Master Calendar & Tourbillon Dualtime & Ultra Thin 41 de JAEGER LeCOULTRE

Funciones útiles y sobriedad se asocian en un notable trabajo de diseño. Sin lugar a dudas, el Master Calendar no se parece a ningún otro. El nuevo modelo desvelado por la Manufactura Jaeger-LeCoultre en el SIHH 2013 acentúa aún más esta originalidad: posee todos los atributos que forjaron el éxito de la línea Master Control así como las características de un reloj que escribió las más hermosas páginas de la relojería. Sin embargo, su seducción, intacta, se presenta bajo un aspecto ligeramente distinto con una caja replanteada en un nuevo diámetro de 39 milímetros.

reloj Master Calendar de JAEGER LeCOULTRE

A todas luces, el nuevo Master Calendar permanece fiel a su filosofía de diseño: líneas claras, una armoniosa repartición de las indicaciones que asegura una legibilidad instantánea, la forma tradicional de los dígitos, los índices aplicados, la firma Jaeger-LeCoultre a las 12 horas y la indicación “AUTOMATIC” a las 6 horas que recuerdan las elevadas prestaciones técnicas del calibre 866 de Jaeger-LeCoultre. Reconfortada por estas similitudes, las que por supuesto son una prueba de confianza, la mirada del apasionado se dedica a buscar las sutiles diferencias.

Dos de ellas, esenciales, se revelan poco a poco. Por un lado, la caja se presenta en un diámetro ligeramente inferior a 39 milímetros, diseñado para adaptarse a la forma de cada muñeca. La armonía de sus proporciones se las debe a un nuevo elemento: su grosor de 10,6 milímetros. Una hazaña relojera para una caja que alberga un movimiento automático de calendario completo.

Tras haber reducido el diámetro y el grosor, los ingenieros cedieron el lugar a los diseñadores,
quienes afinaron las asas y el bisel para aumentar aún más la elegancia de una visión de conjunto en la que la técnica está al servicio de la estética.

Sobre la esfera plateada soleada, la precisa jerarquía de las funciones útiles es evidente: la mirada capta, casi sin darse cuenta, las indicaciones principales de un reloj: las horas y los minutos por agujas dauphine centrales. Seguidamente, el espíritu se desvía a las informaciones complementarias: el día de la semana y el mes que aparecen en dos ventanillas a las 12 horas o los segundos que se leen sobre el contorno de una esfera auxiliar a las 6 horas. Ésta también está consagrada a la visualización de las fases de la luna, que según la tradición parece surgir de entre dos nubes para elevarse en el cielo estrellado. Entonces el alma se maravilla, la mirada parte en búsqueda de una nueva indicación que descubre en la extremidad de una larga aguja provista de una luna creciente que se acurruca en torno al alendario diseñado en una escala de 1 a 31 sobre el borde de la esfera.

El Master Calendar se propone en dos versiones, una de oro rosa y otra de acero inoxidable, cada una con una esfera soleada plateada. El modelo de oro rosa está provisto de un brazalete de piel de aligátor con una hebilla de hebijón, mientras la pulsera, igualmente de aligátor para la variante de acero inoxidable, lleva una hebilla desplegable en el mismo material.

Hermética hasta 5 atmósferas, la caja está dotada de un cristal de zafiro que revela el movimiento –el Calibre Jaeger-LeCoultre 866- cuyos componentes presentan los acabados tradicionales y de mayor refinamiento en la Alta Relojería. Una vez más, la Manufactura realiza a
la perfección una nueva hazaña. La magia sigue intacta y el corazón palpita un poco más fuerte: el Master Calendar es más relojero que nunca.

Master Tourbillon Dualtime

reloj Master Tourbillon Dualtime de JAEGER LeCOULTRE

El reloj Master Tourbillon Dualtime que alberga al movimiento automático Calibre Jaeger-LeCoultre 978B, también indica un segundo huso horario sobre una esfera que revela una perfección estética indisociable del ingenio técnico. Dotado de una jaula de Tourbillon
replanteada, los relojeros de la Manufactura no hicieron concesiones en cuanto al rendimiento, a la fiabilidad y la robustez de este modelo. El regulador de tourbillon de titanio acompaña a un movimiento automático de alta precisión que describe 28.800 alternancias por hora y posee un volante inédito de muy grandes dimensiones con una inercia de 11,5 mg x cm2.

Referente a la bella relojería, la Manufactura Jaeger-LeCoultre no deja nada al azar. Patentada por la Manufactura Jaeger-LeCoultre, la indicación de la fecha se puede ajustar en los dos sentidos y efectúa un salto más importante entre el 15 y el 16 para no ocultar el espectáculo de la jaula del tourbillon de titanio.

