FRÉDÉRIQUE CONSTANT Slimline Automatic FC-306

Los relojes Frédérique Constant están hechos a mano y son fruto de procesos llevados a cabo con el equipo de precisión más avanzado de la industria, fruto de años de investigación y desarrollo. A diferencia de los modelos de otras marcas, los relojes Frédérique Constant no están destinados a una élite exclusiva, sino a todos los amantes de la relojería que saben reconocer el valor del trabajo bien hecho por un maestro relojero que sabe ensamblar los elementos más pequeños y complejos para convertirlos en algo especial. En 2016, con la nueva gama Slimline Automatic, Frédérique Constant reafirma el espíritu de “lujo accesible” que inspira a la marca desde su creación.

FRÉDÉRIQUE CONSTANT Slimline Automatic FC-306

Desde 1988, Frédérique Constant aprovecha lo mejor de la relojería tradicional suiza para crear relojes de “lujo accesible”. Con la nueva gama Slimline Automatic, Frédérique Constant demuestra de nuevo su profundo compromiso con sus señas de identidad y su deseo de ofrecer relojes bellos a un precio asequible.

Elegancia atemporal

La modernidad y la tradición se combinan de forma armónica en este nuevo modelo. Alojado en una caja delgada con líneas refinadas, bajo su aparente simplicidad el Slimline Automatic esconde una sofisticación estudiada que impregna cada detalle. Por ejemplo, la esfera de color blanco está decorada con un círculo de índices en números romanos que dan a este modelo masculino un aire atemporal. La esfera cuenta con una ventanilla de fecha cuadrada colocada con delicadeza a las 3 horas y muy fácil de consultar.

El propietario de este nuevo reloj apreciará la elegante caja redonda con un diámetro de 40 mm y adaptada al gusto contemporáneo.

Los nuevos modelos están impulsados por el calibre automático FC-306, un movimiento de 25 rubíes que oscila a 28.000 alternancias por hora y posee una fiabilidad y una resistencia contrastadas. Este movimiento proporciona una reserva de marcha de 42 horas e impulsa las funciones de minutos, hora y fecha.

Al igual que el resto de modelos de la nueva gama Slimline Automatic, su caja refinada cuenta con un cristal de zafiro transparente en la parte trasera que permite contemplar el movimiento del reloj. El modelo es resistente al agua hasta 30 metros. La parte trasera del reloj lleva grabado el nombre de Frédérique Constant y el número de referencia del ejemplar para garantizar su autenticidad. Todas las versiones del Slimline Automatic cuentan con una piel de becerro y una hebilla ardillón que combina con el color de la caja: negra para el modelo de acero inoxidable y chocolate para la versión chapada en oro.

Etiquetas:,

Comentar