Duomètre Sphérotourbillon Moon de JAEGER-LeCOULTRE

Desde los efectos de la gravedad terrestre, del desfase de las fases de la luna o del impacto que tiene sobre la precisión la activación de una complicación, el Duomètre Sphérotourbillon Moon de Jaeger-LeCoultre ha sabido inventar sus propias respuestas. El Duomètre Sphérotourbillon Moon eligió la familia de las complicaciones vinculadas al calendario para desplegar su fuerza de carácter. Dotado de una fase de la luna cuya fiabilidad es el fruto de una larga labor, concentra la sabiduría secular de la astronomía tradicional y el poder de invención de Jaeger-LeCoultre.

Duomètre Sphérotourbillon Moon de JAEGER LE-COULTRE

Una fase de la luna clásica presenta un día de desfase cada dos años y medio. En un Calendario Perpetuo Jaeger-LeCoultre, la desviación es de un día cada 122 años. El Duomètre Sphérotourbillon Moon, en cambio, es de otra galaxia. Cuando la fase de la luna está correctamente ajustada, ésta está concebida para indicar dicha función con una precisión extraordinaria ¡durante nada menos que 3887 años! Y justamente, es en este sentimiento de eternidad que residen la profundidad y la belleza de la Alta Relojería.

Para la Grande Maison, hacer evolucionar los límites y algunas veces soñar con
grandezas son situaciones que siempre están acompañadas por el postulado según el cual el reloj no debe ser alterado ni por la cultura relojera ni por las proezas técnicas. Así, el Duomètre Sphérotourbillon está destinado a ser llevado con placer. Su diámetro de 42 milímetros y su grosor de 14.3 milímetros le confieren un cierto confort… Y sugieren todo el talento prodigado para albergar en el seno de un espacio restringido un mecanismo que despliega un extraordinario dominio de la precisión.

Los aficionados de la astronomía se apasionan por la posición del eje de la Tierra. Cada planeta gira en torno a un eje que nunca es perpendicular al plano orbital. El ángulo que forma el de la Tierra es de aproximadamente 23 grados. Este fenómeno de inclinación natural explica la sucesión de las estaciones. Por consiguiente, ésta es justamente la causa de las alternancias climáticas que nos maravillan… El eje de rotación suplementaria del Sphérotourbillon comparte dicha inclinación, lo que produce una fascinación sin igual. Además de efectuar una revolución en torno al eje de su jaula de titanio, el Sphérotourbillon también gira alrededor de un segundo eje, inclinado 20 grados. Un guiño a la inclinación de la Tierra, que continúa, según una línea imaginaria, hasta Ursae Minoris, es decir, la estrella polar.

La colección Duomètre cautiva porque sus prestaciones técnicas no prevalecen sobre la estética. Elocuente desde el punto de vista relojero, posee esta elegancia que refleja toda la fuerza de su creación.

Una de las fuerzas del diseño del Duomètre Sphérotourbillon Moon, que ha sido replanteado para aumentar aún más su legibilidad, reside en la simetría del ballet de las funciones indicadas en la esfera granulada. Las miradas expertas notarán las fases de la luna, que ocupan una posición a la altura de las 3 horas, y recordarán que en Jaeger-LeCoultre esta complicación está ubicada por lo general a la altura de las 6 horas. Este disco, que es un auténtico homenaje a la astronomía, está realizado en lapislázuli, una roca que parece formar parte de la bóveda celeste. Alberga estrellas espolvoreadas que hacen eco a la luna, a las agujas y a los índices, en un ambiente bicolor que también transgrede los códigos tradicionales de la Grande Maison.

Una escalera de alpaca no tratada con un acabado satinado compone un verdadero escenario para los movimientos de rotación del Sphérotourbillon. Una apertura sobre el flanco de la caja ofrece otro ángulo de visión, más intimista. Como un invitado que ocupa los mejores lugares en el palco de este espectáculo mecánico, el propietario del reloj entabla una relación privilegiada con su Duomètre Sphérotourbillon Moon.

El Duomètre Sphérotourbillon Moon está dotado de una hebilla desplegable de oro blanco que comprende un dispositivo compuesto de unas cien piezas que permite ajustar la longitud con una exactitud milimétrica en función de la temperatura o de la humedad. Sus formas ergonómicas son realmente confortables en toda circunstancia. El reloj se ciñe a la muñeca a la perfección.

Gracias al uso del concept Dual-Wing®, el pulsador situado a la altura de las 2 horas permite colocar en cero el segundero pequeño situado a la altura de las 6 horas según el principio del Flyback. La particularidad de este retorno al vuelo es que no detiene el funcionamiento del órgano regulador. En una construcción clásica, cuando se tira de la corona, el segundero pequeño se para y el volante espiral se detiene. En la configuración del Duomètre Sphérotourbillon, el segundero pequeño se posiciona en cero y empieza inmediatamente su carrera. El volante no se detiene. Por consiguiente, no se pierde tiempo entre la parada y el momento en que el órgano regulador vuelve a adoptar su ritmo normal. El reloj permanece preciso, incluso en el momento de ajustar la hora, pues permite hacerlo con una exactitud extraordinaria. En cuanto a la precisión, el Duomètre Sphérotourbillon Moon actúa en todos los frentes.

Referencia Q608 65 20, serie limitada a 75 ejemplares.

 

Comentar