L.U.C 1963 Tourbillon de CHOPARD

Cuando Chopard rinde homenaje a la Alta relojería, lo hace de la manera más bella posible. Inscrita en el linaje de los relojes L.U.C 1963 y L.U.C 1963 Chronograph, el L.U.C 1963 Tourbillon concentra lo mejor de la alta relojería de Chopard. Su esfera, de extraordinaria factura, está realizada en esmalte Grand Feu. Su movimiento tourbillon está certificado por el COSC y presenta una reserva de marcha de nueve días. Además de su aspecto, elegante, clásico y discreto, el L.U.C 1963 Tourbillon es una completa obra del arte de la relojería.  El espíritu de excelencia de Chopard está presente en todos los aspectos del nuevo  L.U.C 1963 Tourbillon, sus materiales, sus técnicas de realización, su movimiento, su estética y su ergonomía.

reloj L.U.C 1963 Tourbillon de CHOPARD

Una estrecha relación con la historia de Chopard

1963 es el año en el que la familia Scheufele se convirtió en la propietaria de la casa  Chopard. Como homenaje discreto a la tradición familiar, los relojes L.U.C 1963 recuerdan directamente a la estética de los relojes de bolsillo que la casa fabricaba por aquel entonces. Esta referencia histórica es, al mismo tiempo, una fuente de inspiración relojera. El espíritu de la Manufactura Chopard es perpetuar la calidad de la producción histórica de Louis-Ulysse Chopard, el fundador de la marca, y este amor por la alta relojería se expresa de múltiples maneras.

El discreto encanto de una esfera de esmalte

La gran tradición relojera se encarna en la esfera del nuevo L.U.C 1963 Tourbillon. Sorprende por su luminosidad, por la intensidad de su color blanco y por su brillo natural. Está realizada en esmalte Grand Feu tradicional. El esmalte Grand Feu, siendo muy delicado, al mismo tiempo convierte a la esfera en inalterable. Está formado por una placa espolvoreada con polvo de esmalte, que luego se introduce en un horno a alta temperatura (900°C), de ahí proviene la apelación Grand Feu. La operación, manual y artesanal, se repite en varias ocasiones, a riesgo, cada una de ellas, de que la esfera se deteriore.

L.U.C 1963 Tourbillon de CHOPARD

A continuación, la esfera se pule a mano para borrar las micro-burbujas que se han formado en su superficie. Finalmente, se aplica una última capa, denominada de « fondant », o fuego de glaseado, un esmalte transparente, que le confiere un brillo único. Chopard renueva el discreto y anticuado encanto de las esferas de esmalte y mantiene un saber hacer artesanal ancestral. Las complicaciones del L.U.C 1963 Tourbillon aparecen entonces.

Un nuevo calibre adaptado a la esfera de esmalte

El calibre L.U.C 02.19-L1 es una evolución del 02.01-L, cuyo grosor ha sido rebajado en 0,6 mm. Chopard ha dejado así sitio a la esfera de esmalte, por naturaleza más gruesa que las habituales. Este excepcional calibre está provisto de un tourbillon a las seis horas, y de una duración de la marcha de 9 días. Presenta un puente de tourbillon con dos puntos de fijación frente a los cuatro habituales. Perforado, afinado, está cuidadosamente achaflanado y satinado para coronar la belleza de los acabados del movimiento.

L.U.C 1963 Tourbillon de CHOPARD

El indicador de la reserva de marcha, situado a las 12 horas, está graduado sobre ocho días, y nos recuerda que el calibre L.U.C 02.19-L1 está dotado de la tecnología patentada  Quattro®, que aporta al movimiento una autonomía de 216 horas. Sus cuatro barriletes proporcionan su energía al movimiento de una manera fluida y regular, participando así en la calidad cronométrica de este excepcional reloj.

Precisión y armonía estética

De acuerdo con los deseos de Karl-Friedrich Scheufele, co-presidente de Chopard y fundador de la Manufactura Chopard, la precisión de la marcha del L.U.C 1963 Tourbillon está certificada por el C.O.S.C. al igual que todos los relojes L.U.C que presentan una indicación de segundos.  Este modelo porta también el Punzón de Ginebra, que garantiza un elevadísimo nivel de los acabados de los componentes, que han sido achaflanados, estirados, perlados y/o pulidos según su posición y función en el movimiento. Esta certificación abarca,  a partir de ahora, a  la totalidad del reloj: sus componentes, la regularidad de su marcha y su caja.

Con 40 mm de diámetro por 10,60 mm de grosor, el L.U.C 1963 Tourbillon posee una proporciones armoniosas. Estas dimensiones son voluntariamente modestas. Este reloj es, por tanto, de una auténtica elegancia clásica. Con sus flancos abombados y satinados y su delicado bisel, la caja en oro rosa no dejará de fascinar a los amantes de la relojería. Sus asas, de sofisticadas líneas, aligeran al reloj, procurándole una extraordinaria comodidad de uso.

Este refinamiento es el principio que ha regido la creación de este reloj de alta relojería. El meticuloso acabado de todos sus componentes responde a la exclusividad de su esfera. La calidad de su construcción mecánica está reforzada por la practicidad de su larga reserva de marcha. Su rigor cronométrico se une a la belleza de la cinética de su tourbillon. El L.U.C 1963 Tourbillon estará disponible únicamente para los primeros cien apasionados que puedan acceder a él.

Ref. 161970-5001 – En oro rosa de 18 quilates. Edición limitada de 100 piezas.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.