Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II de ZENTIH

En homenaje al legendario navegante Cristóbal Colón, la Manufactura Zenith presenta una de sus más fascinantes creaciones relojeras, ataviada con decoraciones sublimes. Este modelo conjuga un mecanismo complejo y exclusivo con un exterior y una decoración excepcionales. El grabado y la micropintura, delicadas manifestaciones de la alta artesanía, ponen de manifiesto el virtuosismo de Zenith a la hora de realizar obras relojeras que combinan la calidad técnica con la magnificencia artística. El espectacular Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II, lanzado en una edición limitada de 10 ejemplares, evoca de forma brillante la epopeya del aventurero italiano siguiendo la estela de la primera versión del Grand Voyage, que ya contaba con una decoración exuberante y única.

reloj Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II de ZENTIH

En el ámbito técnico, incorpora tres grandes innovaciones de la historia de la relojería: un sistema patentado de gravity control, un mecanismo de transmisión huso-cadena y una frecuencia excepcional de 36.000 alternancias por hora.

Cristóbal Colón y Georges Favre-Jacot (fundador de la Manufactura Zenith) tuvieron en común un espíritu pionero, la sed de descubrimiento y el amor por los retos. Fueron una misma pasión y un mismo espíritu de aventura lo que les guió hacia nuevos horizontes: el primero al lanzarse a los océanos para abrir la ruta occidental hacia las Indias y el segundo, al fundar Zenith en 1865, creando una de las primeras manufacturas relojeras industriales. Cerca de un siglo y medio más tarde, la marca de la estrella permanece fiel a esta búsqueda de precisión e innovación, confirmada por la obtención de más de 300 patentes. La Manufactura ya lo demostró con la creación, en el año 1969, del legendario movimiento automático El Primero, que a día de hoy sigue siendo el calibre de cronógrafo de serie más preciso del mundo. Sin embargo, la alta relojería no se limita a la creación de mecanismos. Siguiendo su tradición de decoraciones refinadas (de la que dan fe sus numerosos relojes de bolsillo esmaltados o los recientes modelos Academy), Zenith vuelve a hacer las delicias de los coleccionistas y los amantes de los modelos especiales con la presentación del Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II, una edición limitada que se distingue del resto de la línea por la magnífica decoración del dorso. La creación de esta obra de arte supuso un auténtico reto para los artesanos, los relojeros y los ingenieros que tuvieron que rediseñar el movimiento del modelo Academy Christophe Colomb original, yendo en ocasiones hasta los límites de lo posible, para incluir estas decoraciones en la misma caja de oro rosa de 45 mm de diámetro y debajo del mismo cristal de zafiro abombado, sin renunciar a un ápice de precisión y fiabilidad. Se trata de una perfecta ilustración de la audacia creativa de Zenith y de su capacidad para combinar mecánicas prodigiosas con decoraciones excepcionales procedentes de los oficios artísticos más prestigiosos.

Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II de ZENTIH

UNAS INDICACIONES EXCEPCIONALES
En la esfera, Zenith ha optado por ceder protagonismo a las proezas relojeras de este movimiento, en concreto mediante una arquitectura abierta que permite contemplar en acción sus tres mecanismos: el cubo con transmisión huso-cadena (a las 10:30 y a las 1:30 horas), el sistema giroscópico de gravity control y el órgano regulador de alta frecuencia (a las 6 horas).

Esta maestría técnica tridimensional se ha combinado con una intensa preocupación por la estética y la participación de los más bellos oficios de arte y artesanía, que Zenith se esmera por perpetuar con excelencia. Las tres pequeñas esferas auxiliares de oro (horas/minutos a las 12 horas, segundero pequeño a las 9 horas, reserva de marcha a las 4 horas) han sido sometidas a un delicado guilloché y posteriormente esmaltadas en blanco y equipadas con agujas y tornillos de acero azulado, en homenaje a la gran tradición relojera. La platina se ha ahuecado íntegramente a mano para mostrar en relieve únicamente el logotipo de Zenith y un cortejo de estrellas. Seguidamente, las partes ahuecadas se han rellenado con un esmalte de color azul oscuro. En el contrapeso del sistema de gravity control también se ha aplicado una decoración poética y sofisticada, que representa el hemisferio sur en micropintura realizada a mano.

