GLASHÜTTE ORIGINAL Lady Serenade

Las nuevas versiones de la línea Lady Serenade se mueven entre el negro y el blanco. Cada modelo de esta línea, marca una diferencia propia e inconfundible, gracias a su decoración y a sus materiales. Este año Glashütte Original presenta tres nuevas versiones del Lady Serenade, jugando con los contrastes y demostrando que los opuestos se atraen. El diseño funcional de la inconfundible corona del Lady Serenade, también típica de la marca, hace que sea muy fácil de manipular; que además está adornada con un elegante cabujón, un ónice en el modelo de acero noble, y un diamante de talla brillante en las coronas de oro rosa. Pero además, estos tres modelos se encuentran disponibles en versiones, cuyos biseles se han engastado con diamantes de gran brillo.

GLASHÜTTE ORIGINAL Lady Serenade

Contrastes de luz y sombra, y superficies mates y pulidas, dotan de atractivo y carácter a estas nuevas piezas de la colección Lady Serenade. Donde por un lado, encontramos dos de las versiones, con esferas totalmente negras, realizadas en la manufactura de esferas de Glashütte Original en Pforzheim, realzadas con una decoración rayos de sol y revestidas a continuación con un baño galvánico. Con correas de piel de aligátor de Luisiana negra, y cajas de acero noble y también oro rosa, finamente trabajadas. El disco de fecha de la ventanilla en las 6 h., luciendo los mismos tonos oscuros de la esfera, mientras que los índices adoptan el tono de color de la caja.

Con la tercera versión, Glashütte Original presenta por primera vez un Lady Serenade en una edición bicolor. La sección central de la caja de acero noble clásico se complementa con un bisel y una corona de oro rosa. La esfera se ha fabricado en nácar blanco, cuyo brillo iridiscente y tonos de textura natural, hacen que cada pieza sea única. Debido a la frágil naturaleza del nácar, este material debe tratarse con sumo cuidado y con más razón todavía, cuando los índices aplicados dorados afiligranados, se colocan a mano. El toque final perfecto de la elegante composición es la correa de piel de aligátor de Luisiana de color crema.

En los tres modelos, las líneas curvadas de los índices de las horas, con números romanos en las 3 h, las 9 h y las 12 h, reflejan la luz, armonizando con las finas agujas de las horas y de los minutos suavemente curvadas, y con el estilizado segundero, que lleva, como contrapeso, un 8 horizontal —el símbolo del infinito— en su extremo. Las agujas del modelo de acero, se han fabricado en oro blanco, y las de las dos versiones de oro, en oro rosa, cuyo color queda realzado por los índices aplicados dorados a juego.

 

En el seno del Lady Serenade late el Calibre 39-22 automático de la manufactura. Su función de parada del segundero garantiza que, cuando se extrae la corona, el segundero se detiene, lo que permite ajustar la hora con gran precisión. Gracias a un fondo de caja de cristal de zafiro, puede admirarse la compleja construcción del movimiento, así como la elaborada decoración, el acabado barrado de la platina de tres cuartos de Glashütte Original, y del rotor esqueletizado, los bordes biselados y los componentes de acero pulido.

Una ojeada al movimiento revela además otra de las característica del arte de la relojería de Glashütte Original, la regulación de precisión tipo cuello de cisne, cuyas líneas curvadas hacen honor al nombre de este reloj.

PVP recomendado: 8.100 € (versión bicolor); PVP recomendado: 5.100 € (versión acero); PVP recomendado: 12.000 € (versión oro rosa).

Comentar