Clifton ref. 10052 & 10053 & 10060 de BAUME & MERCIER

Este año la hora será decisivamente mecánica para Baume & Mercier, y el tiempo dará su verdadera dimensión a colecciones con códigos relojeros más sofisticados y características actualizadas para responder a las expectativas de los aficionados que buscan un reloj que sea no solo un instrumento de categoría, sino también una joya hasta el más mínimo detalle. De carácter urbano pero sin perder su aire “seaside living” propio de los Hamptons, la pieza de referencia de la serie Clifton 1830 en oro rojo de 18 quilates manual (ref. 10060), así como los dos relojes Clifton automáticos de 41 mm (ref. 10052 y 10053).

reloj Clifton 1830 de Baume Mercier

Un reloj no es un objeto normal y corriente. Es un símbolo, la expresión de sí mismo bajo la forma de una joya cuya particularidad es dar, del tiempo que transcurre, una dimensión siempre única y, de su percepción, una visión muy personal.

Esta nueva pieza de oro rojo de 18 quilates, equipada con un calibre manufactura manual, paradigma del reloj urbano, pretende ser la reinterpretación más fiel posible del modelo histórico que sirvió de inspiración para la colección Clifton.
Algunas decisiones, al salirse de la norma general, convierten a aquellos que las toman en precursores y ejemplos a seguir. Además, optar por un reloj manual en un mundo dominado por aquellos que piensan aún que el automatismo es una especie de quintaesencia mecánica, permite a los que saben leer entre líneas y conocen los modelos de relojes de alta gama identificar al propietario de una pieza manual como un esteta capaz de ir más allá de las ideas preconcebidas. Este reloj sobrio y refinado, realizado con una combinación de líneas curvas y rectas, se ciñe armoniosamente a la muñeca de su portador. A primera vista, nada permite adivinar su singularidad, su poder emocional. Sin embargo, está pensado para mantener una relación simbiótica con su propietario. Esta pieza, verdadero prodigio de equilibrio con una estética clásica, se inspira en los mejores modelos de la Maison Baume & Mercier, creados durante los “dorados años 50”, pero con unas nuevas proporciones para responder a las tendencias actuales. Este reloj de volúmenes armoniosos soslaya con discreción su singularidad para hacerse un hueco en su época dirigiéndose solo a entendidos. Por este motivo, es la elección de los que apuestan por la elegancia en la oficina, un reloj destinado a acompañar a sus propietarios en todos los momentos importantes de su existencia.

Este reloj, que podría considerarse la piedra angular de la colección Clifton, se comercializa con un diámetro de 42 mm y está realizado a partir de un lingote de oro rojo de 18 quilates. Se trata de una pieza delicada elaborada por artistas preocupados por ofrecer lo mejor de la relojería tradicional sin dar la espalda a los criterios contemporáneos más exigentes. Con su caja con acabados pulidos y satinados, se hace merecedora de todos los superlativos. La esfera adquiere una forma convexa para seguir la curvatura del cristal de zafiro, cuya forma “chevé” emula con exactitud la de los cristales acrílicos de los relojes del pasado.

reloj Clifton 1830 ref. 10060 baume mercier

Su disco abombado, plateado opalino, con el pequeño contador del segundero situado a las 6 horas, está ornamentado con números e índices individualmente aplicados y meticulosamente ribeteados por detrás.

Este reloj, delicado y de una sobriedad innata, lleva en su interior un calibre manufactura adaptado exclusivamente para Baume & Mercier por la manufactura La Joux-Perret. Su mecanismo, con la referencia 7381, garantiza una autonomía de 90 horas cuando los muelles de los dos cubos están tensados al máximo. Este excepcional movimiento se puede ver a través del fondo transparente, para así poder contemplar todas sus virtudes a lo largo del tiempo sin sucumbir al paso de las modas. Cada pieza está optimizada para desligarse de cualquier limitación o impedimento, hasta el punto de escoger un balancín que oscila a 21.600 vibraciones por hora. Su eficaz movimiento, digno de los mejores cronómetros de Baume & Mercier cuya fama ya está establecida, ha sido objeto de unos acabados superiores dignos de un calibre manufactura, motivo de orgullo tanto de los relojeros que lo han creado como de su futuro propietario. Los puentes decorados con “Côtes de Genève”, la platina perlada y los tornillos de acero delicadamente azulados al fuego se pueden apreciar a través del fondo transparente de cristal de zafiro.
Esta nueva pieza con caja elaborada en oro rojo de 18 quilates, hermética a 50 metros, es la síntesis perfecta de una pericia llevada a su máxima expresión.

Clifton Automático, horas, minutos, segundero pequeño, esfera plateada (10052)

reloj Clifton ref. 10052 de Baume Mercier

Su diámetro de 41 mm, así como su estética tradicional inspirada en una pieza extraída de las colecciones de Baume & Mercier de los años 50, convierten al reloj Clifton en un valor seguro. Su caja de acero con asas delgadas y curvadas para permitir que descanse de manera óptima sobre la muñeca le dan, ciertamente, un aire un poco formal. Sin embargo, en una época en la que el peso de lo efímero nos impide muchas veces aferrarnos a las cosas cotidianas, apostar por la perennidad es motivo suficiente para que una compra se convierta en una verdadera inversión en el tiempo. Este modelo, que tradicionalmente se propone con una correa de piel de aligátor de color negro y un triple cierre desplegable con botón de seguridad, está dotado de una esfera plateada con números árabes e índices que evocan los “dorados años 50”. El aspecto tradicional de este reloj estanco hasta 50 metros, sutilmente equilibrado, queda acentuado por la presencia de las agujas de acero azulado accionadas por un calibre mecánico automático que oscila a una frecuencia de 4 Hz, para mayor precisión. Visible a través del fondo transparente, el corazón del mecanismo, equipado con una masa oscilante con una doble decoración “snailed” y “Côtes de Genève” deja bien clara su aspiración de llegar a un público formado por jóvenes y dinámicos directivos dotados, por naturaleza, de un sentido de la responsabilidad y de los negocios.

Clifton Automático, horas, minutos, segundero pequeño, esfera negra (10053)

reloj Clifton ref. 10053 de Baume Mercier

Los profesionales afirman que las esferas negras proporcionan a los relojes un carácter militar. Esto se debe a que la mayoría de los relojes destinados al personal militar usan este color para que las agujas destaquen más sobre la esfera con el fin de hacerlas más visibles. En nuestro caso, el tratamiento negro de la esfera del reloj Clifton le confiere una presencia más marcada, destaca su fuerte personalidad y, por consiguiente, resalta la virilidad de los urbanitas más activos que desean poner de manifiesto su dinamismo de una manera sutil. Con correa de piel de aligátor marrón, esta bella pieza con caja de 41 mm de acero con acabado pulido y satinado que ofrece la hora en el centro, un segundero situado a las seis horas y la fecha mediante una ventana abierta a las tres horas, lleva en su interior un calibre mecánico automático de fabricación suiza donde algunos componentes, como la masa oscilante de acabado sobrio, pueden verse a través del fondo de zafiro atornillado.

Etiquetas:,

Comentar