V-8R de KARI VOUTILAINEN

La limitación de la reserva de marcha para el período del mejor par de torsión del muelle principal es un importante aspecto que Voutilainen quiso diseñar para un reloj desde hace tiempo. Cuando se termina de dar cuerda a cualquier reloj, habrá una cierta cantidad de reserva de energía acumulada en el muelle principal. Sin embargo, las horas al final del período de reserva no serán óptimos para obtener los mejores resultados cronométricos. La solución tomada se inspira en el pasado de la relojería: una construcción de cruz de Malta en el barrilete que limita la reserva de energía para abastecer sólo un poco más de 2 días de la potencia óptima de las 65 horas de torque al movimiento. Dicho y hecho, el nuevo diseño mecánico fue elaborado, lo que requirió la producción de unas 70 piezas nuevas para el movimiento manufactura de la casa. Como broche de oro, un nuevo diseño de la esfera se ha creado para este reloj, enmarcado con subesferas y un nuevo patrón guilloché.

reloj V-8R de KARI VOUTILAINEN

Especificaciones técnicas

Movimiento manufactura 30 mm x 5.60 mm, 4N dorado alpaca placa principal y puentes de plata chapada en oro, 228 componentes, piñones de oro rosa, 28 rubíes, volante con curva interior Grossman y curva exterior Philips batiendo a 18.000 vph. Nuevo escape de impulso directo con dos ruedas de escape.

Reserva de marcha: Sistema de cruz de Malta en el barrilete, con el fin de limitar la reserva de marcha al par óptimo. Suministrada durante 49 horas (reserva de marcha total de 65 horas).

trasera V-8R de KARI VOUTILAINEN

Funciones: reserva de marcha con el sistema de cono, horas, minutos y segundos.

Esfera de plata. Numerales e índices aplicados de oro. Agujas de oro y acero, hechas a mano.

Caja con medidas 39.00 x 11.40 mm. Parte delantera y trasera de cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos. Disponible en platino oro rojo o blanco 18k a juego con hebilla de la correa.

Correa de cocodrilo.

Todo el proceso de fabricación, construcción, montaje y acabado a mano en el taller Voutilainen.

Comentar