MAURICE LACROIX Aikon: Automatic & Automatic Chronograph & Automatic Skeleton

Por primera vez, Maurice Lacroix ofrece una gama completa de relojes AIKON provistos de movimientos automáticos: un modelo de tres agujas y fecha y un cronógrafo con indicación del día de la semana y del mes. Dos años después del lanzamiento de la versión en cuarzo, este modelo histórico se ha adaptado para albergar calibres automáticos. Maurice Lacroix, una marca relojera célebre por su poderosa innovación y la calidad de sus diseños, ha creado así un AIKON con un acabado que transmite un valor percibido sin igual.

MAURICE LACROIX Aikon: Automatic Chronograph

La colección AIKON procede de la colección Calypso. Ese exitoso modelo de referencia de la marca de la década de los 90 ya reunía los principales rasgos del AIKON: la caja integrada y resistente al agua, un cristal de zafiro plano rodeado del célebre bisel con seis índices móviles, el logotipo “M” en relieve en las correas de piel y una calidad de fabricación excepcional. En 2016, Maurice Lacroix realineó los elementos característicos de este icono con la presentación del AIKON de cuarzo. Dos años más tarde, la evolución continúa, esta vez con más detalles, delicadeza y, por lo tanto, valor añadido.

Caracterizados por sus ángulos dinámicos y su intenso pulido y satinado, los modelos AIKON Automatic poseen una gran presencia en la muñeca. Asimismo, están provistos de una pulsera de acero de nueva concepción que consta de cinco eslabones en caída. Muy suave y flexible, esta pulsera se adapta a todas las muñecas.

MAURICE LACROIX Aikon Automatic

Inevitablemente, los modelos AIKON Automatic llaman la atención, desde la pulsera hasta la caja. La tensión enérgica de las curvas refleja la dimensión masculina y moderna que el departamento de diseño de Maurice Lacroix ha querido dar a estos modelos, íntegramente tallados en acero, satinados, y pulidos en sus aristas y en los seis índices móviles del bisel, un auténtico signo distintivo del AIKON. En la versión de cronógrafo, esta dinámica se prolonga en el diseño de la corona y los pulsadores, hexagonales y afilados, aunque suaves al tacto.

Riqueza en los acabados

Las esferas de los relojes AIKON Automatic exhiben motivos en relieve que atraen todas las miradas. En la versión de tres agujas, se trata de un motivo Clou de Paris. En la versión de cronógrafo, los cuadrados regulares de pequeña dimensión resaltan el protagonismo de los contadores azulados. Los índices que jalonan la esfera son aplicados y su diseño anguloso, poderoso y biselado absorbe la luz. Otro tanto se puede decir de la ventanilla de calendario, de contornos pulidos.

Su personalidad, el nivel de sus acabados y su ergonomía convierten a los AIKON Automatic en relojes de factura impecable sin que ello afecte al precio, ya que Maurice Lacroix persiste, esta vez también, en su ambición de ofrecer relojes con una calidad percibida muy superior a su precio.

Una propuesta irresistible

El AIKON Automatic posee un diámetro de 42 mm. Su caja de acero, resistente al agua hasta 200 metros, se encuentra disponible en tres colores, a saber, azul, plateado o gris antracita. Estos tonos combinan con la pulsera de acero con cinco eslabones o bien con correas de piel de color negro, azul o marrón decoradas con el logotipo “M” de Maurice Lacroix aplicado. Las dos propuestas van acompañadas de una hebilla de mariposa con un sutil acabado bouchonné que aporta un confort adicional a su propietario.

El AIKON Automatic Chronograph tiene un aspecto aún más robusto. Debido a la presencia de un cronógrafo de cuerda automática, cuenta con un diámetro de 44 mm. También es resistente al agua hasta 200 metros gracias su corona, fondo y pulsadores atornillados. Desde el momento de su lanzamiento, el modelo se ofrece en un total de cinco versiones, con esferas de tres colores: azul, plateado y negro. Las versiones con esfera plateada cuentan con contadores de cronógrafo azules que crean un efecto de esfera Panda de plena tendencia.

Para enriquecer tanto su funcionalidad como su ergonomía, los AIKON Automatic estrenan un sistema de sustitución rápida de la correa llamado EasyChange. Gracias a la barrita con dos pivotes de este sistema, resulta muy fácil cambiar la pulsera para adaptarla al estado de ánimo, la vestimenta o el capricho de su portador.