ALTA ARTESANÍA

Southern hemisphere

La esfera del Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II es una obra de gran excelencia, pero este modelo reserva un sinfín de sorpresas. Este auténtico fresco en miniatura que representa en color y relieve la epopeya del descubridor genovés pone de manifiesto el virtuosismo de los artesanos más avezados. Se trata de un cuadro fijado al movimiento mediante un sofisticado sistema de apliques de oro que ilustra con maestría el descubrimiento de América por parte de Colón en 1492. Esta obra en miniatura está realizada alrededor del mecanismo, que recuerda a la suspensión de cardanes de los cronómetros marinos. En el primer plano distinguimos a Cristóbal Colón blandiendo el pabellón de la monarquía española y, entre palmeras, a dos indígenas que han acudido a ofrecerle frutas exóticas y un loro. Estos delicados personajes en aplique se han grabado a mano con suma delicadeza y luego se han patinado o recubierto de colores vivos. En segundo plano, surcando un océano de color azul marino, la Pinta, la Niña y la Santa María (las tres carabelas) resaltan sobre el fondo de un cielo luminoso. El conjunto está micropintado a mano. La decoración, grabada a mano, recuerda el “descubrimiento de las Indias” con una infinita riqueza de detalles, en especial en la vestimenta de los indígenas, las plumas coloridas del loro y el escudo de armas de la bandera española. Las hojas de palmera y las frutas se han grabado a mano y luego pintado. Para integrar esta escena ejecutada de forma magistral ha habido que desplegar grandes dosis de ingenio. En concreto, ha sido necesario encontrar puntos de fijación para los elementos en aplique y reducir al máximo la altura del movimiento y los espacios entre el calibre y las decoraciones (menos de una décima de milímetro bajo las figuritas). La fabulosa decoración del Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II, hecha enteramente a mano por artesanos de gran destreza, convierte a cada reloj en una pieza única.

A LA CONQUISTA DE LA PRECISIÓN

Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II de ZENTIH

Del mismo modo que Cristóbal Colón fue más allá de los límites del horizonte, este reloj que lleva su nombre va más allá de los límites del tiempo, combinando tres mecanismos que garantizan la máxima precisión: un órgano regulador con una alta frecuencia de oscilación (36.000 alternancias/hora) para secuenciar el tiempo en décimas de segundo, un sistema de transmisión huso-cadena que compensa las variaciones de fuerza del cubo durante su desarme y un módulo patentado de gravity control que permite neutralizar los efectos de la gravedad terrestre sobre la marcha del reloj. En otras palabras, supera los problemas habituales relacionados con el hecho de llevar el reloj (gravedad) y la duración de la marcha (reducción del par) garantizando una gran precisión en la medición del tiempo (vinculada con la velocidad de oscilación del balancín). Estas auténticas proezas se consiguen mediante un movimiento excepcional que cuenta con un total de 939 componentes de los que 354 corresponden al calibre propiamente dicho, y en cuyo seno se alojan los 173 elementos del módulo de gravity control. Por su parte, la transmisión huso-cadena cuenta con 585 componentes.

