Tourbillon bajo tres puentes de oro de GIRARD-PERREGAUX

¿Contemporáneo o atemporal? Hay que constatar que el célebre Tourbillon bajo tres Puentes de oro de Girard-Perregaux está para siempre anclado en el presente, a pesar de sus 152 años de existencia. Realzado por una caja redonda tallada en oro rosa, su arquitectura emblemática simboliza la armonía suprema entre el arte y la técnica, el savoir-faire y la inspiración. Como la perfecta encarnación de una Alta Relojería de excepción.

Girard-Perregaux Tourbillon with Three Gold Bridges oro rosa

Expresión de un patrimonio único, cuyos orígenes se remontan a mediados del siglo XIX, la versión en oro rosa se declina en una edición muy limitada a 50 ejemplares.

En un diámetro de 41 mm que se adapta perfectamente a la muñeca, los tres puentes en forma de flecha captan las miradas. Su geometría pura no puede sufrir ninguna arbitrariedad, ya que toda imperfección se revelaría bajo el reflejo de la luz. Su acabado realizado completamente a mano exige una destreza y una concentración ejemplares, exclusividad de contados relojeros. En la tradición más noble de la Alta Relojería, los puentes son cuneados y el achaflanado adopta una forma discretamente abombada que le confiere, en toda su amplitud, un contorno perfecto. Es la ley de la precisión.

El dispositivo de tourbillon es, igualmente, objeto de una atención particular, ya que sus 72 componentes tienen que ser minuciosamente ensamblados en un diámetro de únicamente 12 mm. Preciosamente decoradas, todas las piezas respetan la sofisticación de la obra. Las jaulas superior e inferior son achaflanadas y pulidas a mano, y el volante es equilibrado con tornillos reguladores en oro, mientras los puentes están achaflanados y pulidos a mano.

Bajo el cristal de zafiro con tratamiento anti-reflejos, los tres puentes tallados en el oro rosa forman un contrate sobrecogedor con el color del platino. La aleación de los materiales confiere al reloj una nobleza contemporánea y un carácter templado. Pulidas y diamantadas, las agujas regata en oro rosa de horas y minutos imponen su espectacular silueta. Entre bambalinas, actúa el célebre movimiento de cuerda automática GP 9600. Enteramente concebido, fabricado y ensamblado en los talleres de la Manufactura, presenta las cualidades de los más bellos mecanismos de la Alta Relojería.

Girard-Perregaux Tourbillon with Three Gold Bridges platino diamantes

Icono de la marca, emblema de la historia de la Alta Relojería, el Tourbillon bajo tres Puentes de oro de Girard-Perregaux está igualmente disponible en una versión limitada a 18 ejemplares, engastada con 88 diamantes en el bisel, la carrura y las astas. La talla baguette de las piedras se contrapone a la redondez de la caja en un suntuoso destello, recordando que el tiempo sigue siendo infinitamente precioso.

Comentar