CHOPARD Imperiale Joaillerie decorado con motivos incas

Incansable viajero, insaciable creador, Chopard prosigue su vuelta al mundo imperial y presenta una nueva interpretación del reloj soberano, convertido en un clásico de la casa. El nuevo modelo de la colección Imperiale Joaillerie conserva sus características aristocráticas, enriqueciéndose al mismo tiempo con unos detalles artísticos propios de la civilización inca. Con la línea Imperiale, reinventada en 2010, Chopard consigue recuperar, a través de un reloj, la quintaesencia del estilo y de la elegancia. Asociando clasicismo regio y estética contemporánea, la colección diseña, año tras año, la imagen de una mujer moderna y distinguida, de personalidad firme.

CHOPARD Imperiale Joaillerie decorado con motivos incas

Sinónimo de fastos, de poder y de pasiones extremas, las eras imperiales, cualquiera que sea el lugar o la época, ofrecen una fuente de inspiración inagotable. Tras el Cofre de la Emperatriz, que se presentó en septiembre de 2015, y que rendía un homenaje a Bizancio y a la magia de oriente, es en América del Sur, en el corazón de la civilización Inca, donde Chopard ha encontrado la inspiración para la última de sus creaciones.

Un reloj secreto que reúne lo mejor de la Joyería y la Alta Relojería

El relojero y joyero presenta un reloj secreto, que tiene tanto de brazalete ceremonial como de reloj precioso. Como si de un mosaico de la época precolombina se tratara, la tapa de la esfera está completamente engastada de brillantes y turquesas de tonos matizados. Su resplandor casi hipnótico exhala un aura de misterio y seducción. ¿Qué tesoro esconde? Cuando al fin se desvela la esfera,  aparecen los símbolos icónicos de la colección Imperiale, los detalles preciosos que confieren a la joya su legendaria distinción y su fuerza de carácter: los gráciles números romanos, las afiladas agujas que recuerdan a las dagas de combate, sin olvidar el célebre motivo que evoca a los bordados de las  colgaduras y de los cojines sobre los que los monarcas tenían por costumbre depositar sus símbolos. Presente a modo de mosaico sobre la tapa del reloj y engastado de diamantes en las ataduras de la correa, también marca los segundos de un modo original. Por su parte, el centro de la esfera se encuentra grabado con un resplandeciente guillloché soleil, a modo de guiño a la fascinación de la dinastía Inca por el astro divino.

CHOPARD Imperiale Joaillerie decorado con motivos incas

Este precioso guarda tiempo esta  montado sobre una correa de loneta azul o turquesa, representando el famoso motivo Imperiale, o sobre un brazalete de cocodrilo turquesa. La caja de oro blanco de 18k Fairmined (38 mm x 12,50 mm)está completamente engastada de diamantes y alberga un tesoro: un movimiento automático L.U.C 96.12-L, completamente concebido, desarrollado y decorado a mano en el seno de los talleres de la Manufactura Chopard en Fleurier. El Imperiale, o cuando la perfección joyera se encuentra con la excelencia relojera.

Referencia 384628-1001.

Comentar