X-TREM-1 Pinball Only Watch 2013 de CHRISTOPHE CLARET

Con motivo de la 5ª edición de la subasta caritativa Only Watch, que tendrá lugar en Mónaco, la firma presenta una pieza excepcional, el X-TREM-1 Pinball. Para realizar este reloj, se ha pensado ante todo en los niños y en su universo favorito: el de los juegos. Christophe Claret se ha inspirado en el pinball para hacer evolucionar de una forma muy original el reloj X-TREM-1. De hecho, las bolas que indican las horas y los minutos, integradas inicialmente en tubos de zafiro, se desplazan ahora en rejillas cilíndricas. No obstante, la firma de relojería de Le Locle no se ha quedado ahí. Ha optado por personalizar la estética del movimiento para conferirle el aspecto interior de un pinball.

reloj Only Watch 2013 X-TREM-1 Pinball de CHRISTOPHE CLARET

Paletas, bandas de rebote y bolas son otros de los elementos que componen su mecanismo. Por último, incluso los colores azul y naranja claro reflejan el universo del pinball. La manufactura dedica el X-TREM-1 Pinball al proyecto benéfico Only Watch 2013, que tendrá lugar en Mónaco en septiembre, con la benevolencia de S.A.R. el Príncipe Alberto II de Mónaco, para recaudar fondos a favor de la investigación de la miopatía de Duchenne.

El X-TREM-1 Pinball está basado directamente en un concepto exclusivo presentado en 2012 por Christophe Claret. A modo de recordatorio, se lo presentamos a grandes rasgos:

X de eXperimental
T de Time
R de Research
E de Engineering
M de Mechanism

Expresa la voluntad del maestro relojero de Le Locle de ampliar siempre los límites de la mecánica relojera, al integrar campos de investigación que nunca habían formado parte de ella hasta ahora y al proponer maneras insólitas de leer el tiempo.

En cada etapa de fabricación del X-TREM-1 Pinball ha sido preciso recurrir a la audacia. Para la platina curva en tres dimensiones, así como para los puentes, se ha utilizado titanio ultraligero. Una primicia para un calibre de tal complejidad. El tourbillon volante incorpora un rodamiento de bolas de cerámica doble para aumentar su resistencia y se ha inclinado 30°, de modo que resulta más visible para el usuario. La versión destinada a Only Watch se ha personalizado en azul, color correspondiente al tono monocromo de la caja, los rochetes y la correa.

La parte visible del calibre recuerda a la superficie de juego de un pinball y se acciona durante el remontaje del reloj gracias a una pequeña bola situada en el interior de cada rochete, proporcionando, así, la ilusión de movimiento. Los rochetes, igual que la rueda de corona, se han transformado en paletas. Destaca, por último, la banda de rebote situada en la parte superior izquierda. El movimiento, de cuerda manual, recibe energía por medio de dos barriletes. El primero está reservado al tourbillon y el segundo a la visualización de las horas y los minutos. En lo que respecta a la caja, está compuesta de oro gris al paladio y de aluminio tipo Perunal, un material vanguardista utilizado sobre todo en el sector de la aviación. El tono azul oscuro se ha obtenido por oxidación anódica.

Otro atrevimiento: la visualización de las horas y los minutos, que utiliza un mecanismo de sustentación magnética. Christophe Claret ha logrado introducir en el núcleo de un reloj el peor enemigo de la mecánica relojera, el campo magnético. El sistema se compone de dos pequeñas esferas de acero, vaciadas para hacerlas más ligeras, que se mueven en el interior de dos pequeños tubos con rejillas (base de oro gris, rejilla de acero inoxidable), ensamblados a la derecha y a la izquierda de la carrura. Dichas esferas son arrastradas por dos carros en miniatura imantados, de los que tiran a su vez unos “cables”. Para ser precisos, se trata de hilos extremadamente flexibles y resistentes que presentan centenares de nanofibras Dyneema ensambladas en un gel de polietileno. Estas fibras, más delgadas que un cabello (4 centésimas de milímetro de diámetro), son capaces de soportar una tracción de un kilo.

Las esferas, que levitan en el interior de los tubos, no tienen ninguna conexión mecánica con el movimiento, lo que viene a reforzar el carácter misterioso del reloj. Esta tecnología patentada se ha desarrollado en colaboración con la Haute École d’Ingénierie et de Gestion del cantón suizo de Vaud (HEIG-VD), situada en Yverdon-les-Bains. Los campos magnéticos se han dirigido de forma que no tengan influencia alguna fuera de su zona de actividad.

tourbillon X-TREM-1 Pinball de CHRISTOPHE CLARET

Y por último, pero no por ello menos importante, hay que hablar de los acabados de este reloj, que responden asimismo a las exigencias extremas de la Manufactura Claret. Para la ocasión, el X-TREM-1 Pinball ha sido objeto de una personalización especialmente sofisticada que evoca el universo de las máquinas de pinball. Un juego que ha servido de gran inspiración a Christophe Claret por su vertiente mecánica e interactiva fundamentalmente. Y como el relojero no ha perdido nunca su alma de niño, ha decidido reflejarla en este reloj, en el que se pone de manifiesto la vertiente lúdica.

En el lado frontal, el cristal de zafiro revela tres rochetes y un puente que recuerdan mucho a los de las antiguas consolas electromecánicas. Los motivos decorativos naranjas en 3D, que destacan a la perfección sobre el fondo azul, corresponden a las cifras de las escalas graduadas de las horas y los minutos, así como a los pespuntes de la correa. Sin olvidarse de la inscripción “TILT” que figura en la parte superior, sobre el pulsador que permite la corrección rápida de la hora.

Etiquetas:,

Comentar