Traditionelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon de VACHERON CONSTANTIN

La colección «Métiers d’Art» de Vacheron Constantin continúa siendo la cuna de extraordinarios relojes que están a la altura de las obras maestras más exquisitas. El alto nivel de acabado artesanal y el saber hacer de la manufactura se manifiestan en los delicados detalles de esta línea de relojes. Con la presentación del modelo Traditionelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon, provisto de una caja grabada a mano, la manufactura Vacheron Constantin destaca una de las muchas artes que ha perpetuado con excelencia. Además de estar equipado con unas complicaciones prestigiosas, el magnífico reloj luce como motivo decorativo unas escamas de dragón grabadas por el maestro artesano que fue nombrado Meilleur Ouvrier de France, en 2011. Vacheron Constantin se sirve de su colección Métiers d’Art para rendir homenaje a los oficios artesanales, haciendo gala de una regularidad y un virtuosismo soberbios. El grabado, el engastado, el esmaltado y el guilloché representan el saber hacer artesanal que la manufactura ginebrina ha perpetuado durante más de 250 años. Estas complicadas artes salpican de delicados detalles las colecciones de la casa y transforman los modelos exclusivos en unas obras de arte únicas. Es la primera vez que el meticuloso y refinado arte del grabado se plasma en la caja de oro rosa de un modelo gran complicación de la colección Traditionnelle.

reloj Traditionelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon de VACHERON CONSTANTIN

El grabado artesanal de la caja, el bisel y las asas del Traditionnelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon es pura artesanía. El artífice, uno de los maestros grabadores más experimentados de su generación, fue nombrado Meilleur Ouvrier de France en 2011. Con este nombramiento vitalicio de excelencia, se premia la perfección de una obra maestra, y requiere meses o incluso años de preparación. Las escamas de dragón, fruto de una estrecha colaboración entre los diseñadores de Vacheron Constantin y este virtuoso artesano, que se unió a la manufactura para dar rienda suelta a su talento, simbolizan el imperio y el poder en Asia. Además de una gran fuerza estética, la geometría de las escamas de dragón lleva aparejada una serie de dificultades en cada fase del trabajo. Desde la definición de un motivo que se aplica armoniosamente en la superficie de distintos tamaños de la caja hasta el grabado al buril (en cobre) de piezas que resultan prácticamente inaccesibles, este meticuloso trabajo requiere la destreza de un experto: una obra maestra no admite errores. No hay pruebas que valgan: el grabado se realiza a mano en la caja montada, sin diseños calcados ni trazados con láser que sirvan de referencia, y con una profundidad considerable (cuatro décimas de milímetro). La amplia caja constituye un lienzo ideal para este tipo de grabado intaglio, profundo y soberbio. Además, la aleación de oro rosa de 18 quilates utilizada por Vacheron Constantin resulta especialmente difícil de grabar por su dureza; una dificultad que se agrava por las limitaciones de un motivo sofisticado que ha obligado al maestro grabador a inventar unas herramientas especiales con forma de media luna para decorar sin riesgo de dañar las zonas contiguas. Esta labor complicada y delicada, que se ha realizado a mano con buriles, un compás y herramientas hechas a medida, ha requerido setenta horas de trabajo y mucha paciencia. El Traditionnelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon, un reloj exclusivo por naturaleza, luce la inscripción «Pièce Unique» en el fondo de la caja.

Traditionelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon de VACHERON CONSTANTIN

Vacheron Constantin eligió un modelo sumamente complicado de la colección Traditionnelle para crear el marco perfecto para el arte ancestral del grabado. Esta línea de relojes intemporales, dotados de cajas redondas y una exquisita elegancia, está inspirada en los códigos estéticos por los que se rigen algunos de los modelos históricos más bellos de la manufactura. Sin despegarse de sus valores fundamentales, la colección se expresa con un lenguaje actual que recuerda la naturalidad con la que tradición y modernidad coexisten en Vacheron Constantin. El modelo Traditionnelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon, desarrollado y fabricado íntegramente por la manufactura, se distingue por la extraordinaria calidad de sus meticulosos acabados artesanales. El reloj ha sido distinguido con el Punzón de Ginebra por cumplir los numerosos requisitos de este sello independiente, que constituye una garantía de origen, calidad, precisión, durabilidad y saber hacer.

Aparte del tourbillon, el Traditionnelle Calibre 2253 L’empreinte du dragon ostenta varias complicaciones relacionadas con el movimiento de la Tierra: calendario perpetuo, ecuación del tiempo e indicaciones de la salida y la puesta del sol. La ecuación del tiempo es una complicación fascinante que permite cuantificar en minutos la diferencia entre la hora solar y la hora oficial; una diferencia que cambia a diario y oscila siempre entre 16 minutos más y 16 minutos menos. Las horas de la salida y la puesta del sol son otra complicación singular, que permite conocer con precisión estas indicaciones en cualquier lugar del planeta que elija el cliente.

movimiento Calibre 2253 Vacheron Constantin

Esta compleja obra maestra de la relojería, fruto de miles de horas de trabajo de desarrollo, está equipada con una sensacional reserva de marcha de 14 días. El calibre 2253, con solo 9,60 milímetros de grosor, se compone de 457 piezas. La complejidad técnica interna del reloj únicamente es equiparable a la delicadeza de sus características externas: caja de oro de 18 quilates y 44 milímetros de diámetro, esfera opalina plateada, adornada con horas índices aplicadas en oro rosa de 18 quilates, y cierre desplegable de oro rosa con forma de media cruz de Malta.

Referencia: 88172/001R-A104.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.