Maestoso de CHRISTOPHE CLARET

Posee la majestuosidad de las obras que no acusan el paso del tiempo: es la nueva creación de Christophe Claret. Un homenaje apasionante al patrimonio relojero. Un himno a la investigación y la innovación. Un reloj con un mínimo de tres patentes desarrollado íntegramente en la Manufacture du Soleil d’Or que da al tradicional escape con retén una nueva juventud. Maestoso. Su propio nombre lo dice todo. Un reloj majestuoso, que impone. Tanto por su personalidad como por su tecnicidad. Nacido en la mente de un equipo que disfruta superando los más bellos desafíos, independientemente del tiempo que estos requieran, el Maestoso escribe un nuevo capítulo en la historia de la Alta Relojería. ¿El desafío? Equipar un reloj de pulsera con un escape con retén tradicional, mecanismo habitualmente concebido para funcionar en una posición perfectamente estabilizada.

reloj Maestoso de CHRISTOPHE CLARET

Conviene recordar que el reloj en su totalidad –caja, agujas, así como todos los elementos del movimiento, incluido el volante espiral– se ha diseñado, fabricado y montado en los talleres de la manufactura. El Maestoso es una de las escasas creaciones relojeras actuales que está dotada de un volante con espiral cilíndrico, delicado de realizar pero cuya belleza compensa –en opinión de Christophe Claret– el reto que supone diseñarlo. Fiel a la buena factura preconizada desde siempre por la marca, el reloj está acabado de forma manual siguiendo la más pura tradición de la Alta Relojería. La perfección radica en los detalles… Y en los retos técnicos y estéticos que los relojeros de la Manufacture du Soleil d’Or afrontan continuamente.

Este tipo de escape con retén, denominado báscula larga, nació en el siglo XVIII, en una época en la que se competía por la construcción de un instrumento horario lo más preciso posible, un instrumento que permitiera determinar de forma exacta la posición geográfica en el mar. Considerado la quintaesencia de la precisión cronométrica, aventajando en este sentido incluso al dispositivo del tourbillon, este escape histórico ha estado provisto tradicionalmente de una lama con muelle de oro laminado. Christophe Claret se ha preocupado por respetar estas especificidades hasta el más mínimo detalle. En esa época, se podía encontrar principalmente en los cronómetros de marina, montados sobre una suspensión denominada «de cardán» para garantizar una posición invariable. Aunque hace gala de una fiabilidad ejemplar, tiene el punto débil de ser especialmente sensible a los choques laterales.

Maestoso de CHRISTOPHE CLARET

El desafío es, por lo tanto, importante. Al menor golpe, el retén amenaza con soltarse, con «galopar», lo que provocaría la liberación de la rueda de escape, que podría incluso romperse. Otro peligro es la aparición del «galope». Un choque o simplemente la puesta en hora pueden provocar el aumento de la amplitud del volante que, al superar los 360°, «galopa» y provoca un segundo impulso. Este defecto produce una aceleración de la rueda de escape, lo que afecta negativamente a la marcha.

Conseguir que el mecanismo funcione en todas las posiciones que conlleva un reloj de pulsera sin recurrir a la comodidad de un retén moderno –es decir, más corto– es toda una apuesta, ganada gracias a tres patentes y a una serie de innovadores sistemas adicionales.

Para evitar la inversión del retén, una leva antitropiezo, unida al volante espiral, trabaja en binomio con el pasador de seguridad. El conjunto está montado entre una platina y dos puentes de zafiro: el conjunto es móvil y pivota sobre un rodamiento de bola –según una construcción patentada– que permite disociar todo lo que soporta el escape. Esta construcción amortigua de facto los choques por medio de un muelle que le confiere la flexibilidad necesaria. Además, el puente superior, tallado en el zafiro, no oculta ni un ápice de la belleza intrínseca del mecanismo.

oro rosa Maestoso de CHRISTOPHE CLARET

Para evitar el riesgo de «galope», un tope flexible dispuesto en una rueda unida al volante absorbe el excedente de energía si es necesario. Christophe Claret ha dotado al reloj, además, de una fuerza constante que permite garantizar una energía estable durante toda la reserva de marcha en amplitud. El espiral armado de este modo por el barrilete libera a intervalos más regulares siempre la misma energía, el par a la rueda de escape, de modo que se obtiene una mayor constancia. Por su parte, una parada de segundos –dispositivo patentado– desempeña un papel fundamental durante la puesta en hora deteniendo el volante.

Además de estos ingeniosos sistemas adicionales, un sinfín micrométrico situado en la raqueta, también patentado, permite ajustar la marcha del reloj. El mecanismo, visible en las 8 h, conjuga rendimiento y diseño. Por último, pero no por ello menos importante, el Maestoso está dotado de dos barriletes, con dos muelles superpuestos cada uno, que transmiten al escape la fuerza necesaria y optimizan la reserva de marcha, que supera las 80 horas.

trasera Maestoso de CHRISTOPHE CLARET

Cabe mencionar que, además de su precisión, el mecanismo se extiende ocupando todo el espacio que le ofrece la caja de 44 mm de diámetro. Con una perfecta armonía, el Maestoso hace de la profundidad de campo su mejor baza. El realce graduado ahueca la perspectiva e incorpora índices aplicados, uno de los cuales –el sello de la Marca – aparece, sutil, en lugar de las 12 h. Los efectos de transparencia de los puentes ceden todo el protagonismo al escape con retén y a la fuerza constante. Los pilares, esculpidos en collaretes, se inspiran en los relojes de la época de Luis XIV y abren la vista lateral sobre el mecanismo. Los puentes están inspirados en la época de Carlos X. La coherencia estética con el Soprano es impresionante. Todos los elementos funcionales de la decoración, como los chatones de oro que albergan los rubíes, actúan de común acuerdo en una cinética cautivadora, orquestada con una mano maestra por el calibre DTC07. La pareja de agujas emblemáticas de la marca de las horas y los minutos, realzadas con material luminiscente, sobrevuela majestuosamente el conjunto. Elaboradas en titanio y rubí, responden como un eco al «empedramiento».

calibre DTC07 Christophe Claret

La maestría relojera de los relojeros de la Manufacture du Soleil d’Or aúna con brío un savoir-faire ancestral y la vocación de Christophe Claret por la búsqueda continua de la innovación. En este aspecto, el Maestoso constituye un ejemplo enérgico. Disponible en oro rosa 5N o titanio PVD antracita y en oro gris o rosa, el reloj liga de forma íntima pasado y presente con arte. Un arte totalmente consagrado al tiempo, que habla de sí mismo: el Arte por el Arte.

Etiquetas:, , ,

Comentar