Basta una simple mirada para descubrir el majestuoso tourbillon del Master Tourbillon Dualtime. De una ligereza completamente diáfana, presenta una nueva jaula de tourbillon en aleación de titanio, robusta y aérea a la vez. El efecto de transparencia y de profundidad es impresionante, y las otras características del master Tourbillon Dualtime también merecen su adhesión por su
refinamiento y utilidad. Las horas y los minutos centrales se hacen visibles mediante agujas dauphine sobre la esfera plateada soleada, la grafía particular de los dígitos 3 y 9 y los índices dorados 4N pulidos aplicados, los once puntos de referencia luminiscentes para las horas, el segundero pequeño sobre el tourbillon que efectúa una vuelta sobre sí mismo en un minuto para anular así los errores de posición. Y, con la característica exactitud de la Grande Maison, la acción favorable a precisión de marcha del reloj destaca con la mención “Régulateur à tourbillon” inscrita bajo la abertura de la jaula giratoria.

No obstante, ya que por sus obligaciones el hombre contemporáneo debe viajar con frecuencia, el reloj Master Tourbillon Dualtime presenta dos indicaciones complementarias infinitamente vinculadas: la visualización del segundo huso horario y la fecha. La hora de viaje, indicada por las agujas centrales, se cambia con facilidad mediante la corona. Esta disposición
permite conservar una clara jerarquía de las indicaciones cuando se trata de llegar puntualmente
a una cita, independientemente del lugar del planeta en el que se resida. En cuanto a la hora de referencia, aquella del lugar de residencia habitual, esta aparece sobre una escala de 24 horas dispuesta en la parte superior de la esfera. Como es lógico, la fecha está sincronizada con el huso horario del viaje y, según una agradable tradición de la línea Master Control, está indicada mediante una aguja central, que se puede ajustar en los dos sentidos, y cuya extremidad luce un
triángulo rojo con el borde curvado al objeto de delimitar visualmente el calendario actual. Pero los relojeros y diseñadores de Jaeger-LeCoultre no serían fieles a su reputación si no prestaran atención a todos y a cada uno de los más mínimos detalles. Conscientes de que a los apasionados de la relojería les gusta contemplar de vez en cuanto las evoluciones del tourbillon, ellos decidieron que ningún obstáculo, por minúsculo que fuere, debía opacar el placer. Por ello,
la aguja de la fecha da un salto más importante entre el 15 y el 16 de cada mes, ubicados a ambos lados del tourbillon, gracias a un mecanismo especial, puesto a punto y patentado por Jaeger-LeCoultre.

El refinamiento estético se combina con la inventiva mecánica: la caja de oro rosa ha perdido cerca de un milímetro para adaptarse a todas las muñecas. Si el diámetro de 41,5 milímetros sigue siendo idéntico para mantenerse en absoluta armonía con las dimensiones del tourbillon, las asas y el bisel se presentan bajo una forma más alargada y esbelta. Una pulsera de piel de
aligátor con hebilla de hebijón de oro acompaña al reloj Master Tourbillon Dualtime, cuyo fondo de cristal de zafiro revela los secretos y los acabados tradicionales de Alta Relojería de un prestigioso calibre Jaeger-LeCoultre, poseedor del récord mundial de precisión.

Master Ultra Thin 41

reloj Master Ultra Thin 41 de JAEGER LeCOULTRE

Las horas y los minutos. Sus agujas dauphines recorren una esfera con acabados cáscara de huevo o plateado soleado. Un movimiento automático de fiabilidad excepcional. Todo parece haberse dicho, y sin embargo, todo está por empezar. La búsqueda del Master Ultra Thin 41 es la de lo absoluto, la de lo infinito.

En sus dos versiones, una de acero con esfera plateada y soleada e índices rodiados y pulidos, la otra de oro con una esfera cáscara de huevo e índices dorados 4N aplicados, el Master Ultra Thin 41 encarna un equilibrio perfecto de discreción y fuerza. Una aguja dauphine para las horas, otra para los minutos. Un movimiento automático cuyo modo de funcionamiento destaca delicadamente en la parte inferior de la esfera. A la altura de las 12 horas, el logotipo Jaeger-LeCoultre cuya asociación de dos nombres evoca los valores de dos espíritus visionarios, el hombre de negocios parisino y el empresario establecido en las montañas del Jura, están
siempre listos para enfrentarse a los más audaces desafíos.

Con sus 3,30 milímetros de altura, el calibre automático Jaeger-LeCoultre 898C ofrece una reserva de marcha de 43 horas. Se alberga en una nueva caja de 41 milímetros de diámetro, con una notable delgadez de 7,48 milímetros.

Un reloj de ensueño. Un reloj idealizado. La pureza es arte, la técnica prodigio, el refinamiento vocación. En 2013, Jaeger-LeCoultre desvela el Master Ultra Thin 41, atemporal por naturaleza.

Comentar