Twenty-8-Eight Full Moon de DEWITT

Situado en la frontera entre la astronomía y la relojería, el nuevo Twenty-8-Eight Full Moon se suma al linaje de modelos emblemáticos de la Manufactura DeWitt, gracias a una estética única que combina la alta relojería con la poesía. Los elementos terrestres y celestes se entremezclan en el marco de una esfera con una arquitectura extremadamente original y una audaz combinación de materiales especiales que estimulan la capacidad de soñar… Como todas las creaciones de DeWitt, cumple a la perfección los estrictos requisitos de los acabados de la Manufactura DeWitt: superficies satinadas, pulidas y biseladas. Asimismo, en la corona y en la hebilla figuran dos “W” en miniatura. Combinando con elegancia elementos terrestres y celestes, el modelo Twenty-8-Eight Full Moon realiza una interpretación muy personal del ciclo de la vida, en la que confluyen la audacia creativa y un saber hacer relojero excepcional.

reloj Twenty-8-Eight Full Moon de DEWITT

Dotado de una caja redonda de 43 mm de titanio ornamentada con las famosas columnas imperiales, el Twenty-8-Eight Full Moon está impulsado por un calibre automático robusto y fiable, con sus 28.800 alternancias y su reserva de marcha de 42 horas. En la parte izquierda de la esfera de este modelo parcialmente esqueletizado figuran, como en un atlas, relieves y desniveles que dan una visión onírica de nuestro planeta. El color oro de las dos ruedas dentadas calienta con su fuego la estética “mineral” del movimiento, como un segundo elemento natural. Esta trayectoria visual se cierra sobre el cielo infinito que decora la parte derecha de la esfera y está simbolizada por el Goldfluss. Este vidrio sintético, que se produce utilizando cobre y una cocción especial y siguiendo un procedimiento muy antiguo, fue descubierto en Venecia en el siglo XVII y se encuentra en el origen del famosísimo cristal de Murano.

La presencia de números romanos y arábigos de color rosa, que parecen suspendidos en esta bóveda estrellada, dan al tiempo una lectura poética y sutil.

esfera Twenty-8-Eight Full Moon de DEWITT

En la parte inferior de la esfera se encuentra situado el módulo de la fase lunar, que se ha desarrollado y fabricado por completo en el seno de la Manufactura. La Luna, que simboliza el ciclo de la vida, está representada por una semiesfera de nácar blanco que aparece y desaparece con el paso de los días en una ventanilla aplicada de color oro rosa que recuerda a un catalejo astronómico. A diferencia de otros modelos equipados con una función de fase lunar, este cuenta con dos lunas que dialogan para realizar una interpretación única de los ciclos de la vida.

Comentar