MAURICE LACROIX Masterpiece Triple Rétrograde

Maurice Lacroix vuelve a consolidar su saber hacer relojero a la hora de confeccionar movimientos retrógrados con la presentación, este año, del primer reloj Triple Rétrograde como parte de la colección Masterpiece. Una pieza que aúna elegancia y precisión, disponible en dos estéticas que se adaptan a todos los gustos. Una vez más, la marca ilustra el conjunto de su saber hacer a través de una pieza innovadora de estética minuciosa. Este reloj, desarrollado y ensamblado en el seno de la Manufactura Maurice Lacroix, es una muestra de la experiencia de la marca en la creación de piezas excepcionales

Desde hace más de 20 años, Maurice Lacroix perpetúa su exploración en busca de una relojería contemporánea, exigente y marcada por la tradición. Una exigencia que le ha otorgado su distinción gracias a los numerosos galardones que ha recibido desde la creación de la colección Masterpiece. Tras el lanzamiento del reloj Masterpiece Double Rétrograde, en 2003, Maurice Lacroix vuelve a apostar por la innovación al proponer el modelo Triple Rétrograde. Este nuevo modelo pone de relieve una de las complicaciones más distintivas de la relojera suiza.

Disponible en dos versiones con esferas diferentes, este reloj juega con la complementariedad de los estilos. Así, el primero cuenta con un estilo clásico y atemporal, con una esfera plateada que presenta un acabado guilloché «Clous de Paris» y una superficie arenada, así como unas impresiones en negro y unas agujas azules. El segundo, de aspecto moderno y atrevido, presenta una gran esfera antracita con acabados acaracolados «Côtes de Genève», así como impresiones en polvo de plata y agujas chapadas en oro 4N. Además de indicar las horas y los minutos, la esfera incluye un calendario a las 6 horas, un segundo huso horario a las 12 horas y el indicador del día de la semana en las 3 horas.

Las dos piezas cuentan con una caja de acero inoxidable de 43 mm de diámetro, cuyas dimensiones generosas permiten una legibilidad óptima y facilitan su interpretación. Tras estas funcionalidades, subyace el calibre ML291 que garantiza el buen funcionamiento del reloj Masterpiece Triple Rétrograde. Su eficacia se sustenta en la perfecta combinación del movimiento de cuerda automática SW200 y un módulo de manufactura desarrollado y ensamblado en el seno de los talleres de Maurice Lacroix. Este calibre de acabados minuciosos resulta visible gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja.

Las dos versiones de este modelo de estética atrevida están disponibles con una correa que imita la textura de la piel de caimán, negra en la propuesta de esfera antracita y azul noche en la que cuenta con una esfera plateada.

Precio, 5.500 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.