Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde de IWC

El Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde combina la mística de un tourbillon flotante con la lógica de la aguja de la fecha que salta hacia atrás y la fuerza de un calibre de la manufactura de siete días. En 2015, el exclusivo reloj se presenta con un atractivo visual aún mayor. El Portugieser Tourbillon Cuerda Manual conserva toda su capacidad de hacer disfrutar a los conocedores de los mecanismos relojeros refinados con su «torbellino» volante. Con ocasión del 75º aniversario de la familia de relojes Portugieser, IWC Schaffhausen revaloriza el Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde (ref. 5046).

reloj Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde IW504601 de IWC

Su nuevo cristal frontal de canto arqueado da al reloj una presencia no solo más elegante, sino también más delgada. Al mismo tiempo, las juntas de la correa han sido optimizadas con criterio ergonómico, a fin de mejorar la portabilidad del reloj en muñecas más finas. Otra novedad es la exclusiva correa de piel de aligátor de la casa Santoni, accesorio que encaja a la perfección con el Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde. La esfera es plateada en la variante en platino y, color pizarra en el modelo en oro rojo. Y el dorso del reloj también es ahora más atractivo, gracias a su fondo transparente de cristal de zafiro. La masa oscilante de oro rojo macizo, que lleva grabada en relieve la inscripción «Probus Scafusia», es más estrecha y está quebrada en parte, permitiendo así contemplar ampliamente el calibre 51900 de la manufactura IWC.

La esfera del Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde muestra, en el sentido de las agujas del reloj, tres grandes hitos de la crónica de la manufactura IWC: a la altura de las «12 horas», el tourbillon de los minutos, que se dio a conocer en 1993; a la altura de las «3 horas», la indicación de reserva de marcha de siete días del calibre 50000 de la manufactura, datado en el año 2000; finalmente, entre las «6 horas» y las «9 horas», la indicación de la fecha retrógrada, creada a propósito para este Portugieser en 2010.

reloj Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde IW504602 de IWC

El tourbillon, puesto en escena en forma de «doce viviente», da al reloj tanto su nombre como su enigmática presencia. Engastado con un anillo reflectante, constituye el centro visual de la esfera. Se trata de una complicación volante, es decir: descansa sobre un único lado. Así se crea, por una parte, la ilusión de que el volante flota en la nada colocado delante de un fondo de color negro intenso; y, por otra parte, podemos contemplar en acción el «torbellino», que sería la traducción literal de la función. Originalmente, el objetivo del tourbillon en relojes de bolsillo era compensar la ausencia de un centro de gravedad (ausencia que se da siempre en un sistema de oscilación con volante y espiral) y la desviación de la marcha que conlleva. Para este fin, se colocan volante, áncora y rueda del áncora dentro de una diminuta jaula que gira sobre sí misma una vez por minuto. El conjunto es una obra de arte volante compuesta por 82 piezas y con un peso de 0,635 gramos: una obra maestra de la Haute Horlogerie, made in Schaffhausen.

El reloj recibe su nombre de una segunda complicación, la indicación de fecha retrógrada (es decir, que retrocede), que no queda a la zaga en cuanto a brillantez, como puede verse ya en su magnífica presencia: una escala semicircular en arco del 1 al 31 –de estética similar a la de la minuteríaferrocarril–, que ocupa toda una cuarta parte de la esfera. Este inusual modo de indicación no solo transmite una peculiar sensación del tiempo, sino que también presenta la ventaja con respecto al clásico disco de la fecha de que el tourbillon volante no queda oculto por él. Y hay que añadir el pequeño acontecimiento que supone a finales de cada mes ver cómo la aguja de grandes dimensiones se catapulta hacia atrás hasta su punto de partida. En los meses más cortos o cuando el reloj no se ha llevado puestodurante un largo periodo de tiempo, la indicación de la fecha se puede adelantar fácilmente con el avance rápido por medio de la corona hasta que salte hacia atrás hasta el primero de mes. En la operación no es necesario ajustar la hora.

En la mitad derecha de la esfera, la indicación de la reserva de marcha de siete días informa sobre la cantidad de energía que le queda al calibre de la manufactura 51900.

Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde de IWC

El Portugieser Tourbillon Cuerda Manual (ref. 5463) aparece sin cambios en la colección Portugieser de este año. A diferencia del Portugieser Tourbillon Mystère Rétrograde, el tourbillon de los minutos no tiene aquí forma de «doce viviente», sino de «nueve viviente», aunque sí está colocado también en posición volante. La esfera se ha elegido a juego con la caja –color pizarra para la variante en oro blanco de 18 quilates y color plateado para el modelo en oro rojo de 18 quilates. A través del fondo transparente de cristal de zafiro se puede admirar el movimiento de la manufactura de cuerda manual calibre 98900 con puente tres cuartos exquisitamente decorado fabricado en alpaca niquelada. El movimiento, que suministra al reloj 54 cómodas horas de reserva de marcha, forma parte de la larga tradición del calibre 98, que se fabrica desde los años 1930 para los relojes de bolsillo saboneta y que desde entonces ha sido constantemente perfeccionado. Con sus 28.800 semioscilaciones por hora, la frecuencia del volante garantiza una excelente precisión de la marcha. El Portugieser Tourbillon Cuerda Manual se lleva con una correa de piel de aligátor marrón oscuro de Santoni.

Comentar