Colección 19Thirty de BOVET

Mucho más que un nuevo modelo, Pascal Raffy, propietario de BOVET 1822 y DIMIER 1738, ha decidido presentar una colección entera en el segundo semestre de 2015. Para entender su esencia, su significado y su origen, les invitamos a volver atrás en el tiempo. 19Thirty encuentra su sitio entre las colecciones de BOVET 1822 y define una nueva visión de la alta relojería tradicional contemporánea, inspirada en la riqueza y diversidad de un patrimonio que ha acompañado la historia del arte relojero desde 1822.

BOVET 19Thirty

En los años ’30 del siglo XX la relojería experimentó uno de los más significativos puntos de inflexión en su historia: los relojes se trasladaron poderosamente de los bolsillos a las muñecas. Desde una perspectiva actual, parece una evolución natural de la relojería, pero en aquellos tiempos esa transformación constituyó una auténtica revolución. Con su nueva ergonomía, los relojes de muñeca ofrecían más libertad y permitían ser utilizados de formas diferentes, dando así origen a nuevas funciones. Este proceso marcó el comienzo de los relojes especializados, diseñados para responder a nuevas necesidades y exigencias. Los relojeros se vieron enfrentados a un gran número de nuevos desafíos. Los movimientos que manufacturaban, necesitaban ahora mayor precisión, mientras su tamaño se reducía. Asociado a este desarrollo, el acero, entonces en pleno auge, se convirtió en el material más utilizado para la fabricación de las cajas, gracias a las múltiples ventajas proporcionadas por sus propiedades mecánicas y su resistencia.

Ninguna otra Maison simboliza esta década de transición mejor que BOVET 1822, cuyo prestigio en el ámbito de los cronógrafos de muñeca consiguió igualar la reputación de sus relojes de bolsillo del siglo XIX. Auténtico símbolo de esta evolución, el exclusivo diseño de la icónica caja Fleurier, hoy permite llevar un reloj de bolsillo en la muñeca. Una colección completa ha sido creada en homenaje a este hito en la historia de la relojería. Para plasmarlo, Pascal Raffy se inspiró en los códigos estéticos de un guardatiempo BOVET de 1930 perteneciente a su colección privada: el cronómetro “caballete”, uno de los últimos relojes de bolsillo manufacturados por BOVET antes de la difusión de los relojes de bolsillo.

BOVET Easel Chronometer 1930

La Colección 19Thirty toma prestados los números y las agujas del cronómetro “caballete” y los combina con una estética depurada para evidenciar el rendimiento cronométrico y los acabados de « alta relojería » de cada pieza. La colección se presenta con dos cajas distintas: la caja Fleurier, que se caracteriza por la corona y el arco a las 12 horas, evocando los orígenes de BOVET, y la más tradicional caja DIMIER, con sus cuatro cuernos y la corona a las 3 horas. Una nueva alusión a esta importante década de transición.

Las dieciocho referencias que ya componen esta colección, están animadas por un calibre dedicado, que ha sido enteramente desarrollado y manufacturado por los relojeros y artesanos de DIMIER 1738. Un único barrilete proporciona energía al movimiento mecánico de carga manual, que presenta una reserva de marcha de 7 días y una frecuencia de 21,600A/h. Esta proeza es posible gracias al acabado impecable de sus componentes, elaborados con técnicas artesanales ancestrales. Como de costumbre, la arquitectura de este nuevo calibre se centra en la armonía y la simetría para crear una elegancia única.

19Thirty de BOVET

Además de estas dos cajas disponibles en acero, los coleccionistas pueden elegir entre una esfera negra, azul o marfil con números árabes, romanos o chinos, históricamente presentes en las esferas manufacturadas por BOVET. Esto garantiza un guardatiempo original y de alta relojería, cuya fiabilidad y precisión permiten un uso diario en cualquier situación.

Etiquetas:,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.