BOVET by Pininfarina tourbillon Ottantasei

El tourbillon Ottantasei – la última creación fruto de la apasionada colaboración entre BOVET y Pininfarina – demuestra la alquimia existente entre las dos Casas, que les permite alcanzar el nivel de precisión propio de este guardatiempo excepcional. Para satisfacer a sus coleccionistas, la Maison ofrece una serie especial del Ottantasei en platino, en edición limitada únicamente a diez de los 86 movimientos manufacturados.

BOVET by Pininfarina tourbillon Ottantasei

La historia empezó en 2008, cuando Pascal Raffy, propietario de BOVET, conoció a Paolo Pininfarina. Unidos por sus valores comunes y por el gusto compartido por la excelencia, idearon juntos un guardatiempo para celebrar el 80 aniversario del prestigioso estudio de diseño turinés. Así nació el tourbillon Ottanta en 2010. La conexión entre los diseñadores italianos y los relojeros suizos fue tal que Pascal Raffy y Paolo Pininfarina decidieron seguir colaborando y pronto llegaron a crear una colección.

Durante el desarrollo del Ottantasei , Pascal Raffy dio instrucciones a sus equipos para que dejaran visibles los mecanismos esenciales. Por eso enfatizó la palabra “ligereza”, refiriéndose tanto a la luminosidad como al peso.

 

Como ya es habitual en los guardatiempos nacidos de esta colaboración, los diseñadores y los relojeros unieron sus fuerzas desde el comienzo del proyecto. Decidieron dar la misma importancia a los tres principales grupos mecánicos contenidos en el movimiento de un reloj: la energía, la indicación del tiempo y el órgano regulador, que en este caso es un tourbillon volante de doble cara patentado. Cada uno de estos tres grupos fue posicionado con el fin de conseguir un perfecto equilibrio y simetría, características muy valoradas por los protagonistas del proyecto. Desde el principio, el movimiento y la caja fueron considerados como una entidad única, desarrollados conjuntamente para lograr una estética, una transparencia y una ergonomía óptimas. Durante el desarrollo de la pieza, los creativos se inspiraron en sus características técnicas para crear un diseño original. Por otro lado, el estilo Pininfarina empujó a los relojeros de BOVET a buscar un nivel de innovación aún más alto, cumpliendo con los criterios visuales y estructurales de ligereza indicados por Pascal Raffy.

BOVET by Pininfarina tourbillon Ottantasei

Los artesanos de BOVET lograron múltiples retos, incluidos el mecanizado y la decoración tridimensional de la platina. Para no disminuir la transparencia lateral creada por los cristales de zafiro originales que rodean la carrura, los técnicos de BOVET idearon una ingeniosa caja que además reduce considerablemente el grosor del guardatiempo. Las especificaciones técnicas deleitarían a los expertos más exigentes. Un único barrilete mantiene el tourbillon volante de doble cara girando durante más de 10 días. La arquitectura y el diseño del tourbillon mejoran tanto la precisión como la transparencia de la pieza, puesto que sus accesorios son prácticamente invisibles. Por último, un engranaje diferencial esférico reduce a la mitad el tiempo necesario para dar cuerda a la pieza sin aumentar la torsión del mecanismo de carga. Todas estas innovaciones llevaron al registro de tres patentes internacionales.

A pesar del entusiasmo generado por esta colección, serán manufacturados únicamente 86 guardatiempos. Por respeto a los coleccionistas de la Maison, Pascal Raffy tomó la valiente decisión de limitar la serie en función del número total de movimientos. La misma excelencia se encuentra en la calidad del servicio: cada Ottantasei cuenta con una garantía internacional de cinco años.

Referencia TPINS026.

Etiquetas:,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.