LONGINES Conquest V.H.P

Basándose en su larga experiencia en el ámbito del cuarzo, Longines reinterpreta uno de sus éxitos de los años 80. Con el Conquest V.H.P. (Very High Precision), vuelve a una tecnología de la cual es pionera y experta, en particular en materia de cronometraje. La nueva colección se presentó en el Observatorio de Neuchâtel, donde se obtuvo, en 1954, la certificación del primer reloj de cuarzo desarrollado por la marca y que alcanzó la precisión atómica. En la era de los relojes conectados –pero sin sus inconvenientes–, el Conquest V.H.P. constituye un nuevo punto culminante en el ámbito del cuarzo, combinando ultra-precisión, alta tecnología y espíritu deportivo, bajo el signo de la elegancia especifica de la marca.

LONGINES Conquest V.H.P

Longines mantiene con el cuarzo una historia llena de innovaciones y proezas técnicas. En 1954, la marca desarrolla un primer reloj de cuarzo que pronto batirá una impresionante serie de records de precisión en el Observatorio de Neuchâtel y equipará el emblemático Chronocinégines, instrumento precursor en el ámbito del cronometraje, ya que proporciona a los jueces una película que incluye una serie de tomas a 1/100° de segundo para que puedan seguir el movimiento de los atletas al pasar por la línea de meta. Las competencias tecnológicas llevan a Longines a presentar en 1969 el “UltraQuartz”, primer reloj de pulsera de cuarzo concebido para ser producido en serie. En 1984, Longines dio un enorme paso adelante al presentar el calibre de cuarzo que equipa al Conquest V.H.P., movimiento que alcanzó un record de precisión en aquella época.

LONGINES Conquest V.H.P Chrono

En consonancia con esos hitos históricos, la marca del reloj de arena alado presenta hoy en día su nuevo Conquest V.H.P., dotado de un movimiento desarrollado en exclusiva por ETA para Longines. Este movimiento se distingue por su altísima precisión para un reloj analógico (± 5 s/año) y su capacidad de reinicializar las agujas después de un golpe o una exposición a un campo magnético, mediante el sistema DPR (detección de la posición de los rodajes). Ventajas que le confieren seguramente la calificación de movimiento excepcional, a las que hay que añadir una pila de larga duración, así como un calendario perpetuo. En el más puro estilo Conquest, línea deportiva por excelencia, este excepcional reloj combina alta tecnicidad y estética dinámica. A su manera, y frente a los relojes conectados de los que no tiene los inconvenientes de recarga de batería o de ondas, el Conquest V.H.P. se posiciona como el símbolo de la precisión extrema.

Estos modelos de acero están disponibles en ejecuciones 3 agujas y calendario (cajas de 41 y 43 mm de diámetro) y cronógrafo (cajas de 42 y 44 mm de diámetro). Este último indica horas, minutos y segundos, y cuenta con un contador de 30 minutos a las 3 horas, un contador de 12 horas a las 9 horas y un contador de 60 segundos en el centro. En cada modelo, el manejo se ve facilitado por medio de la corona electrónica, mientras el indicador EOL permite anticipar el fin de vida útil de la pila. Los modelos de la colección Conquest V.H.P. exhiben esferas de color azul, carbón, plateada o negra. Un brazalete de acero con hebilla desplegable de seguridad complementa esta pieza de excepción.

  • Conquest V.H.P. L3.716.4.56/66/76/96.6 Ø41,00 mm;  L3.726.4.56/66/76/96.6 Ø43,00 mm.
  • Conquest V.H.P. Chrono L3.717.4.56/66/76/96.6 Ø42,00 mm  L3.727.4.56/66/76/96.6 Ø44,00 mm.
Etiquetas:,

Comentar