FRÉDÉRIQUE CONSTANT Vintage Rally Healey Automatic

Las ediciones limitadas Vintage Rally “Healey” se han ganado los corazones de los amantes de los preciosos coches antiguos por su constancia. Fueron creados a raíz de la colaboración entre la manufactura Frederique Constant y la marca de automóviles Austin-Healey. Establecido en 2004, el vínculo nunca se ha roto; 17 años de leal camaradería entre la relojería y la mecánica, marcados por eventos, concentraciones, carreras y una pasión compartida por el diseño retro.

Un regreso muy esperado

La anterior edición del Vintage Rally Healey Automatic, que data de 2018, vuelve a ser el centro de atención con dos nuevos modelos provistos de tres agujas y ventana de fecha. Frederique Constant, que abre un paréntesis en su tradición de cronógrafo deportivo, concibe su Vintage Rally Healey Automatic con un diseño más urbano. El reloj, destinado a los gentlemen drivers que también apreciarán una escapada lejos de los paddocks, permite disfrutar, de manera informal, de un nuevo diseño con encanto retro.

El discreto atractivo del oro rosa

El primer modelo, elegante y atemporal, presenta una caja de 40 mm chapada en oro rosa, en armonía con los índices y las agujas. Para una perfecta legibilidad, ambos están mejorados con un tratamiento luminoso, lo que garantiza una excelente visualización de la hora, incluso por la noche. El realce indica los minutos sobre un fondo color chocolate, que se reproduce en la correa de piel de becerro. Los coleccionistas seguramente aprecien la correa perforada, similar a las que equipaban los míticos relojes de rallye de la primera mitad del siglo XX, detalle que confirma el carácter neovintage del modelo.

La leyenda del “verde inglés racing”

El segundo modelo presenta el emblemático color de la firma Healey, un verde oscuro y enérgico que adorna toda la esfera. Un ejemplo perfecto de contraste y un regreso a las raíces de uno de los colores más emblemáticos de los coches de rally, el “verde inglés racing” se ha asociado durante mucho tiempo con los Austin Healeys clásicos, que en la actualidad son especialmente apreciados por los coleccionistas.

Esta interpretación de Frederique Constant es elegante y con estilo. Si bien la última vez que se usó este “verde inglés racing” fue en un modelo de cronógrafo de 2018, la recuperación de este tono en un modelo de tres agujas permite al usuario mostrar sutilmente su amor por los coches antiguos sin comprometer la elegancia atemporal de un reloj más urbano, con la legendaria correa de piel de becerro marrón perforada.

Objeto de coleccionismo en edición limitada

Cada uno de los modelos está equipado con el calibre automático FC-303, con ventana de fecha a las 3 h y reserva de marcha de 38 h.

Estas dos nuevas versiones presentan grabado en el fondo un imponente Healey, el famoso Healey 100S con matrícula NOJ393 adquirido en 1969 por un coleccionista por 155 libras y revendido por casi un millón de euros en diciembre de 2011. En la parte inferior, se indica el número de serie individual de cada modelo, estrictamente limitado a 2.888 ejemplares y entregado en una caja de coleccionista que incluye una réplica en miniatura del NOJ393.

Referencias (ediciones limitadas de 2.888 piezas):

  • FC-303HVBR5B4: chapado en oro rosa, esfera plateada. Precio, 1.750 €.
  • FC-303HGRS5B6: acero, esfera verde. Precio, 1.450 €.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.