Nabucco Cuore Caldo Twelve de RAYMOND WEIL

Las doce. El punto de encuentro entre el ayer y el mañana, entre el pasado y el futuro. Un momento mágico que la colección nabucco conmemora con maestría poniendo de relieve el número 12, plasmado este año con letras de oro. El reloj nabucco Cuore Caldo Twelve [nabucco Corazón Caliente Doce] denota que cada día es especial y que el cambio está al alcance de nuestra mano. Con el fin de contribuir a un futuro mejor, parte de los ingresos obtenidos a través de la venta de este reloj se donarán para mejorar el tratamiento contra el cáncer infantil.

reloj cronógrafo Nabucco Cuore Caldo Twelve de RAYMOND WEIL

El número 12, el único que no es un índice, ha estado siempre presente en la colección nabucco, conocida por su elegante diseño y sus proporciones arquitectónicas. Indicado con frecuencia en “arábigo” y en ocasiones en “romano”, dicho número se expresa ahora por primera vez con letras, en lugar de números, para destacar su importancia, habida cuenta de que el destino del nabucco Cuore Caldo Twelve es tan valioso como los materiales que lo componen. RAYMOND WEIL contribuye a la lucha contra el cáncer desde hace años, y mediante este prestigioso modelo desea refrendar su apoyo a la Unidad de Onco-hematología Pediátrica del Hospital Universitario de Ginebra en Suiza.

El nabucco Cuore Caldo Twelve es una pieza de relojería refinada y exclusiva que ofrece un gran número de opciones y conjuga sutilmente la modernidad del acero con la ligereza del titanio y de la fibra de carbono, así como la calidez y riqueza del oro rosa de 18 quilates. El interior de su caja de 46 mm de diámetro alberga dos complicaciones, un segundero desdoblado y un indicador de reserva de marcha de 42 horas, además de un movimiento mecánico con remontaje automático bi-cómpax. Su esfera de color negro presenta a su alrededor un bisel con taquímetro de oro rosa de 18 quilates y se ilumina por secciones con brillantes toques dorados, cuya tonalidad coincide con la de las puestas de sol. El número 12 se sustituye por la palabra “TWELVE”, también en oro rosa. El caucho vulcanizado de la correa ofrece comodidad al usuario y le confiere robustez y estilo. Por último, el fondo enroscado en titanio de la caja, realzado con cristal de zafiro, permite apreciar el movimiento mecánico del reloj, así como su delicada decoración “Côtes de Genève” con perlado. El nabucco Cuore Caldo Twelve viene en una edición limitada de 76 unidades en honor al año en el que se fundó la marca familiar, y se vende en un estuche especial con gemelos y bolígrafos diversos.

reloj cronógrafo Nabucco Cuore Caldo Twelve de RAYMOND WEIL

nabucco Cuore Caldo Twelve… un corazón apasionado que late al ritmo de las sonrisas infantiles.

Comentar