One Hertz en oro rojo de GRÖNEFELD

El reloj One Hertz de Grönefeld es el primer y único reloj de pulsera de serie del mundo con segundos muertos independientes. Cuenta con una hermosa esfera de plata maciza y un movimiento enteramente manufactura con los puentes de acero inoxidable y acabado fino excepcional. Con la complicación de los segundos muertos, el segundero avanza en pasos completos de un segundo en lugar de moverse con el suave y continuo barrido habitual de los segunderos de los relojes mecánicos. El Grönefeld One Hertz se diferencia del resto de relojes de pulsera con segundos muertos en que son alimentados por un tren de engranajes secundario, que es completamente independiente del tren de engranajes para las indicaciones de horas y minutos. Hasta la llegada del One Hertz, los segundos muertos se derivan generalmente de los mecanismos que requieren una fuerza considerable desde el tren de marcha. La solución mecánica de Bart y Tim Grönefeld dio lugar a un menor desgaste y más energía disponible para el escape.

reloj One Hertz en Oro Rojo de GRÖNEFELD

La larga agujas de segundos del One Hertz señala sutilmente su mecanismo único, imperceptible para la mayoría, pero obvia para los conocedores de la Alta Relojería, que apreciarán los acabados a mano impecables de los 285 componentes del calibre G-02, el propio movimiento patentado de Grönefeld.

Mientras que el dial está dominado por los segundos muertos sobre-dimensionados, las agujas de horas y minutos en acero azulado, facilitan la lectura de la hora en el dial secundario situado a las 2 en punto. El dial de control secundario hora/minuto está muy bien equilibrado a ambos lados por un indicador de reserva de marcha situado a las 11 y un indicador de función de carga o configuración (W-S: winding-setting) a las 3. La carga y configuración se seleccionan pulsando la corona en vez de sacarla – un sistema muy ergonómico – y el W-S proporciona una señal visual ordenada del modo seleccionado. El mecanismo cuenta con parada de segundero para una mayor precisión.

La esfera se fabrica a mano partiendo de plata maciza y luego se ‘bombardea’ con partículas de latón para lograr un acabado mate con un ligero brillo. Una fina capa de laca transparente se aplica a continuación para evitar las manchas. El brillo suave contrasta magníficamente con las aguajs azuladas, lo que proporciona una excelente legibilidad. Los elegantes arcos y las curvas de las pantallas se complementan con la tridimensionalidad de la esfera de varias capas. El conjunto está bellamente enmarcado por la caja y bisel de oro rojo altamente pulido.

One Hertz en Oro Rojo de GRÖNEFELD

Todos los elementos de marcado aplicados, entre ellos anillo interno de los segundo muertos, son rodiados con acabado perlado y bordes biselados. Los biseles se pulen con pasta de diamante a un brillo brillante, creando reflejos centelleantes de luz haciéndose eco de los acabados de gama alta del movimiento de acero inoxidable con puentes visibles a través del fondo transparente.

Comentar