Salthora de MEISTERSINGER

Dividimos el día en dos partes y cada uno en 12 horas. Los números de uno a doce indican periodos de tiempo manejables con los que estamos familiarizados desde una edad temprana, o que hemos establecido a lo largo de nuestra vida: mañana, mediodía, té de las cinco y el tiempo libre después del trabajo. Nuestro día se rige de acuerdo a la posición de la aguja de las horas. La mayoría de los relojes analógicos, así como los digitales, no se corresponden con esta regla. Muestran el número de horas junto al minutero y el segundero más pequeños. Primero tenemos que hacer el esfuerzo de aprender que es el espesor – no la longitud – de la aguja indicadora que determina la jerarquía temporal. El nuevo Salthora de MeisterSinger cuenta con una ventanilla redonda que, a las 12, muestra lo importante: la hora. Cuando hayan pasado 60 minutos, la única aguja llega a la mitad de la ventanilla y el número siguiente aparece en un instante.

reloj horas saltantes Salthora de MEISTERSINGER

El principio de visualización, conocido como la “hora saltante”, pertenece a las especialidades tradicionales de la relojería de precisión. A diferencia de los relojes con discos, donde, en lugar de una aguja, un disco con los números gravados gira lentamente en una sección de corte de la esfera, aquí, el indicador cambia en un instante en el inicio de la nueva hora. Fue en la década de 1920 que los relojes fueron primero equipados con este complejo mecanismo y mostraban la hora de manera más prominente que los demás detalles más pequeños, tales como los minutos y los segundos.

En el desarrollo del Salthora, MeisterSinger tenía requisitos particulares para cumplir:

– El salto debe tener lugar precisamente en la hora, con una tolerancia máxima de diez segundos.
– El número de la hora no debe arrastrarse o escalonarse sino saltar en el centro exacto de la ventanilla en un abrir y cerrar de ojos.
– La fuerza necesaria para que esto suceda y que es suministrada por el mismo barrilete que alimenta el movimiento del reloj, no podía interferir con el buen funcionamiento del movimiento.

MeisterSinger desarrolló un módulo que se construyó para el movimiento automático Suizo más que probado, ETA- 2824-2, que cumple satisfactoriamente con estos requisitos. El mecanismo finamente equilibrado garantiza un salto puntual y preciso. La tensión del brazo de conmutación del disco de horas se proporciona en el transcurso de los 60 minutos por un tornillo unido a la rueda de los minutos; la energía está por lo tanto quitada del barrilete de manera continua en lugar de repentina, así el impacto en el movimiento es muy escaso.

Salthora de MEISTERSINGER

Las recompensas por un trabajo de precisión son a la vez visuales y acústicas: cuando el usuario oye un clic suave pero determinado que le indica la nueva hora.

Visualmente, el Salthora es un reloj típico de MeisterSinger: los números de las horas en la ventanilla a las 12 aparecen con la misma tipografía que los números indicadores de minutos y – naturalmente – siempre de dos dígitos. El Salthora tiene una caja de acero inoxidable con un diámetro de 40 milímetros y está disponible en una selección de cuatro esferas diferentes, incluyendo una en azul zafiro. La ventana de las horas es de color blanco para todas las versiones y, sobre todo cuando se contrasta con las esferas oscuras, enfatiza claramente los elementos importantes del tiempo.

El Salthora estará disponible en una gama de esferas de color blanco, azul zafiro, antracita y marfil y cuenta con una correa de piel de becerro con estampado de cocodrilo.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.