanza si va de la mano de la sofisticación técnica, estos relojes, como no podría ser de otra manera, satisfacen los rigurosos criterios del Punzón de Ginebra.

VACHERON CONSTANTIN Malte Tourbillon alta joyería

Únicamente un calibre excepcional puede ser digno de un reloj reconocido con el Punzón de Ginebra. El Calibre 2795, un movimiento mecánico de carga manual con una reserva de marcha de dos días, compuesto nada menos que por 169 piezas, desprende un halo de prestigio comparable al del reloj del que se ha convertido en calibre específico por derecho propio. Este movimiento tourbillon con forma de barril, íntegramente desarrollado y manufacturado por Vacheron Constantin, se adapta perfectamente a la caja de 38 x 48,24 mm, que cuenta con un fondo de zafiro que reproduce la silueta de la caja.

1.170 diamantes talla baguette con un total de 46,6 quilates se encargan de iluminar esta pieza maestra de la relojería. Únicamente el brazalete de oro de Haute Joaillerie está revestido por 764 diamantes talla baguette, con un total de 28,7 quilates. Esta asombrosa creación elaborada con la técnica de engastado invisible se ajusta a la muñeca con un cierre desplegable de oro.
El engastado de la esfera se caracteriza por un diseño específico, en el que los diamantes, montados radialmente, convergen en la joya central de la jaula del tourbillon, dando relevancia a su importancia y belleza. La esfera de las horas y minutos está desplazada, dejando amplio espacio a la altura de la jaula del tourbillon, con forma de Cruz de Malta. El tourbillon se convierte en el escenario ideal para mostrar el excepcional nivel de acabados de cada componente del movimiento, exhibiendo una serie de ángulos interiores biselados a mano.

Se necesitan más de 12 horas de trabajo manual únicamente para redondear la barra del tourbillon con arreglo a los exigentes criterios de acabado establecidos por Vacheron Constantin. Esta tarea consiste en limar con perfecta regularidad cada uno de los extremos del brazo, a fin de darles una forma cónica o semicilíndrica, a la vez que se respetan los límites del centro y de los extremos. Para dar el toque final a la operación, los artesanos pulen cuidadosamente los brazos con ayuda de piedras y cueros de bruñir, palillos y pastas de acabado, a fin de lograr un efecto de pulido perfecto.

En homenaje a la relojería tradicional, Vacheron Constantin ha decidido establecer una baja frecuencia de latido para su Calibre 2795, 2,5 Hz (18.000 alternancias por hora), para ofrecer a los observadores la oportunidad de admirar el latido uniforme y constante del mecanismo.

Referencia 30630/S22G-9899.

VACHERON CONSTANTIN Malte alta joyería modelo pequeño

VACHERON CONSTANTIN Malte alta joyería modelo pequeño

Su forma combada, las curvas exquisitas y su esbeltez convierten al Malte alta joyería modelo pequeño en todo un himno a la feminidad. Sus líneas puras y refinadas dotan al reloj de un espíritu de supremo clasicismo, imbuido no obstante por un toque de genuina modernidad, al que el brillo del engastado, compuesto por 742 diamantes con un total de 28,90 quilates, confiere una sensualidad exquisita. El engastado a sol de los 126 diamantes que adornan la esfera, y que convergen en el eje de las agujas de horas y minutos, hace que automáticamente la mirada se pose en el centro de esta magnífica creación.

Producida íntegramente con la técnica de engastado invisible, esta nueva obra reconocida con el Punzón de Ginebra, se presenta en una caja curva de 29,30 x 39,60 mm, que se amolda perfectamente a la forma de las más delicadas muñecas. En su interior late el Calibre 1400, un movimiento de carga mecánica desarrollado y producido por Vacheron Constantin. El funcionamiento del calibre resulta visible a través del fondo transparente de tipo barril, que reproduce la silueta de la caja. El brazalete de oro, complementado con un cierre de joyería, está íntegramente pavonado con 494 diamantes talla baguette. Esta forma de piedra preciosa despliega la luz en una apoteosis de feminidad, elegancia y distinción.

Referencia 81611/S23G-B007.

Comentar