I.N.O.X., el reloj de las 130 pruebas de resistencia, de VICTORINOX SWISS ARMY

Para conmemorar el 130º aniversario de Victorinox, la marca ha forjado un cronógrafo que refleja los valores de la célebre navaja Swiss Army: autenticidad, robustez y fiabilidad bajo cualquier condición. Este reloj es INOX. Concebido y diseñado para vencer las adversidades más insólitas, ha superado con creces una serie de 130 pruebas rigurosas que garantizan su resistencia. Está dotado además de una protección extraíble a base de nailon y silicona. INOX es garantía de calidad. Además de los controles convencionales, Victorinox Swiss Army lo ha sometido a una serie intensiva de 130 pruebas a fin de demostrar su excepcional resistencia, de las cuales 30 han sido ideadas exclusivamente para certificar que INOX es un cronógrafo «diseñado para durar». Entre ellas, Inox puede resistir una caída de 10 metros sobre una superficie de hormigón, el paso de un tanque de 64 toneladas por encima y un lavado de 2 horas en la lavadora, así como una tormenta de arena. Es capaz de soportar temperaturas que oscilan entre los -51 ºC y los 71 ºC y fuerzas de aceleración y deceleración de 12 G. INOX también ha sido expuesto a productos corrosivos, como gasolina, disolventes, aceites, productos de limpieza e insecticidas, sin sufrir daños.

Inox, el reloj de las 130 pruebas de resistencia, de VICTORINOX SWISS ARMY

INOX es un homenaje a la historia de Victorinox. Recibe su nombre en honor al invento de principios del siglo XX que impulsó considerablemente el desarrollo y el éxito de la navaja Swiss Army: el acero inoxidable. «Inox» —la voz francesa que designa este metal— es sinónimo de robustez, durabilidad y resistencia a la corrosión. Para Victorinox en particular, actúa como puente entre el arte de la cuchillería y el de la relojería, entre la historia de la empresa, que fue fundada en 1884, y la fabricación de su primer reloj, en 1989. Dos fechas emblemáticas y dos oficios diferentes unidos por una misma filosofía: el respeto por la pericia suiza y sus valores de calidad sin igual.

INOX está hecho de un acero sólido. La caja del reloj ha sido estampada y fabricada con este metal que la reviste de una protección incomparable. Presenta un refuerzo adicional con respecto a los cronógrafos convencionales, ya que ha sido diseñado para resistir sacudidas, golpes y cambios de temperatura fuera de lo común. Además, garantiza la perfecta estanquidad a 200 metros de profundidad bajo el agua.

INOX es la encarnación de la robustez. La esfera está compuesta por una pieza única y cerrada. Los índices no están aplicados, como es habitual, sino que están estampados. Los ejes de las agujas han sido reforzados para garantizar una fijación más firme. En cuanto a los cuernos, una barra transversal los estabiliza y los protege contra las deformaciones. Cabe destacar también que el bisel, ligeramente elevado, proporciona una protección superior a la corona y al cristal. Finalmente, el cronógrafo está equipado con un accesorio original: el «bumper», una protección extraíble de silicona y nailon que combina perfectamente con el conjunto formado por la corona, la caja y el fondo, sin comprometer la legibilidad. Útil y práctico, este protector dota a INOX de una apariencia
inimitable.

Inox, el reloj de las 1Inox de VICTORINOX SWISS ARMY

Por último, INOX es un reloj versátil. El diseño, concebido para resistir gracias a la robustez excepcional de sus elementos, confiere una armonía imperturbable a este cronógrafo, compacto y sólido pero elegante. El metal, que ha sido sutilmente esculpido y pulido, lo convierte en una creación luminosa con estilo. La colección 2014 presenta tres modelos —con esfera y correa en negro, en verde caqui y en azul marino—, todos ellos equipados con el movimiento de cuarzo Swiss Made de la firma Ronda.

A imagen y semejanza de la navaja Swiss Army, de la que es el heredero legítimo, Inox es el «compañero de por vida» ideal.

Etiquetas:,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.