Master Grande Tradition Grande Complication de JAEGER-LeCOULTRE

Con el nuevo reloj Grande Complication, producto de la línea Alta Joyería, Jaeger-LeCoultre presenta una pieza de excepción que asocia de manera única construcción técnica, arte relojero y artesanía refinada, lo que le permite alcanzar un punto de equilibrio que ilustra de manera espectacular el dominio y el estilo de la Manufactura. Este centinela del tiempo sin igual presenta tres complicaciones: la repetición de minutos, el tourbillon volante y el calendario zodiacal, consideradas, cada una de ellas, como funciones extremadamente complejas. Todas han sido concebidas respetando las normas más modernas de la relojería y todas están hermanadas por el alma romántica que le confirieron los auténticos artistas que trabajan juntos bajo el techo de la Manufactura Jaeger-LeCoultre. El Master Grande Tradition Grande Complication será producido en edición limitada de ocho ejemplares en oro blanco, para rendir homenaje a la exclusividad de su movimiento y al esplendor de su engaste. El Grande Complication reúne gran parte de la pericia fundamental de Jaeger-LeCoultre en Alta Relojería en un único guardatiempos. Por ello, esta pieza de excepción es un digno miembro de la línea Master Grande Tradition: encarna la esencia misma de la relojería clásica, asociada a una tecnología punta magnificada por los oficios exclusivos e inauditos.

reloj Master Grande Tradition Grande Complication Q5053406 de JAEGER-LeCOULTRE

La esencia misma del reloj se aprecia en su interpretación de la hora astronómica en la muñeca. Ninguna otra máquina del tiempo hubiera podido estar a la altura de esta creación a no ser el palpitante corazón de un tourbillon volante, que gira en torno a una esfera que representa la carta del cielo del hemisferio norte. En el contorno de esta pieza de excepción, un sol efectúa una revolución de la esfera en 24 horas, mostrando así los signos del Zodíaco, los días y los meses –que figuran en una escala circular sobre el contorno de la esfera– y la indicación de las 24 horas. En cuanto a su precisión, ésta se basa en una tecnología de vanguardia, pues posee un tourbillon volante dotado de una jaula de titanio ultraligera.

Este guardatiempos también integra una de las complicaciones más complejas de realizar: la repetición de minutos. Su sonido puro y cristalino es emitido por dos timbres “cristal” fijados directamente sobre el cristal de zafiro. Dotado de unos martillos especiales, que en jerga relojera son llamados “de tropiezo”, el Grande Complication destila un sonido de claridad, riqueza y plenitud sin precedentes, el cual se activa tras deslizar suavemente un gatillo lateral.

De diseño clásico, su caja de oro blanco y la decoración de los componentes del movimiento realizados en total respeto de la más alta tradición relojera, certifican la prodigiosa suma de técnicas y conocimientos adquiridos en los 181 años de existencia de la Manufactura en el ámbito de la Alta Relojería. El motivo creado por el engaste, e imaginado por nuestros diseñadores, destaca la arquitectura característica de la caja del Master Grande Tradition. La corona también está delicadamente ornamentada con diamantes de talla baguette. Dos hileras de estas piedras preciosas se prolongan a ambas partes de la corona, ornamentando el lado curvado de la caja al tiempo que descienden por las asas.

Master Grande Tradition Grande Complication de JAEGER-LeCOULTRE

Fundamentalmente, la definición de un día corresponde a la rotación de la Tierra en torno a su eje. En función del sistema de medición considerado, la astronomía distingue entre el día solar y el día sideral. El primero utiliza al Sol como elemento de comparación, mientras que el segundo toma como punto de referencia otras estrellas fijas, más lejanas.

Como la Tierra gira en torno al Sol y a su propio eje, el día solar es ligeramente más largo que el día sideral, el cual difiere de un grado, es decir, de casi cuatro minutos. Para destacar las ambiciones celestes que convierten a este reloj en el instrumento perfecto para entregarse a las observaciones astronómicas, el disco del cielo efectúa una rotación en 23 horas y 56 minutos, es decir, en un día sideral. Además, está provisto de un calendario zodiacal ubicado sobre el contorno de la esfera. Este incorpora los meses para indicar la posición de las constelaciones en cualquier momento del año mediante un calendario anual.

La naturaleza técnica de la esfera está resaltada por sutiles toques estéticos que le confieren nobleza y elegancia. El disco del cielo de aventurina azul profundo, iluminado de estrellas de diamante, está rodeado de dos lunas crecientes de zafiros talla baguette de un color azul más claro. Este color es más luminoso en el disco lacado y guilloché a mano el cual presenta las indicaciones del mes y los signos del zodíaco. Este degradé de colores crea un efecto de profundidad sobre la esfera multicapas del reloj, que revela así los conocimientos especializados excepcionales de los creadores y artesanos de la Grande Maison. Los índices de diamante evocan las estrellas, mientras el bisel resplandeciente hace brillar la Gran Complicación con mil destellos.

