Academy Christophe Colomb Tribute to Felix Baumgartner de ZENITH

Desde sus inicios la marca de la estrella mantiene una relación especial y privilegiada con el desafío acompañando las aventuras humanas más audaces y creativas. Hoy, Zenith lo demuestra otra vez con este nuevo Academy Christophe Colomb que rinde homenaje a uno de los grandes exploradores de la naturaleza humana de principios de este siglo XXI, un auténtico campeón de la autosuperación. En 2012 este experimentado paracaidista y saltador realizó tres proezas en un solo salto desde una cápsula estratosférica. Su personalidad conecta con la audacia creativa y el espíritu emprendedor de Zenith a través de uno de los mayores descubrimientos relojeros de los últimos años, incluido en este espectacular modelo: el módulo Gravity Control. El reloj, lanzado en una edición limitada excepcional de 10 ejemplares de platino con revestimiento de DLC, cuenta con exuberantes decoraciones que evocan la proeza del deportista austriaco. El día 14 de octubre de 2012, batió no solo batió un récord de caída libre, sino tres. El primero, de altura: saltó desde una cápsula elevada a una altura de 38.969,4 metros mediante un globo estratosférico inflado con helio. El segundo, de velocidad: en su salto rompió la barrera del sonido y llegó a alcanzar una velocidad de 1.357,6 km/h, es decir, Mach 1,25. El tercer récord corresponde a la duración de su salto: 4 minutos y 20 segundos. Este deportista extremo, todo lo contrario de un kamikaze adicto a la adrenalina, ha convertido la excelencia en su forma de vida y aspira al éxito en todo lo que emprende. El Academy Christophe Colomb Tribute to Felix Baumgartner está plenamente en sintonía con esta filosofía.

reloj Academy Christophe Colomb Tribute to Felix Baumgartner de ZENITH

Como todos los modelos de la línea, el Academy Christophe Colomb Tribute to Felix Baumgartner se distingue a simple vista del resto de la colección de Zenith. En la esfera se reproduce la proeza de Felix Baumgartner y el entorno excepcional en el que la realizó utilizando decoraciones y materiales inéditos. Los maestros artesanos de Zenith han conseguido reproducir fielmente la célebre fotografía de Felix Baumgartner a punto de saltar de la cápsula, que había llegado a su altura máxima. En la esfera de la reserva de marcha, situada a las 3 horas, aparece Baumgartner vestido de astronauta. Su figura se ha cincelado y grabado sobre una placa de oro de 18 quilates pulida a mano y fijada a la esfera mediante dos tornillos, uno sobre el casco y el otro debajo del pie izquierdo. A las 12 horas, la esfera de las horas y los minutos alberga un detalle sutil: una fina línea situada entre el número 12 y el primer índice que evoca discretamente la duración del salto (4 minutos y 20 segundos). Como en todos los modelos de la línea, la platina se ha ahuecado para introducir el módulo giroscópico Gravity Control a las 6 horas de forma que destaque. Otro elemento de la cara del reloj que atrae las miradas es el fondo de la esfera, ocupado principalmente por la Tierra en turquesa y, en la parte superior, por la Vía Láctea vista desde la estratosfera, hecha de aventurina. Este material, raramente utilizado en la alta relojería, fue creado en el siglo XVI por un maestro vidriero veneciano. Mientras trabajaba en una de sus creaciones, accidentalmente tiró polvo de metal en la pasta fundida y, sin quererlo, creó un cristal con un brillo de lentejuelas. ¿Qué material podría representar mejor un cielo estrellado?

FELIX BAUMGARTNER

El puente de reserva de marcha, hecho de oro de 18 quilates, ilustra la espectacular caída libre del saltador austriaco. Todos los motivos son de un tamaño delicado y están grabados a mano con buril: a las 12 horas su silueta estilizada; a las 9 horas su cápsula, y a las 3 horas la Tierra, que se apoya en el módulo giroscópico Gravity Control. Alrededor se han grabado indicaciones de los tres récords de Baumgartner: “The highest 38,969.4 m = 127,852.4 feet / The fastest 1,357.6 km/h = 843.6 mph / The longest 4min 20s Freefall”, el número de rubíes con los que cuenta el movimiento (“Forty-Five (45) Jewels”) y, por último, “Zenith Manufacture Le Locle”. Otro detalle sutil: en la cápsula y el traje de astronauta hay seis rubíes, uno de los cuales se encuentra situado en el lugar exacto del reloj Zenith que Baumgartner llevaba al realizar su salto.

Academy Christophe Colomb Tribute to Felix Baumgartner de ZENITH

Este nuevo reloj, que lleva el nombre del último gran descubridor del siglo XV y del primer hombre supersónico del siglo XXI, también alberga un movimiento que realiza dos proezas relojeras para conseguir una precisión absoluta: un órgano regulador de alta frecuencia de oscilación (36.000 alt./h) que permite dividir el tiempo en décimas de segundo y una auténtica maravilla micromecánica, a saber, un módulo giroscópico patentado de control de la gravedad (Gravity Control) que neutraliza los efectos de la gravedad terrestre sobre la marcha del reloj. Este sistema, creado por los maestros artesanos de Zenith, se inspira en los instrumentos de precisión que producía la Manufactura en sus orígenes: los cronómetros marinos, los cuales contaban con una suspensión de cardanes gracias a que permanecían en posición horizontal independientemente del cabeceo de las naves. El módulo Gravity Control retoma este principio y lo miniaturiza, de forma que el escape permanece siempre en posición horizontal, independientemente de la inclinación de la muñeca. El resultado es que el balancín consigue la máxima amplitud y neutraliza la influencia de la gravedad terrestre sobre la marcha del movimiento, lo cual permite garantizar la máxima precisión. El módulo, para cuyo desarrollo han sido necesarios cinco años, es una muestra de audacia de la Manufactura, perfectamente adecuada para rendir homenaje a Felix Baumgartner y a su espectacular hazaña. En este momento, Zenith es la única Manufactura que domina este sistema, el cual ya fue galardonado con el Gran Premio de Relojería de Ginebra en 2011 en la categoría de relojes con complicaciones. Este movimiento extremadamente preciso se encuentra en el interior de una caja de platino de 45 mm con revestimiento de DLC (Diamond-Like Carbon) que da al material su impresionante color negro mate, así como sus propiedades de dureza y resistencia a los arañazos. El reloj se lanza en una edición limitada de 10 ejemplares y se presenta en un estuche de ébano revestido de carbono que, si el usuario lo desea, se puede transformar en humidor. El estuche incluye una placa inoxidable serigrafiada y firmada a mano por Felix Baumgartner.

Etiquetas:, ,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.