Pioneer Racemaster de HANHART

Como reminiscencia de su estrecho vínculo con el automovilismo en las
décadas de los 60 y 70, Hanhart lanza ahora tres nuevos cronógrafos para su
colección Pioneer. El Racemaster GT, el Racemaster GTM y el Racemaster
GTF, de estilo técnico-deportivo, son los primeros modelos de la marca de
relojes suizo-alemana dotados de una caja de acero HDSPro®, cien veces más
resistente al rayado que el acero tradicional.

Pioneer Racemaster de HANHART

Un nuevo cronógrafo en tres versiones

Para el lanzamiento de esta nueva línea, Hanhart presenta tres modelos
Racemaster con cajas de 45 milímetros de diámetro. Las versiones difieren
entre sí por la ejecución del mecanismo y el diseño de la esfera. Un elemento
en común de los tres modelos es la modificación compleja y exclusiva de su
calibre automático, la cual ha permitido colocar en el borde de la esfera de gran tamaño los dos contadores típicos de los cronógrafos Hanhart, ubicados en las 3 y 9 horas, respectivamente. La estética de los Racemaster reproduce así
perfectamente la de los cronógrafos Hanhart de los años 1930, en los que esta
disposición de los contadores se debía al antiguo calibre de manufactura de
15,5 líneas.

El Pioneer Racemaster GTM es un cronógrafo monopulsador, basado en la gran competencia de Hanhart en la fabricación de este tipo de relojes. Todas las funciones del cronógrafo –puesta en marcha, parada y puesta a cero– se controlan por medio del mismo pulsador y se ejecutan siempre estrictamente una después de la otra. A diferencia del modelo con dos pulsadores, no es posible reanudar la marcha del contador de segundos del cronógrafo después de detenerlo, ya que cuando se aprieta de nuevo el pulsador, la aguja regresa indefectiblemente al punto de partida. Para ello se modificó ligeramente la construcción del mecanismo: la palanca que se encuentra directamente debajo del pulsador ubicado normalmente en las 4 horas no tiene ninguna función. De esta manera, la tercera presión sobre la leva de cronógrafo es ejecutada por la gran palanca de mando. Para que esto sea posible, ha sido necesario modificar la leva agregándole un diente adicional en su parte más baja, gracias a lo cual la palanca puede controlar tres posiciones, en lugar de solo dos.

Pioneer Racemaster GTM de HANHART

En el Pioneer Racemaster GT con dos pulsadores, el contador redondo en las 9 no está ocupado exclusivamente por el pequeño segundero, como es habitual, sino que aloja también la práctica indicación de 12 horas. Esto significa que este modelo, a pesar de mantenerse fiel al modo de indicación de dos contadores, dispone de todas las funciones de un cronógrafo con tres contadores. Llama la atención también el pulsador superior del cronógrafo, desplazado asimétricamente hacia el asa de fijación de la correa, una exclusividad de Hanhart. Para hacer posible esta disposición, se ha integrado en la caja una palanca de desvío construida especialmente, la cual se encarga de desviar tantos milímetros como son necesarios la fuerza producida por el pulsador ubicado en las 2 horas.

Pioneer Racemaster GT de HANHART

El Pioneer Racemaster GTF, por su parte, dispone adicionalmente de una función flyback (ratrapante). Mientras que en los cronógrafos convencionales un pulsador sirve para poner en marcha y parar los cronometrajes y otro, para reponer a cero las agujas correspondientes, y todo nuevo arranque de las agujas exige una parada intermedia, la ratrapante permite parar, reponer a cero y reiniciar simultáneamente el cronometraje accionando un solo pulsador. La aguja del cronógrafo regresa a su posición inicial para continuar inmediatamente midiendo el tiempo, por lo que ya no es necesario poner en marcha de nuevo el cronógrafo tras una puesta a cero.

Pioneer Racemaster GTF de HANHART

Los colores de la esfera recuerdan los de los legendarios bólidos de carreras
de las décadas de los 60 y 70: el centro de color antracita, sobre el que marcan
un llamativo contraste las agujas de color rojo vivo, está rodeado de un círculo
de minutos blanco en el Racemaster GT, azul claro en el GTM y naranja en el
GTF.

En los tres nuevos modelos Pioneer Racemaster merece la pena dar la vuelta al
reloj para ver el reverso. El fondo de caja cerrado, como es habitual en los
relojes instrumento, está decorado con el exquisito grabado de dos banderas de
salida y de llegada cruzadas

Comentar