Masterpiece Worldtimer 2013 de Maurice Lacroix

La línea Masterpiece, punta de lanza de la manufactura Maurice Lacroix, es un compendio sabiamente dosificado de tecnología, tradición y estética modernista. Personifica el savoir-faire de la marca, especialmente su dominio de las complicaciones retrógradas, las fases lunares y los cronógrafos, y da, además, un nuevo rostro al arte de medir el tiempo.

reloj Masterpiece Worldtimer 2013 de Maurice Lacroix

Los relojes de esta colección emblemática responden a las más estrictas exigencias de la manufactura de relojería mecánica. Las cajas, esferas y movimientos poseen, hasta en su más mínimo detalle, una calidad de concepción y ejecución que atestigua el rigor aplicado en la investigación y el desarrollo.

La estética de la línea Masterpiece evoluciona hacia un grafismo contemporáneo que se inspira en el arte de vivir. Gracias a sus acabados y sus líneas actuales, transforma el arte de la relojería en una experiencia que se abre al mundo moderno. Combinando conocimiento y un estilo audaz, los relojes evocan la tradición con una elegancia sobria, sin artificios ni excesos. Estos relojes, diseñados para el dandi de nuestros tiempos, para quien las prestaciones y los buenos modales están al orden del día, encarnan la identidad de una marca joven cuya fuerza innovadora se ha convertido en su sello distintivo.

Este año, la línea Masterpiece se enorgullece de presentar un modelo dedicado a las horas del mundo. El Masterpiece Worldtimer va dirigido a todos los trotamundos que viven los viajes como un arte imbuido de elegancia. El Masterpiece Date de 38 mm es más sobrio y exhibe un refinamiento reducido a su más pura expresión. Finalmente, el Masterpiece Squelette Tradition reinterpreta el arte del esqueletizado.

reloj Masterpiece Worldtimer 2013 de Maurice Lacroix

El diseño sólido y la precisión de ejecución son los cimientos de estos relojes para un siglo XXI urbano y hedonista, que goza saboreando el tiempo con refinamiento, respondiendo a las expectativas de una clientela culta y cada vez más exigente

Etiquetas:,

Comentar