AkriviA Tourbillon Regulator

Para AkriviA, fundada por el maestro relojero Rexhep Rexhepi, el nuevo reloj Tourbillon Regulator es una de las piedras angulares de las sus fundamentos de relojería: la inspiración viene, en particular, de los históricos “relojes de escuela” que eran de uso obligatorio durante la la formación en relojería y servían para demostrar al talento de un estudiante. Con este Tourbillon Regulator, AkriviA muestra su determinación seria de ser un custodio de conocimientos tradicionales e incluso hace su propia contribución a los conocimientos existentes.

AkriviA Tourbillon Regulator

La caja de acero con un diámetro de 42,5 mm homenajea a los acabados del movimiento. Las amplias asas están achaflanadas de manera que muestran el biselado del calibre; la esfera gris cuenta con un acabado “mate-pulido” que da un toque vintage e innovador. Este acabado especial se consigue con piedra triturada  mezclada con aceite vegetal y aplicada utilizando una nueva técnica artesanal. El único aspecto fantasioso de la esfera es la disposición del contador de horas a las 12, en el eje central figura exclusivamente el minutero y el segundero fijado al tourbillon a las 6.

La austeridad de los acabados exteriores destaca la riqueza de acabados prodigados sobre el movimiento. La apertura del dial revela un puente con ocho ángulos hacia adentro y  que soporta el escape. La jaula del tourbillon completa un giro cada minuto, monta una espiral de Breguet conectada al volante “AkriviA” que oscila a un ritmo de 21.600 alternancias por hora. Las 100 horas de autonomía están suministradas por un solo barrilete. El volante “Akrivia” de 11,6 mm de diámetro cuenta con cuatro radios que forman un “Quadriskell” (tetrasquel o lauburu). Este excepcional movimiento calibre AK-04 ha conseguido las certificaciones COSC y Poinçon de Genève.

AkriviA Tourbillon Regulator

Una de las características principales del Tourbillon Regulator es su completa simetríacon el fin de garantizar el equilibrio visual óptimo. Esta construcción inusual, combinado con un alto nivel de acabados, refleja el perfeccionismo de Rexhep Rexhepi: nada se deja al azar y nada está hecho sólo porque tiene que ser.

Precio, 125.000 CHF.

Etiquetas:, ,

Comentar