BOVET VIRTUOSO VII Calendario Perpetuo Retrógrado

Cuando Pascal Raffy, propietario de BOVET 1822 y de DIMIER 1738, empieza a desarrollar un nuevo guardatiempo, se encarga de crear sinergias valiosas y enriquecedoras entre todos los artesanos que trabajan en el diseño y la manufactura de cada componente. El VIRTUOSO VII Calendario Perpetuo Retrógrado no es una excepción y simboliza la coherencia y la culminación del inigualable saber hacer que guía la actividad de los talleres de la Maison desde hace casi dos siglos.

BOVET VIRTUOSO VII Calendario Perpetuo Retrógrado

El Calibre de Especialidad Relojera Virtuoso II que anima este nuevo guardatiempo se presentó por primera vez en las colecciones BOVET 1822 de 2014. Un año después de su memorable aparición en el universo de la Alta Relojería, ya son seis los modelos equipados con este calibre tremendamente versátil. Tras el Monsieur BOVET y el VIRTUOSO V, presentados durante el Salón BOVET en enero de 2015, el VIRTUOSO VII se convierte en el tercer guardatiempo de la Colección de complicaciones concebido y diseñado alrededor de este calibre excepcional. El movimiento se adapta a las funciones de la caja AMADEO y es capaz de indicar las horas, los minutos, los segundos y todas las complicaciones imaginables simultáneamente en ambas caras.

El calendario perpetuo es una complicación muy apreciada por los coleccionistas, debido a la utilidad de la información que aporta: día, fecha, mes y año bisiesto, con una precisión que requiere un único ajuste cada 400 años. Pero los especialistas valoran también la habilidad necesaria para el desarrollo de esta complicación. Los maestros relojeros ajustan a mano las funciones de las interacciones que existen entre cada uno de los 489 componentes del movimiento. Hay poesía también en los mecanismos de un calendario perpetuo, donde lo infinitamente pequeño está unido a la inmensidad del espacio que marca el ritmo de nuestro tiempo. Un ritmo minuciosamente regulado por los relojeros de BOVET para lograr una cronometría ejemplar en este movimiento, donde la rueda más rápida gira doce veces por minuto, mientras que la más lenta necesita ocho años para completar una única revolución. La estrecha relación entre Pascal Raffy y los coleccionistas ha llevado de forma natural a incluir el VIRTUOSO VII en la colección de Complicaciones Amadeo Fleurier.

Lanzado en 2010, el sistema de caja convertible AMADEO permite transformar el guardatiempo en reloj de pulsera reversible, reloj de mesa o de bolsillo sin necesidad de herramientas. Al igual que los otros modelos de la colección, el VIRTUOSO VII presenta dos caras distintas en su emblemática caja.

La primera cara muestra las horas, los minutos, los segundos y la reserva de marcha, así como las indicaciones relativas al calendario perpetuo.

Tradicionalmente, la información del calendario se muestra al centro de la esfera, dejando las indicaciones de las horas y de los minutos en su perímetro. Pascal Raffy optó por hacer exactamente lo contrario. Las horas y los minutos se muestran en el centro de la esfera. Puesto que el ojo humano está acostumbrado a interpretar estas indicaciones analógicas de forma intuitiva, la lectura de las horas y de los minutos no supone ningún problema a pesar del tamaño reducido.

De esta forma la periferia de la esfera queda libre para las indicaciones del día y del mes. Su tamaño excepcional y su posición diametralmente opuesta permitió el uso de letras más grandes. Para mejorar aún más la legibilidad, los nombres de los días y de los meses aparecen impresos en blanco o en negro (dependiendo del color de la esfera) sobre discos de zafiro. Esta transparencia permite admirar la sutileza del mecanismo sin saturar el espacio. En lugar de unas aperturas poco luminosas, unas láminas negras o blancas revelan claramente el nombre del día y del mes.
La indicación del calendario retrógrado está situada alrededor de la esfera de las horas y de los minutos.

Por razones estéticas y para mejorar la legibilidad, la aguja del calendario está colocada debajo de la esfera de las horas y de los minutos. Únicamente su flecha es visible y aparece misteriosamente en una escala graduada.Para terminar, el disco de los años bisiestos, situado a las 12 horas, completa las informaciones del calendario, en posición opuesta a la aguja de los segundos, colocada a las 6 horas.

Esta construcción atípica permite admirar la complejidad del mecanismo del calendario perpetuo y el extraordinario saber hacer de los artesanos que se han encargado de decorar con grabados las superficies más diminutas. La segunda cara del VIRTUOSO VII nos transporta a un universo completamente distinto. La esfera de las horas y de los minutos, descentrada a las 12 horas, cede una vez más todo el protagonismo al movimiento, decorado con un acabado Côtes de Genève circular centrado en la jaula de los segundos.

BOVET VIRTUOSO VII Calendario Perpetuo Retrógrado

La jaula de los segundos es un mecanismo patentado desarrollado por BOVET, que permite indicar los segundos en el mismo eje y a ambos lados del movimiento, invirtiendo su sentido de rotación. Esta cara del movimiento presenta también una aguja de los segundos elegantemente colocada a las 6 horas. Un indicador de la reserva de marcha muestra la energía almacenada por el muelle del barrilete, que proporciona por sí solo cinco días de autonomía.

Disponible en oro rojo o en oro blanco, el  presenta una esfera lacada en negro o en blanco. Maestros de la personalización, los artesanos de BOVET ponen a disposición todo su talento para responder a los deseos y a las exigencias específicas de cada cliente.

Fraccionando los segundos para lograr una cronometría óptima y a la vez invitando a los coleccionistas a parar el tiempo, el VIRTUOSO VII Calendario Perpetuo representa un pedazo de eternidad interpretado por Pascal Raffy y los artesanos de BOVET, según la más noble expresión del tiempo.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.