TISSOT PRX 40 205

Tissot reedita un diseño emblemático de finales de los años setenta con la caja y la pulsera integradas. La nueva gama PRX consta inicialmente de movimientos de cuarzo antes de incorporar calibres automáticos. Esta línea destaca por su delicadeza, la fuerza de su diseño y su estilo atemporal. Fiel a su lema, «Innovators by tradition», Tissot siempre ha propuesto diseños que reflejen su tiempo. A finales de los años sesenta, los relojes se atreven con nuevas formas. Tissot se suma a esta revolución con versiones pop, psicodélicas, coloridas y oversize que rompen con el conformismo de las décadas anteriores. Siguiendo esta tendencia, la marca presenta, a finales de los setenta, una serie de relojes con pulsera integrada equipados con los recientes movimientos de cuarzo.

Los orígenes

En 1978, Tissot crea un modelo de cuarzo con una caja y unos índices finos y una pulsera de acero. Su ancho eslabón transversal, típico de los diseños de la época, se fusionaba perfectamente con la caja plana en forma de tonel. Unos años más tarde, Tissot patenta el nombre PRX. Las letras «PR» corresponden a «preciso» y «resistente». Por su parte, la «X» designaba, en números romanos, las diez atmósferas de profundidad que era capaz de resistir el reloj, hermético hasta 100 metros.

Tissot presenta hoy el PRX 40 205, una referencia que recuerda a la del modelo original. Esta sublime interpretación contemporánea sigue la moda y rinde homenaje a su predecesora. Si bien conserva sus rasgos esenciales, los perfecciona y los consolida con un nivel de acabado de una calidad impecable.

Las declinaciones

La caja del Tissot PRX 40 205 mide 40 mm de diámetro. Presenta unas sutiles líneas en forma de tonel y un bisel liso, fino y redondo. El canto combina acabados cepillados en vertical que se suavizan por caras pulidas. La primera fase estará equipada con un movimiento de cuarzo Swiss Made de alta precisión. El Tissot PRX 40 205 Cuarzo presenta una esfera negra o azul soleil con índices y agujas niquelados, o una esfera gris plata satinada en vertical con índices y agujas de oro rosa. Esta combinación de colores constituye un claro guiño al final de la década de 1970.

En la segunda fase, Tissot propondrá una versión de este futuro clásico con movimiento automático. Se reconocerá al instante por su esfera azul, negra o plateada con un motivo gofrado con relieve tipo onza de chocolate y por la inscripción «Automatic». Su interior encierra el movimiento automático Powermatic Swiss Made que late a una frecuencia de 3 Hz y ofrece una reserva de marcha de 80 horas.

El diseño

Las líneas de la caja continúan en la pulsera sin las tradicionales astas. Los eslabones grandes se suceden y ocupan todo el ancho de la pulsera. Su movilidad y su flexibilidad constituyen todo un logro en ergonomía, mientras el diseño garantiza un ajuste excelente. El satinado de las caras exteriores está tan cuidado como el pulido de las caras interiores. El primero aporta un efecto mate masculino y, el segundo, suavidad al contacto con la piel. El resultado final es sumamente favorecedor, agradable al tacto y cómodo para su dueño.

Las agujas luminiscentes de los PRX 40 205 se montan una sobre otra siguiendo un escalonamiento ultracompacto. De esta manera, se puede acercar la esfera al cristal y crear un efecto óptico. Gracias a esta proeza de los diseñadores de Tissot, la caja parece más fina de lo que es en realidad.

Precio, 355 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.