VACHERON CONSTANTIN Les Cabinotiers Armillary Tourbillon

Siguiendo la estela de la Referencia 57260 y sus 57 complicaciones, presentada en 2015, este modelo único y exclusivo está protagonizado por dos de sus emblemáticas funciones: el tourbillon armilar biaxial con tambor esférico para el muelle principal e indicaciones retrógradas instantáneas para las funciones cronológicas. Esta excepcional estructura de relojería está alojada en una caja de titanio, material ultraligero que revela toda la profundidad de este modelo en un estilo manifiestamente contemporáneo. Se han inscrito cuatro patentes relativas al calibre 1990 de alta precisión y carga manual que impulsa el reloj.

VACHERON CONSTANTIN Les Cabinotiers Armillary Tourbillon

El reloj de bolsillo Referencia 57260, que con sus 57 complicaciones es el instrumento de relojería más complicado del mundo y que fue presentado en 2015 con ocasión del 260 aniversario de Vacheron Constantin, fue un auténtico laboratorio de pruebas para los maestros relojeros del departamento Les Cabinotiers. La investigación realizada durante los ocho años que fueron necesarios para crear y ajustar aquella pieza única hizo posible el desarrollo de técnicas y soluciones de relojería originales que se aplicarían a los futuros relojes de la Manufactura. El reloj Les Cabinotiers Armillary Tourbillon es el primero que se ha beneficiado de estos descubrimientos. Exhibiendo un espíritu absolutamente contemporáneo, reinterpreta dos complicaciones introducidas con la Referencia 57260: la doble indicación de tiempo retrógrada instantánea y el tourbillon armilar biaxial y tambor esférico para el muelle principal.

Un excepcional calibre de manufactura

El calibre 1990, un movimiento mecánico de carga manual, impulsa la función doble de horas y minutos retrógrada instantánea. En el lado derecho del reloj, las agujas grande y pequeña recorren el semicírculo de la esfera, con una vuelta a cero asombrosamente rápida cuando se alcanzan los 60 minutos y las 12 horas. Estos tipos de indicadores requieren que se preste especial atención a la exactitud y a la resistencia de los materiales usados en un mecanismo que está sometido a grandes exigencias. Para poder admirar en toda su plenitud la pléyade de sutiles detalles, la esfera de opalina color pizarra se reduce a un único anillo horario jalonado por numerales, arábigos para los minutos y romanos para las horas. Esta particular configuración de las indicaciones horarias ofrece una vista completa del tourbillon armilar que aloja la función de segundero pequeño, majestuosamente exhibido en la parte izquierda del reloj.

Ubicado bajo una burbuja formada por el cristal de zafiro, esta estructura está compuesta por dos jaulas anidadas que se mueven en dos ejes diferentes a una velocidad de 60 segundos por rotación. Conformando una esfera en perpetuo movimiento, este tourbillon fue denominado “armilar” en referencia al relojero francés Antide Janvier, que en el siglo XVIII creó un espectacular reloj astronómico que tenía una esfera armilar. Este excepcional mecanismo también cuenta con escape de silicio y muelle principal cilíndrico, entre otras características. Inventado por Jacques-Frédéric Houriet en 1814, el muelle principal cilíndrico, que no tiene curva terminal, confiere al tourbillon una vibración perfectamente concéntrica, con lo que garantiza su isocronismo perfeccionado. En cuanto al escape desarrollado por Vacheron Constantin, tiene una rueda de silicio y un áncora con paletas de diamante. Estos materiales ultraligeros de alta tecnología, que garantizan una gran durabilidad y longevidad, contribuyen a la destacable precisión del reloj, cuya exactitud supera considerablemente las exigencias del Instituto Suizo Oficial de Pruebas Cronométricas (COSC). Se han solicitado cuatro patentes relativas al sistema retrógrado, al escape y al tourbillon de este calibre 1990.

Diseño contemporáneo

Estas referencias a los grandes maestros relojeros del pasado han sido incorporadas, no obstante, a la arquitectura relojera absolutamente contemporánea de este modelo Les Cabinotiers Armillary Tourbillon, que destaca por sus acabados extremadamente meticulosos. El calibre 1990 atrae las miradas con su profundo color antracita, obtenido mediante un tratamiento con NAC (n-acetilcisteína) aplicado por electrólisis. En el lado de la esfera, el calibre exhibe una construcción audaz, con puentes de aristas expuestas y un acabado guilloché piramidal, “Clous de Paris”, que destaca perfectamente el ballet aéreo del tourbillon. El mismo acabado aparece en la terminación arenada de la parte de atrás de la caja. El achaflanado manual de los componentes, una sutil operación que en este movimiento requiere no menos de 130 horas de trabajo, para destacar los juegos de luces entre las diferentes piezas, se muestra de la mejor manera posible en la caja de titanio. Este ligero material, dos veces más resistente que el acero, en combinación con la correa de piel aligátor de color negro sujeta con hebilla ardillón, aporta un depurado estilo a un reloj que hace gala de su técnica relojera como si de una obra de arte cinético se tratase.

Les Cabinotiers: creaciones únicas sin igual

En el universo Vacheron Constantin, Les Cabinotiers representa un departamento único, dedicado a la personalización de relojes y a las creaciones únicas. Esta tradición se remonta al siglo XVIII, época en la que los maestros relojeros eran denominados cabinotiers y trabajaban en talleres bañados de luz natural, conocidos como cabinets y ubicados en los pisos superiores de los edificios ginebrinos. De las manos de estos ilustrados artesanos, abiertos a las nuevas ideas de la Ilustración, nacieron excepcionales instrumentos de relojería, inspirados por la astronomía, la ingeniería mecánica y las artes. Esa pericia, que combinada con la experiencia constituye la gran tradición relojera ginebrina, fluye por las venas de Vacheron Constantin desde 1755.

Referencia 91990/000T-B633.

Etiquetas:,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.