Tonda Tourbillon Solo de Jazz de PARMIGIANI FLEURIER

Cada año, la Manufactura Parmigiani Fleurier presenta una nueva creación que bebe de las fuentes de la música para obtener inspiración. Estos relojes son diferentes ilustraciones de los vínculos que unen a la Manufactura con el Festival de jazz de Montreux. Nombrado Global Partenaire del festival en el año 2015, Parmigiani Fleurier ve de este modo recompensado su compromiso. Para celebrar este acontecimiento, la Casa ha realizado un reloj que proclama a los cuatro vientos la esencia del jazz. ¡El nuevo Tonda Tourbillon de marquetería tiene swing!

 Tonda Tourbillon Solo de Jazz de PARMIGIANI FLEURIER

Variación sobre el mismo tema 

Encarnar la música, su universalidad, la energía que desprende, los intensos sentimientos que suscita desde las primeras notas… Esta es la apuesta de esta línea de relojes que Parmigiani Fleurier dedica al cuarto arte. El Tonda Tourbillon ofrece en este sentido un espacio de expresión excepcional, dada la pureza y la armonía de su estética. La obra de 2015 está dedicada al jazz. Sobre un fondo de un paisaje urbano, el reloj representa a un trompetista y su instrumento, cuyo pabellón completo se confunde con el tourbillon del reloj. Esta gran complicación, un auténtico espectáculo en sí misma, adquiere una dimensión aún más sorprendente, como si llenara el reloj con las vibraciones de la música.

Marquetería y relojería: una alianza extrema

Trasladar la viveza de una escena a partir de fragmentos de madera, y hacerlo a escala de una esfera de reloj, representa una auténtica locura. Parmigiani Fleurier se atreve con estas combinaciones, que se lo deben todo a la excelencia. La que consiste en ensamblar las hojas de madera por paquetes rígidos para poder recortarlas, según el motivo definido por un calco y respetando unas dimensiones y unos ángulos de una precisión infinita. La que hace posible la magia. Se trata entonces de ajustar y de hacer que todas las piezas coincidan, sin cola, sin juntas y sin que exista ningún calado entre ellas. ¡Milagro! Una vez terminada, la marquetería se coloca bajo una prensa durante dos semanas. De este modo, la escena queda plasmada con una belleza atemporal.

Madera en su máxima expresión 

Aunque la marquetería es un oficio de alta precisión en el que, a diferencia del jazz, no cabe ninguna improvisación, requiere también de una gran sensibilidad e incluso de ciertas dosis de intuición. Es necesario saber elegir cada fibra de madera en función de la atmósfera que se desee transmitir. Parmigiani Fleurier deseaba para su nueva creación un ambiente cálido y equilibrado con el fondo de la esfera de tonalidades más sordas. El rostro del músico se ha realizado en peral, una madera lisa ideal para representar la piel, mientras que el bigote, que le confiere carácter, está hecho en nogal. Es asimismo el nogal el que permite crear el efecto natural de los pliegues de la camisa, mientras que la chaqueta está realizada en abedul tintado. Con boj y limonero de Ceilán se ha creado la trompeta. Por último, el arce da vida a un paisaje urbano de gran realismo. Al realizar la composición con las diferentes esencias de madera, el marquetero se anticipa. Conoce las evoluciones de su paleta vegetal y se adelanta a los cambios de color. En su mente, la esfera del Tonda Tourbillon de marquetería se embellece con el tiempo que pasa.

marquetería Tonda Tourbillon Solo de Jazz de PARMIGIANI FLEURIER

Con todo lujo de detalles

El refinamiento, el de verdad, se expresa en aquello que no se ve a primera vista. Está ahí, sin embargo, en la delgada línea negra realizada en madera, prácticamente imperceptible, que subraya la mano, el rostro y la camisa del músico en un trabajo de una sofisticación sobresaliente. Está ahí también, en la increíble camisa del trompetista, con un motivo cuadrado a modo de mosaico y sublimada mediante la colocación en caliente de laminillas de oro rosa, presentes asimismo en la decoración para aportar una luz ambarina. Se refleja también en el color de la caja, de los índices, de la reserva de marcha y de la cage de tourbillon, elementos todos ellos realizados en oro rosa que crean una armonía preciosa y cálida a la vez. Magnífica gracias a la marquetería, la esfera del Tonda Tourbillon de marquetería cobra vida con el paso de la aguja de las horas, la de los minutos y el segundero central. Realizado en el seno de la división artesano-industrial de Parmigiani Fleurier conforme a la gran tradición de excelencia que caracteriza a la Casa, este reloj debe su fiabilidad y su precisión al movimiento PF510 de cuerda manual. La decoración Côtes de Genève y los puentes angulados a mano son asimismo testimonios de la pertenencia de este modelo a la esfera de la Alta Relojería. Para que el placer sea total, el Tonda Tourbillon Solo de Jazz se entrega con una correa de piel de aligátor Hermès de color habano con hebilla de hebijón de oro rosa. Editado como ejemplar único, este reloj conjuga como ningún otro tiempo y tempo. ¡Larga vida al jazz!

° 2013: El Pershing Samba Madeira está dedicado a Brasil y presenta una esfera que, además de una guitarra en primer plano, incluye el lema del país completo sobre un globo salpicado de estrellas.

° 2013: El Tonda Woodrock y el Tonda Woodstock rinden un destacado homenaje a la música anglosajona presentando ambos una guitarra de marquetería sobre un fondo con la bandera inglesa y americana.

° 2014 – La esfera del Tonda Tourbillon Mambo representa a un músico cubano tocando la guitarra. Una primicia en esta línea de relojes.

Referencia PFH251-1007000-HA1241-

Etiquetas:,

Comentar