Inversamente a la construcción tradicional, que comporta un puente inferior y un puente superior, un tourbillon volante está fijado únicamente por el lado del movimiento y, por consiguiente, presenta un único pivote. En total, el tourbillon de la Grande Complication está compuesto por nada menos que 73 piezas, que caben en un diámetro de 12,42 milímetros por 3,83 milímetros de altura. Confeccionada en titanio ultraligero, la jaula ha sido reducida a su más simple expresión funcional con el fin de ofrecer una vista panorámica sobre el escape. Está montada sobre un rodamiento de esferas de cerámica que no requiere lubricación. El volante monometálico de 10 milímetros, junto con sus tornillos de regulación y su espiral con curva terminal Breguet, posee una inercia de 11,5 mg.cm2 y palpita con una elevada frecuencia de 4 Hz.

De este modo, los componentes de silicio del escape son claramente visibles, al igual que el áncora con sus paletas integradas y la rueda de escape. Esta última posee una forma totalmente inédita para responder a las exigencias más recientes en materia de ligereza y de funcionamiento. Por su parte, el áncora, dotada de paletas integradas, posee una forma recta que le confiere las mejores propiedades aerodinámicas. El uso de componentes de silicio, que no requieren ningún tipo de lubricación, no sólo mejora la precisión a largo plazo del reloj, sino que también reduce la inercia de los componentes en aproximadamente un tercio con respecto al acero, material normalmente empleado en este tipo de piezas. Dichos perfeccionamientos permiten mejorar el rendimiento global del escape en más del 15 por ciento.

Para proporcionar la indicación acústica de las horas, el Master Grande Tradition Grande Complication está dotado de una característica adicional –una complicación que en sí misma constituye una pieza maestra. Se trata de un mecanismo que toca las horas, los cuartos y los minutos a la demanda.

La calidad acústica de un reloj con sonería depende en gran parte de los timbres, que son los elementos esenciales para la producción del sonido. Para emitir una sonoridad lo más pura y melodiosa posible, Jaeger-LeCoultre desarrolló en 2010 un nuevo timbre catedral que procura un sonido de riqueza excepcional. Dichos timbres están realizados en una aleación especial y están elaborados íntegramente en una sola pieza. Su sección es cuadrada y no redonda, como en la mayoría de los casos, para ofrecer una mayor superficie de contacto para el martillo, el que a su vez puede golpear los timbres con mayor fuerza.

En regla general, la vibración de la caja del reloj amplía considerablemente el sonido de un timbre de repetición. No obstante, los expertos de la Manufactura recurrieron a un “altavoz” de una naturaleza distinta al emplear su sistema patentado, en el que los talones de los timbres cristal están directamente soldados a una hoja de metal que cubre el cristal de zafiro.

Al activar el gatillo que está situado sobre el flanco de la caja de oro blanco, el observador puede seguir la acción de los dos pequeños martillos a través del fondo transparente. Los relojeros inventaron un mecanismo particular, que denominaron “martillos de tropiezo”, para mejorar las propiedades acústicas de la sonería. En lugar de recurrir a un martillo tradicional, inventaron una construcción con doble eje con una articulación especial en un brazo móvil. Una vez activado el mecanismo, los martillos se aceleran hasta que entran en contacto con un pequeño dedo, que libera entonces un segundo brazo móvil con el fin de dar una nueva aceleración a los martillos justo antes del momento del impacto. Este método emplea aproximadamente 80 por ciento de la fuerza desplegada para el muelle, mientras que el sistema tradicional sólo transmite entre 10 y 30 por ciento de la energía inicialmente ejercida.

Master Grande Tradition Grande Complication de JAEGER-LeCOULTRE

El Calibre Jaeger-LeCoultre 945 de cuerda manual, creado en 2010, sella la unión entre el arte tradicional de la relojería y la tecnología contemporánea con una elegancia y un refinamiento sin igual: todos los componentes están decorados con motivos soleados, perlados, acaracolados o enarbolan un cepillado satinado para destacar la apariencia clásica de la construcción. Las piezas de acero están pulidas y achaflanadas, los tornillos de ajuste están azulados, mientras los tornillos de fijación están rodiados. No obstante, por el lado de la esfera del reloj las miradas quedan cautivadas por otra característica espectacular: el tourbillon volante está dotado de un escape high-tech, cuyo profundo destello de silicio contrasta con el pulido espectacular de la jaula del tourbillon de titanio grado 5.

Mientras el fondo transparente permite admirar el movimiento y sus acabados exquisitos realizados en total respeto de la más refinada y pura tradición relojera, la esfera está cubierta por un cristal de zafiro rodeado por un bisel curvado. Este destaca la apariencia clásica y aumenta la seducción de esta imponente pieza de 46,7 milímetros de diámetro, al tiempo que disimula con elegancia su respetable altura de 15,92 milímetros.

Para demostrar la fiabilidad de su construcción, el Master Grande Tradition Grande Complication es sometido, tras ser ensamblado y encajado, a la prueba cronómetro 1000 Horas –una versión más amplia de la célebre prueba de las 1000 Horas de Jaeger-LeCoultre–, que toma en cuenta todos los aspectos de los procesos oficiales de verificación de los cronómetros aplicados por el COSC.

Referencia Q5053406.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.