Excalibur 36 de ROGER DUBUIS

A su nota de audacia, la colección Excalibur añade un toque de distinción con el modelo Excalibur 36 de oro rosa. Con sus 672
diamantes (4,78 quilates aprox.), el reloj deslumbra con extraordinario resplandor. Sus códigos característicos – dinamismo de las formas, ángulos vivos, vitalidad del diseño – realzan su aspecto, que combina refinamiento y alta relojería. Una pieza indiscutiblemente Roger Dubuis.

reloj mujer Excalibur 36 de ROGER DUBUIS

Para Roger Dubuis, las mujeres son sus heroínas. Para ellas, el relojero ginebrino ha imaginado un reloj excepcional, una oda a la feminidad. El reloj Excalibur 36 de oro rosa posee una admirable mecánica relojera y un diseño con carácter. Los
artesanos de la marca utilizaron toda su agudeza para imaginar esta creación ultra preciosa cuyo encanto solo es igualado por su funcionalidad.

El reloj encarna el espíritu vanguardista que caracteriza a Roger Dubuis y refleja su excelencia en joyería. Es la expresión de preciosidad extrema y de belleza, con su correa engastada con 624 diamantes (3,79 quilates). Las piedras
preciosas rodean el centro de la correa pulida con dos caminos simétricos brillantes. La magia sigue operando en el bisel engastado con 48 diamantes (0,99 quilate aprox.). Haciendo eco a esta danza resplandeciente, el reloj se viste de oro rosa hasta en sus números romanos delicadamente aplicados en la esfera, en el círculo que rodea el segundero pequeño a las 6 horas.

Y siendo la excelencia la esencia de esta creación, alberga un movimiento mecánico automático de última generación de Roger Dubuis: el calibre RD821. Dotado de 172 componentes, indica las
horas, los minutos y segundos con una reserva de marcha de 48 horas. Por último, Excalibur 36 es objeto de un reconocimiento eminente ya que este reloj ostenta el prestigioso “Poinçon
de Genève”. El calibre RD821 está igualmente certificado por el COSC (Contrôle Officiel Suisse des Chronomètres).

Expresión de excelencia técnica y creación de joyería de excepción, Excalibur 36, lleva en sí el augurio de un destino brillante. La audacia abrasadora contenida como fuego de
diamantes dibuja un disco de luminosidad en su bisel y la correa. El tiempo centelleante hace escala para recordar que cada instante es único.

Etiquetas:, ,

Comentar