MAURICE LACROIX Aikon Automatic

El espíritu de un icono

La ya completa gama de AIKON Automatic se caracteriza por su aplomo. Estos nuevos modelos elegantes, refinados, pero a la vez dotados de un fuerte carácter y de unos acabados de alta calidad, han sido concebidos por Maurice Lacroix como unos iconos contemporáneos imprescindibles para la vida cotidiana. Impactantes a simple vista, el AIKON Automatic y el AIKON Automatic Chronograph son relojes decididamente modernos. Su imponente presencia simboliza el diseño, la innovación y la calidad artesanal de Maurice Lacroix.

 MAURICE LACROIX AIKON Automatic Skeleton

En una caja AIKON rediseñada, Maurice Lacroix ha instalado un calibre automático esqueletizado, de manufactura y con un diseño único. Fiel a su vocación de marca relojera de alta calidad y precios moderados, profundamente arraigada en la cultura urbana y contemporánea, Maurice Lacroix presenta el AIKON Automatic Skeleton.

El reloj esqueletizado forma parte de la historia y la cultura relojera de Maurice Lacroix. Varias generaciones de sus relojes han adoptado este principio visual y relojero, consistente en vaciar la parte maciza de un movimiento guardando solamente las estructuras funcionales y de soporte. Para ello, tiene que haber también una intención gráfica, que delimite la parte maciza de la parte hueca según la voluntad de los diseñadores y el estilo de una época. Maurice Lacroix es uno de los pioneros de este estilo, ya que el Calypso Squelette, su primer trabajo de este tipo, se remonta a 1993. El esqueletizado de Maurice Lacroix celebra, por tanto, su 25º aniversario.

Con un espíritu de creación contemporáneo, Maurice Lacroix ha sabido convertir el AIKON Automatic Skeleton en un compendio de numerosas innovaciones. En la caja, de grandes dimensiones y actualizada para poder albergar este nuevo tipo de movimientos, Maurice Lacroix ha instalado el calibre de manufactura ML234. Su mecánica está esqueletizada siguiendo un principio gráfico completamente nuevo, creado especialmente para esta pieza. En el AIKON Automatic Skeleton confluyen dos familias de relojes Maurice Lacroix, siendo un híbrido entre el diseño del AIKON y la cultura de alta relojería de la colección Masterpiece. Y, como siempre, fiel a su vocación de marca de relojes asequibles que ofrecen una relación calidad/acabados/precio excepcional, consigue transmitir un valor percibido sin parangón.

Líneas afiladas

Basándose en el modelo AIKON Quartz lanzado en 2016, la caja de la gama AIKON Automatic se ha dotado de un carácter más masculino, más anguloso, incluso más polarizante. Así, con sus 45 mm de diámetro y solamente 13 mm de grosor, consigue unas proporciones rotundas y, a la vez, armoniosas. Esta caja, tallada íntegramente a partir de un bloque de acero, satinado y pulido de manera alternada, se distingue por su bisel salteado de índices móviles cada dos horas, un rasgo estético distintivo de la colección. Otro elemento característico es la forma de la caja, integrada, sin asas y marcada por dos protuberancias que inician la curva de la correa.

MAURICE LACROIX Aikon Automatic Skeleton

Con este modelo, Maurice Lacroix inaugura el sistema Easychange. Este sistema consiste en unos anclajes rápidos que permiten cambiar la correa con una mano en cuestión de segundos. A la altura de la caja, la correa presenta unos recortes que permiten anclar dos pequeños ganchos que accionan los muelles del pasador. Así se desconecta la gran correa de piel de aligátor negra con pespuntes tono sobre tono y con el logotipo de la M aplicado, otro elemento estético distintivo de Maurice Lacroix. El cierre es de tipo doble desplegable y permite ajustar fácilmente la longitud de las hebras.

Como una onda en un estanque

El calibre ML234, diseñado especialmente para el AIKON Automatic Skeleton, es un movimiento de cuerda automática. Es el resultado de una profunda evolución estética y estructural del calibre ML134, una de las primeras creaciones de la Manufactura Maurice Lacroix. Y, al igual que todos los movimientos esqueletizados de Maurice Lacroix, es fruto de una decisión de diseño. El movimiento se estructura en torno a cinco círculos concéntricos que recorren todo el reloj. Puente tras puente, parten desde el centro del barrilete, situado a la 1.
Su superficie es de color negro con tratamiento DLC. Su parte central es hueca y granallada. Sus contornos están realizados en relieve y satinados. Todos los componentes están calados. El barrilete, punto central del esquema. El puente del volante. El mecanismo de remontar, algo insólito. E incluso la masa oscilante. Visible a través de la parte trasera del movimiento, adopta una nueva estética, calada al máximo y en la que aparece, en bajorrelieve, el logotipo de la marca. Encima de esta obra de encaje mecánico, una esfera de zafiro transparente cuenta sus índices rodiados y sirve de lienzo al segundero pequeño, situado a las 6 horas.

Etiquetas:,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.