Orizuro de MASAHIRO KIKUNO

Masahiro Kikuno ha estado interesado durante mucho tiempo en la combinación de la repetición y autómatas en un mismo reloj. Estaba seguro de que sería posible utilizar la potencia del repetidor para alimentar el autómata, pero no estaba seguro de qué tipo de “autómata” sería el más adecuado para el reloj. Durante una pequeña visita a una posada de campo, miró hacia arriba y vio una “grulla de origami” de cristal colagada del techo. Origami es el juego tradicional para los niños, pero artesanía estimulante cerebral, que básicamente se puede hacer de todo con una sola hoja de papel. Inspirado por esta visión, comenzó a diseñar un reloj repetición en el que la grulla vuela.

reloj autómata Orizuro de MASAHIRO KIKUNO

Fue extremadamente difícil añadir la función autómata en el, ya de por sí, complicado mecanismo repetidor. Las posibilidades estaban limitadas por el movimiento redondo y Kikuno no lograba decidirse en donde colocar las piezas. Entonces, una vez más, se inspiró en la tradición japonesa, concretamente en los muebles “Funa Dansu” (cofre para barcos: documentos importantes son guardados en cofres con un montón de funciones secretas para que sea cerrado y sellado, incluso contra el agua y diseñado para flotar por determinado período de tiempo). A continuación, las piezas encajan muy bien en la posición rectangular.

trasera Orizuro de MASAHIRO KIKUNO

Actualmente, Kikuno ha finalizado el prototipo, por lo que el reloj Orizuro aun no está en venta.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.