IWC Portofino 37: Automático & Fase de la Luna

En 2014, la manufactura suiza de relojes de lujo IWC Schaffhausen introdujo en la familia de relojes Portofino modelos en cajas de 37 milímetros, así esta famosa línea también atrae a los amantes de relojes que prefieren un tamaño un poco más pequeño. Además de los modelos adornados con diamantes de Portofino Automático Fase de la Luna 37, este año 2015 hay una nueva variante que celebra el lujo discreto con la caja pulida de acero fino. Además, el Portofino Automático 37 cuenta con dos bellezas más con los biseles engastados con diamantes. Un modelo con la esfera azul y la correa de piel azul y otro con la esfera plateada y la correa de color frambuesa aportan más color a la colección.

IWC PORTOFINO AUTOMÁTICO 37 IW458111

La indicación de la fase lunar es toda una atracción, no solo desde el punto de vista del diseño. También evoca que la luna mostraba el paso del tiempo mucho antes de la medición mecánica del mismo. La indicación de las fases de la luna es parte integrante de la identidad de la línea Portofino, al igual que las cifras romanas, las agujas lanceoladas y un cristal frontal abombado. Ya el Portofino primigenio de 1984 iba equipado con una indicación de las fases de la Luna. Se siguió fabricando este modelo en series pequeñas hasta finales de la década de 1990. El año pasado, IWC Schaffhausen reintrodujo la complicación de la indicación de las fases de la Luna en la colección Portofino. A los modelos con diamantes engastados del año anterior les sigue ahora la belleza purista de los relojes sin piedras preciosas en la caja, cuya superficie pulida con esmero e intensamente brillante aporta un valor especial y elegancia.

IWC PORTOFINO FASE DE LA LUNA 37 IW459007

El Portofino Automático de la Fase de la Luna 37 (ref. IW459007) con un diámetro de caja de 37 milí metros representa el lujo discreto característico de la famosa familia de relojes. La indicación de las fases de la Luna se presenta con un diseño clásico: el satélite de la Tierra sale y se vuelve a poner detrás de un bastidor en forma de nube. La esfera de nácar impecable y discretamente irisado con 12 diamantes crea una profundidad sin igual y resalta el diseño claro del reloj. «El nácar irisado gozó de gran popularidad en los años 50 y 60», explica el director creativo de IWC Christian Knoop. «Para las estrellas que hicieron famoso a Portofino como ciudad de vacaciones, el material que se extrajo de la ostra perlífera se hizo muy popular. Dejamos que los accesorios nos inspiraran.» El reloj Portofino Automático de Fase de la Luna 37 con una hermeticidad de 3 bar está accionado con el mecanismo automático de calibre 35800. Se puede ajustar la posición de la Luna en la indicación mediante un pulsador de corrección situado a la altura de las «2 horas». El segundero central se detiene por medio de la corona, el cristal de zafiro es antirreflejos por ambos lados. El reloj tiene una correa verde de piel de aligátor de Santoni. La manufactura italiana de calzado de lujo produce en exclusiva para IWC correas de piel que destacan por su característica pátina que les confiere un toque cromático personalizado.

MÁS COLORES PARA EL AUTOMÁTICO

La gran variedad de Portofinos Automáticos 37 (ref. 4581) se amplía con dos modelos engastados con diamantes realizados en acero fino que aportan colores frescos a la colección. La referencia IW458111 convence por su esfera azul con la correa de piel de aligátor del mismo color, una referencia al Mar de Liguria que rodea la costa impresionante de Porto fino. Con la esfera plateada y una correa de piel de aligátor de color frambuesa, la referencia IW458112 sienta nuevas bases. Los dos modelos llevan un bisel engastado con 66 diamantes para una mayor elegancia y un lujo discreto. El pulido de sol de las esferas tiene un encanto  especial porque aporta fascinantes reflejos luminosos y hace que la luz incidente gire en círculos al inclinar el reloj. El círculo interior discreto aporta a la esfera una estructura adicional. Además de las agujas de las horas, los minutos y los segundos, el Portofino Auto mático 37 cuenta con una indicación de la fecha de avance rápido accionada por un sólido movimiento automático y mecánico calibre 35111. El segundero central se detiene por medio de la corona, y el cristal de zafiro, antirreflejos por ambos lados, proporciona una clara visibilidad.

IWC PORTOFINO AUTOMÁTICO 37 IW458112

Los dos modelos tienen una hermeticidad de 3 bar. Los dos relojes están disponibles con la correa de piel de aligátor de colores de la casa Santoni u opcionalmente, con un brazalete de malla milanesa en acero fino. Los brazaletes de malla de milanesa son cintas de metal hechas de acero fino que se adaptan perfectamente a la muñeca y encarnan un elegante estilo de los años sesenta.

Comentar