JAEGER-LeCOULTRE Duomètre: Sphérotourbillon & Chronographe & Quantième Lunaire

Los relojes Duomètre Spherotourbillon, Duomètre Chronographe y Duomètre Quantième Lunaire exhalan una sofisticación teñida de originalidad. Están dotados con esferas gris magnetita con acabado opalino, un color intenso y profundo que seducirá a los apasionados de los relojes masculinos. Con su línea Duomètre y su concepto Dual-Wing, Jaeger-LeCoultre se reafirma como pionero en el mundo de la Alta Relojería, pues ha ideado un movimiento de estructura íntegramente innovadora que proporciona funciones inéditas.

JAEGER-LeCOULTRE Duomètre Sphérotourbillon

JAEGER-LeCOULTRE Duomètre Sphérotourbillon

Con un diseño impactante, una funcionalidad única y un refinamiento que respeta plenamente la más pura tradición relojera, el Duomètre Sphérotourbillon reúne todos los ingredientes de una pieza de excepción. Esta gran complicación demuestra que es posible asociar elevadísimas prestaciones técnicas con una estética discreta y una complicación relojera muy expresiva.

El Sphérotourbillon: un tourbillon que se ajusta con precisión

La precisión del concepto Dual-Wing, fue clave para los relojeros de Jaeger-LeCoultre durante el trabajo de reflexión que condujo a la creación del Duomètre Sphérotourbillon.

Son muy raros los tourbillons que presentan una visualización, tan legible, de los segundos en un contador dedicado especialmente a ellos, y más raros aun los que permiten detener el indicador de los segundos.

El uso del concepto Dual-Wing permitió a los relojeros de Jaeger-LeCoultre crear un tourbillon que se puede ajustar con precisión. El pulsador situado a las 2h permite la vuelta a cero del segundero pequeño ubicado bajo el tourbillon gracias al principio de “vuelta al vuelo” (flyback). La particularidad de la “vuelta al vuelo” es que no detiene el funcionamiento del órgano regulador. El segundero pequeño se posiciona a demanda sobre el cero, continuando inmediatamente su frenética carrera. ¿Resultado? El reloj conserva su máxima precisión incluso durante el ajuste de la hora.

Un tourbillon multiaxial

Más allá de su ejemplar fiabilidad, el tourbillon del Sphérotourbillon constituye la característica principal de este modelo de excepción de la línea Duomètre.

Concebido para los relojes de bolsillo, el tourbillon tradicional no permite compensar los efectos de la gravedad en todas las posiciones. Con la inserción de un eje de rotación suplementario se obtiene un movimiento de rotación tridimensional y se logra así una eficacia absoluta en cualquiera de las muchas posiciones que un reloj puede adoptar en la muñeca de una persona.

El tourbillon ofrece un espectáculo fascinante a través de la esfera calada al efectuar un movimiento de rotación totalmente inusual. Además de efectuar una vuelta en torno al eje de su jaula de titanio, el tourbillon gira alrededor de un segundo eje con 20 grados de inclinación. La combinación de estas dos rotaciones distintas, ambas muy rápidas (30 y 15 segundos respectivamente), permite liberar al reloj de los perniciosos efectos de la gravedad terrestre.

Este espectacular tourbillon integra todas las innovaciones que permitieron a Jaeger-LeCoultre ganar con gran mérito el primer concurso de cronometría del siglo XXI. La jaula, elaborada en una sola pieza a partir de un bloque de titanio, conjuga ligereza y máxima precisión.

La espiral cilíndrica, con sus dos curvas terminales, palpita concéntricamente y de una manera totalmente imposible de obtener con una espiral tradicional.

El volante, dotado de una elevada inercia, oscila con un ritmo de 21.600 alternancias por hora. El portapitón está protegido contra los efectos de los golpes y las vibraciones a los que suele estar sometido un reloj gracias a un sistema especial de bloqueo de tornillos.

Para mayor deleite de los apasionados de alta relojería, un fondo de cristal de zafiro transparente permite descubrir en el dorso del reloj su hermosa decoración y contemplar el funcionamiento del Calibre Jaeger-LeCoultre 382, ensamblado y decorado a mano.

Cuando la complejidad se convierte en belleza

Esta complejidad tecnológica conserva una belleza excepcional. El espíritu innovador del reloj se asocia con un diseño inspirado en los relojes de bolsillo de antaño, estudiado particularmente para conferirle elegancia y refinamiento.

El nivel de acabado de los bocetos, realizados en alpaca no tratada, refuerza la sensación de exclusividad del Duomètre Sphérotourbillon. Côtes soleadas, características de Jaeger-LeCoultre, ángulos netos salientes y entrantes, armonía en las formas: el arte relojero de alto nivel se manifiesta completamente en la estética del Calibre Jaeger-LeCoultre 382.

El respeto de las proporciones ideales y de los códigos relojeros, la sofisticación de la caja de oro rosa, la sobriedad y legibilidad de la esfera, el bisel y las asas pulidas y la carrura satinada son algunas de las muchas características que definen la estética de la línea Duomètre. Se han preservado esmeradamente en esta pieza y contrastan con el nivel de complejidad del mecanismo que alberga.

