BREGUET Reine de Naples Princesse Mini 9818

La colección Reine de Naples, lanzada en 2002 exclusivamente para la mujer, es un homenaje al primer reloj de pulsera, encargado por Caroline Murat a Abraham-Louis Breguet en 1810 y entregado en 1812. Para la creación de esta línea, la Casa Breguet se ha inspirado en las descripciones históricas de la pieza original, identificada con el número de producción 2639. Al igual que dicha pieza, las creaciones de la colección Reine de Naples presentan una forma ovalada. Algunos modelos muestran las fases de la luna o un indicador de la reserva de marcha, mientras que otros albergan grandes complicaciones, como por ejemplo la sonnerie au passage.

BREGUET Reine de Naples Princesse Mini 9818

A lo largo de los años, la Casa Breguet ha ido enriqueciendo la línea Reine de Naples con relojes mecánicos especialmente diseñados para la mujer, logrando aliar maestría técnica con elegancia. En 2015, la Casa Breguet lanzó los relojes Reine de Naples Princesse Mini, adaptando la emblemática forma ovalada de la colección Reine de Naples a las muñecas más pequeñas. Disponibles tanto en oro rosado como en acero, estos refinados relojes de 32,7 x 27,3 mm se completan con un nuevo modelo, el Reine de Naples Princesse Mini 9818 en oro blanco.

Esta novedad incluye otras particularidades, como un bisel y asas completamente engastados con diamantes talla brillante. Si bien las versiones de oro rosado y de acero presentan esferas abombadas fabricadas en nácar natural blanco y en nácar de Tahití respectivamente, la esfera del nuevo modelo está realizada en nácar de color lavanda. Sus grandes índices están elaborados en marquetería de nácar natural blanco perlado, haciendo así gala de una verdadera proeza técnica dada la extrema delicadeza de este material. Un diamante talla briolette ubicado sobre la corona, realza el brillo de este modelo Reine de Naples Princesse Mini 9818.

BREGUET Reine de Naples Princesse Mini 9818

En lo que respecta al movimiento, este reloj ha sido completamente elaborado en los talleres de la Casa Breguet, en el Valle de Joux, y equipado con el calibre 586/1, con espiral de silicio. Su reserva de marcha de 38 horas se remonta mediante una masa oscilante en platino con decoración guilloché hecha a mano.

Comentar