Petite Heure Minute: Le Chef & Le Vautour de JAQUET DROZ

Mientras que la compañía del Béjart Ballet Lausanne en colaboración con el Tokyo Ballet interpreta las legendarias coreografías de la IX Symphonie, la marca de las dos estrellas presenta dos versiones exclusivas del Petite Heure Minute en homenaje a la danza y al movimiento. Cuando Maurice Béjart presenta la IX Symphonie de Beethoven en 1964, se convierte rápidamente en una de las obras maestras de su repertorio: un gesto increíble que celebra la fraternidad de los hombres y la fusión íntima del cuerpo y la música. Para celebrar este acontecimiento, la marca de las dos estrellas presenta en Tokio dos relojes inspirados en las coreografías más emblemáticas de Maurice Béjart. Poderosamente evocadores, ambos relojes encarnarán la unión entre la música, la danza, el arte y la gracia del movimiento.

Petite Heure Minute: Le Chef & Le Vautour de JAQUET DROZ

Al mismo tiempo que Suiza celebra los 150 años del primer Tratado de Amistad y Comercio entre la Confederación Helvética y el Taikun, que corresponde a las primeras relaciones comerciales entre los dos países, Jaquet Droz rinde un homenaje excepcional a un país que aprecia particularmente: Japón. Desde su creación en el Siglo de las Luces, la Manufactura de La Chaux-de-Fonds siempre ha mantenido una relación particular con Japón. Los paralelos artísticos y creativos, el deseo compartido de los oficios artísticos y la excelencia del trabajo manual siempre han ido acompañados por la misma fascinación por el desafío mecánico. Los relojes, exportados a partir del siglo XVIII por medio del agente londinense James Cox encarnan esta relación de fascinación mutua. Los autómatas androides (una de las especialidades más sorprendentes de Jaquet Droz) tienen una relación con las karakuri ningyo, las muñecas automáticas fabricadas en la misma época en este Extremo Oriente. Así pues, desde casi tres siglos, Jaquet Droz y Japón no han dejado de establecer vínculos privilegiados, impregnados de admiración y una fascinación mutua.

Desde 2013, Jaquet Droz y el Béjart Ballet Lausanne son inseparables: la Casa participa en la vida de la compañía de baile, apoyándola en su trabajo y compartiendo los mismos valores; el rigor, el dominio del trabajo y la visión futurista de su obra.

A medida que su relación progresa, la marca de las dos estrellas se une cada vez más al Béjart Ballet Lausanne y a Gil Roman, su director artístico. Surge el nombre de Stéphanie Barba. Es la persona que da vida a los bailarines sobre el papel. Rinde tributo a los coreógrafos, a la gracia de la danza y, sobre todo, al movimiento.

Petite Heure Minute Le Vautour J005014210  de JAQUET DROZ

La Casa Jaquet Droz organiza una cita. Descubre el trabajo de una artista apasionada por la danza y, sobre todo, por la de Maurice Béjart. Los bocetos son únicos. La técnica es palpable. Entonces, la marca relojera decide, a su vez, rendir un homenaje a la danza a través de la obra de Stéphanie Barba, dando inicio a una nueva colaboración.

Para los Ateliers d’art, el portafolio de veinte dibujos resulta particularmente atractivo. Se trata de Le Sacre du Printemps. Los artesanos de la marca eligen dos dibujos.

«Le vautour» (El buitre), una magnífica apertura del cuerpo del bailarín que además es uno de los movimientos característicos de la coreografía Béjart. «Esta imagen nos lleva hasta el origen de los tiempos; la música de Stravinsky resuena como un golpeteo primitivo, amenazador, inquietante, pesado ».

Y «Le chef» (El jefe). Este dibujo de color sanguíneo aparece en el ballet durante una pelea entre dos hombres y finalmente designa al elegido. «Es como una pelea de ciervos en celo. La música se eleva, da golpes, cae, resuena…para dar vida a una música que triunfa cuando el vencedor será elegido».

Para ofrecer a los dibujos de Stephanie Barba un espacio propicio, Jaquet Droz ha elegido la esfera del Petite Heure Minute. En su diseño, característico de la Casa, y en el espacio que le ofrece, los bocetos cobran vida.

Este reloj, disponible en versión 39 mm en oro blanco con asas y caja engastadas, con correa de piel de aligátor azul, para que el diamante deslumbre aún más, será una pieza que destaca por su distinción.

En su versión 43 mm de oro rojo con correa de piel de cocodrilo marrón y el boceto de «Le chef» de color sanguíneo, el reloj seducirá a aquellos líderes naturales.

Con el dibujo pintado a mano sobre el esmalte de la esfera y grabado sobre la masa oscilante, estas piezas son auténticas obras de arte, disponibles en 28 ejemplares cada una.

Especificaciones técnicas

REFERENCIAS: J005033230 (Le Chef) y J005014210 (Le Vautour).

Caja en oro blanco 18 quilates engastada con 248 diamantes (1,846 quilates) para el modelo Le Vautour; diámetro Ø 39mm y grosor de 11,52mm. Caja en oro rojo de 18 quilates para el modelo Le Chef; diámetro Ø 43mm y grosor de 11,48mm. Número individual de la serie limitada grabado en el reverso de la caja. “Béjart Ballet Lausanne” grabado a mano en el reverso de la caja.

Estanquidad: Hasta 3 bar (30 metros).

Esfera esmalte Grand Feu marfil con pintura en miniatura. Agujas en acero azulado para el modelo Le Vautour y en oro rojo para el modelo Le Chef.

Petite Heure Minute Le Vautour J005033230 de JAQUET DROZ

Movimiento mecánico automático calibre Jaquet Droz 2653, doble barrilete, masa oscilante en oro blanco 22 quilates grabado a mano en relieve con motivo “Le Chef” o “Le Vautour”. Frecuencia 28.800 vph, 28 rubíes, reserva de marcha de 68 horas.

Correa de piel de aligátor azul oscuro (Le Vautour) o marrón (Le Chef) hecha a mano. Hebilla ardillón en oro blanco 18 quilates engastada con 24 diamantes (0,149 quilates) para el modelo Le Vautour y en oro rojo para el modelo Le Chef.

Video disponible en el Canal YouTube de Nuevos Relojes.

Comentar