El concepto Dual-Wing se plasma sobre la esfera en dos espacios distintos: a la izquierda se sitúa la abertura que revela los secretos del Sphérotourbillon, mientras que a la derecha la esfera principal indica la hora local y la fecha, sutilmente ubicada en un nivel inferior en torno a la esfera. Una esfera adicional de 24 horas en la parte superior permite establecer un segundo huso horario. El segundero pequeño se sitúa en la parte inferior de la esfera.

Referencia 605244J.

JAEGER-LeCOULTRE Duomètre Chronographe

Hacer que un cronógrafo sea un reloj tan preciso como un cronómetro: este fue el importante desafío asumido por los relojeros de Jaeger-LeCoultre en el momento de concebir el primer Duomètre. ¿Su secreto? El concepto Dual-Wing.

La Manufactura optó por dotar al primer modelo de la colección Duomètre con la función cronógrafo. Así nació el Duomètre Chronographe, el cual, por su estilo y técnica, se inscribió de entrada en el segmento más exclusivo de la relojería artística.

El primer movimiento empleado en este nuevo principio de construcción fue el Calibre JaegerLeCoultre 380, cuya principal ventaja es indicar la hora con la precisión de un cronómetro. De conformidad con el concepto Dual-Wing, un primer tren de ruedas está íntegramente dedicado a la función horaria (horas, minutos, segundos), mientras que el segundo tren de ruedas se consagra exclusivamente a la función cronógrafo, con un segundero fulminante de 1/6 de segundo.

JAEGER-LeCOULTRE Duomètre Chronographe

Cada uno de los dos mecanismos está alimentado por su propio barrilete, lo que asegura una reserva de marcha de 50 horas (50 horas para la hora y 50 para el cronógrafo). No hay ninguna transferencia energética entre los dos sistemas.

Para simplificar el uso y asegurar la estética del reloj, una sola corona arma los dos barriletes: si se gira la corona en sentido horario se da cuerda a las horas y si se gira en sentido contrario se asegura el armado del cronógrafo.

El Calibre 380 ha logrado que el Duomètre sea el primer cronógrafo de pulsera que funcione sin necesidad de un embrague para asegurar las funciones de arranque y parada en la medición del tiempo. Un único pulsador asegura la perfecta sincronización de los cinco contadores del cronógrafo.

Con su caja provista de asas soldadas, su esfera gris magnetita opalina y el Calibre 380, primer representante del linaje Dual-Wing, el Duomètre reinventó magistralmente el gran clásico relojero…

Referencia Q601244J.

JAEGER-LeCOULTRE Duomètre Quantième Lunaire 

El día, la fecha, el mes… Rodajes, regulaciones, energía… En un reloj clásico, hacer funcionar una complicación tan elaborada como un calendario no puede ir en detrimento de la precisión de las indicaciones horarias. Pero los relojeros de Jaeger-LeCoultre sabían que disponían, gracias al DualWing, de un instrumento capaz de realizar la alquimia perfecta: un reloj con un calendario tan preciso como un cronómetro…

Sobre su elegante esfera, extraordinariamente fácil de leer, las horas, los minutos, los segundos, la fecha y las fases de la luna hacen que el Duomètre Quantième Lunaire parezca una pieza de relojería clásica. Sin embargo, en el interior de la caja habita, disimulado en parte, el Calibre 381, un prodigioso movimiento dotado de una exactitud sin precedentes y basado en el concepto Dual-Wing, que eleva el reloj a la cúspide del universo de la Alta Relojería.

JAEGER-LeCOULTRE Duomètre Quantième Lunaire

Concepto Dual-Wing: el movimiento pionero

Con el concepto Dual-Wing, los relojeros de la Manufactura han desarrollado una solución que da respuesta a un problema recurrente en los relojes mecánicos complejos, donde las complicaciones emplean una parte de la energía dispensada por el barrilete. Este consumo de energía perturba el constante abastecimiento requerido por el órgano regulador, minuciosamente ajustado para cumplir su función con la mayor precisión posible.

La regularidad de la fuerza proporcionada por el barrilete al tren de ruedas y al escape representa, en efecto, un factor primordial para permitir que la medición del tiempo se efectúe con una exactitud absoluta.

Un tiempo, dos movimientos Este concepto, bautizado como Dual-Wing, permite separar la carga de energía de la complicación y la del movimiento, alimentado por su propio barrilete, lo que garantiza el abastecimiento energético constante. La innovación ha dado lugar a una serie de revoluciones en el mundo de la Alta Relojería. Presentado por primera vez en 2007, el Dual-Wing permitió que Jaeger-LeCoultre reinventara el cronógrafo, elevando la precisión del Duomètre Chronographe al nivel de un cronómetro, con una precisión de 1/6 de segundo.

Posteriormente, el concepto se aplicó en el Duomètre Quantième Lunaire y el Duomètre Sphérotourbillon.

Referencia Q604244J.

Comentar