Malte tourbillon esqueleto de VACHERON CONSTANTIN

Con su modelo Malte tourbillon esqueleto, Vacheron Constantin resuelve una ecuación complicada. Este reloj crea el marco para que una complicación tan difícil como el tourbillon se aloje en el interior de un calibre cien por cien esqueleto. Se trata de una auténtica rareza de la alta relojería, desarrollada y fabricada íntegramente por la manufactura y distinguida con el prestigioso Punzón de Ginebra. En Vacheron Constantin, la excelencia técnica y la investigación estilística han ido de la mano desde los orígenes. El primer reloj que Jean-Marc Vacheron fabricó en 1755 ya estaba provisto de un puente de volante esqueleto grabado. Así se emprendió la búsqueda de la transparencia y la ligereza, en la que se perseveró durante años y alcanzó su punto álgido entre 1920 y 1990. Durante este período, proliferaron los calibres esqueleto de relojes de bolsillo y de pulsera, desde los más sencillos hasta los más complicados. Este año, Vacheron Constantin ha elegido el tourbillon, una de las mayores complicaciones de la relojería, para explorar nuevos horizontes en el arte de la fabricación de movimientos esqueleto.

reloj Malte tourbillon esqueleto de VACHERON CONSTANTIN

Para que una manufactura sea capaz de desarrollar y fabricar íntegramente un calibre con forma de tonel, debe dominar a las mil maravillas el arte de la relojería mecánica. Dotarlo de una arquitectura esqueleto etérea sin perder la sensación de volumen y jugando brillantemente con las luces y las sombras constituye todo un reto. Esa es la hazaña que ha logrado Vacheron Constantin con su nuevo calibre 2790 SQ, que late en el interior del modelo tourbillon esqueleto de la colección Malte.

trasera Malte tourbillon esqueleto de VACHERON CONSTANTIN

Este movimiento es producto de la suma de la experiencia de los mejores relojeros y artesanos de la manufactura. El proceso de concepción, modelización y diseño del calibre les llevó más de 500 horas de trabajo a estos maestros, quienes trataron de conseguir el equilibrio perfecto entre un mecanismo tourbillon totalmente funcional y la estética transparente de un esqueleto. Según el ángulo desde el que se mire el reloj, se aprecia, en las profundidades del calibre, un discreto juego de luces y sombras, acentuado por el efecto tridimensional de la decoración arquitectónica, que es el resultado de un nuevo tipo de grabado artesanal.

Las formas geométricas siempre han inspirado a los grandes constructores, arquitectos y artistas, quienes juegan con la luz según la posición del sol o crean pirámides de claroscuros a partir de elementos geométricos básicos dispuestos en varios niveles. Inspirándose en estas obras, Vacheron Constantin ha ideado una decoración arquitectónica original, basada en la forma de un triángulo, que constituye una interpretación única del grabado artesanal. Los artesanos de la manufactura vuelven a hacer gala de su impresionante arte plasmándolo en la superficie de los componentes del calibre 2790 SQ. Mediante una serie de incisiones —en algunos casos de una décima de milímetro— realizadas meticulosamente con el buril, han dibujado unos triángulos diminutos a partir de una serie de líneas rectas que se repiten para crear un efecto tridimensional, antes del estiraje y el biselado manual de las 246 piezas del calibre. Este mosaico geométrico forma una arquitectura distinguida por un juego de luces y sombras que transmite una asombrosa sensación de volumen, intensificada por la estructura etérea de la imponente jaula del tourbillon.

Malte tourbillon esqueleto de VACHERON CONSTANTIN

La fascinante estructura del calibre 2790 SQ que enmarcada por una caja de platino con forma de tonel, que se adapta al diseño de un mecanismo excepcional con indicación de la fecha y la reserva de marcha. La esfera, de zafiro, al igual que el fondo, está rodeado por un círculo color gris pizarra con unos elegantes índices metálicos. La minutería, a su vez, está pintada, y las indicaciones de la fecha, la reserva de marcha y los segundos están grabadas y entintadas. La jaula del tourbillon gira a las 6 horas sobre una cruz de Malta y arrastra el segundero pequeño. El modelo Malte tourbillon esqueleto luce el prestigioso Punzón de Ginebra, el emblema más distinguido de la alta relojería, que da fe de la calidad y la fiabilidad de un reloj excepcional, fabricado en el cantón de Ginebra.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.