TRANSMISIÓN HUSO-CADENA PARA CONSEGUIR UNA FUERZA CONSTANTE

Transmisión huso-cadena unida al cubo El Primero 4810

A medida que un reloj mecánico se va descargando, su movimiento pierde amplitud (ángulo de oscilación del balancín) y, con ello, precisión. En cambio, si se utiliza un sistema de transmisión huso-cadena, la fuerza motriz se mantiene estable mientras dure la reserva de marcha, puesto que la geometría de par isométrico del huso compensa la disminución progresiva de la fuerza del cubo. La mayoría de relojes de bolsillo de los siglos XVI, XVII y XVIII contaban con un huso, pero hoy en día son pocas las manufacturas capaces de adaptar este mecanismo al volumen reducido de un reloj de pulsera. Con el Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage, fruto de dos años de puesta a punto, la Manufactura Zenith entró en este club extremadamente selecto. La transmisión entre el cubo y el huso queda garantizada por una cadena de 585 componentes y 18 centímetros de longitud. Esta construcción, de una gran complejidad, alterna eslabones dobles e intermedios. Una vez montada, es capaz de resistir una fuerza de tracción de más de 3 kg. Durante la reserva de marcha, el resorte motor transmite su energía al huso a través de la cadena, que se va enrollando alrededor del cubo. Ajustando las variaciones de tensión, el huso convierte en constante la fuerza que se transmite al rodaje, que a su vez la transmite a la rueda de escape de silicio situada en la jaula giroscópica. Si bien hacen falta más de 50 horas (que es lo que dura la reserva de marcha) para que la cadena se enrolle alrededor del cubo, la rapidez con que la tija de remontuar da cuerda al reloj ofrece un espectáculo fascinante. En pocos segundos, el huso y el cubo giran en sentido opuesto a la marcha para que la cadena se enrolle de nuevo alrededor del huso. La forma del huso está determinada por la fuerza óptima que los maestros relojeros de Zenith han querido dar al cubo. Su silueta ranurada, parecida a un cono, y sus dimensiones específicas son fruto de cálculos minuciosos y especialmente complejos, realizados para cada fase de la construcción. Sin la integración de todos los oficios (en especial la elaboración de prototipos de los movimientos) en la Manufactura Zenith y sin el uso de equipos sofisticados, este huso jamás hubiese visto la luz. Esta es una de las ventajas de las manufacturas integradas.

EL CONTROL DE GRAVEDAD: UN DESAFÍO A LAS LEYES DE LA ATRACCIÓN TERRESTRE
La transmisión huso-cadena elimina las variaciones isócronas (igualdad de duración de las oscilaciones), pero el Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II anula otro efecto perjudicial para la marcha de un reloj mecánico: la influencia de la gravedad terrestre.

Partiendo de la base de que manteniendo en posición horizontal el órgano regulador es posible obtener la amplitud óptima del balancín, y que al ajustarse la marcha en una sola posición, sin ninguna necesidad de compensación, se consigue alcanzar la máxima precisión horaria, Zenith imaginó y patentó un sistema revolucionario que permite mantener de forma permanente el “corazón” del movimiento y el escape en posición horizontal.
El gravity control es un sistema vanguardista que simboliza toda la audacia creativa de la Manufactura y, al mismo tiempo, rinde homenaje a su historia, puesto que se inspira en los cronómetros marinos que Zenith producía en épocas anteriores. Este sistema adopta de aquellos instrumentos legendarios el principio de suspensión de cardanes, que empezó a utilizarse en el siglo XVI en las brújulas marinas para que girasen conservando su posición horizontal, pese a los movimientos del barco.

Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II de ZENTIH

Gracias a su mecanismo giroscópico autorregulador, el sistema de control de la gravedad permite mantener permanentemente el órgano regulador en posición horizontal, sea cual sea la inclinación de la muñeca. Por lo tanto, nos encontramos ante la máxima evolución del cronómetro marino hasta el momento. La marca de la estrella es la única manufactura que domina este sistema creado tras cinco años de intenso desarrollo y galardonado con el Gran Premio de Relojería de Ginebra en 2011 en la categoría de relojes con complicaciones.

UN ESTUCHE CON ESTILO
Un estuche excepcional para una pieza excepcional. El Academy Christophe Colomb Hurricane Grand Voyage II se ofrece en un precioso cofre de caoba con incrustaciones de hueso de buey, que también puede utilizarse como humidor para 80 puros. En homenaje a Colón, este cofre está decorado con una serigrafía sobre papel de pergamino que reproduce el planisferio de Waldseemüller (1507), el primer mapamundi en el que aparece el nombre “América”.

Un gran viaje al océano, al corazón de lo infinitamente pequeño. Con esta serie limitada que combina la alta relojería con los oficios artísticos, Zenith conquista nuevos horizontes bajo el signo de la audacia, la autenticidad y el placer.

REFERENCIA 18.2215.8805/36.C713.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.