ZENITH El Primero: 36’000 VpH Classic Car & Chronomaster 1969 Tour Auto Edition

La excelencia técnica, la pasión por los mecanismos eternos y la emoción de las grandes aventuras humanas forman parte del ADN de Zenith. Desde hace muchos años, la Manufactura ha unido su nombre y su savoir-faire al universo del automóvil clásico, que comparte unos mismos valores de autenticidad. El modelo El Primero 36’000 VpH Classic Car encarna y rinde homenaje a este universo de prestigio, en el que precisión, fiabilidad y resistencia se revelan como líneas maestras de una elegancia eterna. Carrocería elegante, motor potente y toques tricolor: el cronógrafo El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition de Zenith exhibe su mecánica tanto en carretera como en circuito.

ZENITH El Primero 36’000 VpH Classic Car

A través de sus numerosas asociaciones, Zenith se reunirá en 2016 con miles de entusiastas de los vehículos clásicos con ocasión de los más de 50 eventos organizados por todo el mundo. Amantes de las emociones fuertes o de la sensación de libertad, que disfrutan con la pátina del cuero, los motores de excepción y las líneas depuradas de los vehículos legendarios. Su pasión está a la altura del placer que obtienen al volante.

ZENITH El Primero 36’000 VpH Classic Car

Estética atemporal…

Con unas prestaciones y una precisión sin igual, el mítico cronógrafo El Primero de Zenith constituye el emblema de una mecánica del más alto nivel y de un refinamiento inalterable. Dedicado a los amantes de los vehículos más exquisitos, el modelo El Primero 36’000 VpH Classic Car presenta una caja de acero cepillado de 42 mm de diámetro, rematada por una corona acanalada y dos pulsadores redondos. Su presencia transmite energía y distinción. Tres contadores en los colores originales —antracita, azul y gris claro— definen un orden propio en la esfera antracita con acabado «motor». Realzada por una escala taquimétrica, en la icónica imagen del reloj destaca el fino segundero rojo, así como los índices y agujas facetados y luminiscentes. 

Motor de excepción

Bajo el capó ruge un motor potente y preciso: el calibre cronógrafo automático El Primero 400B. Su cadencia frenética de 36.000 alternancias/hora permite mostrar el tiempo con precisión de una décima de segundo y su construcción integrada con rueda de pilares es legado de una herencia mítica, la del cronógrafo de serie más preciso del mundo, diseñado por Zenith en 1969. Integrado por 326 componentes, este movimiento accionado por una masa oscilante decorada con el motivo «Côtes de Genève» ofrece las funciones de indicación central de horas y minutos, segundero pequeño, cronógrafo y fecha, y presenta una reserva de marcha de más de 50 horas.

Estanco a 100 metros, el reloj El Primero 36’000 VpH Classic Car adorna la muñeca del gentlemen driver con una correa perforada de piel de becerro marrón revestida con una protección de caucho y equipada con un triple cierre desplegable de acero.

ZENITH El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition

Esta bestia de la competición, que rinde homenaje a los bólidos clásicos del «Tour Auto Optic 2000» —competición de la que Zenith es cronometrador oficial— ruge a 36.000 alternancias/hora y hace gala de la precisión del legendario movimiento El Primero. ¡Siempre victorioso en la línea de meta!

Socio del «Tour Auto Optic 2000» desde hace dos años, Zenith presenta una serie exclusiva de 500 cronógrafos El Primero dedicada a esta carrera de vehículos clásicos disputada en territorio francés. Con su motor de altas prestaciones y su aire deportivo atemporal, este cronógrafo de leyenda enarbola los colores de una aventura humana plagada de emociones y proezas técnicas.

ZENITH El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition

Al volante de bólidos históricos

Desde hace 25 años, el «Tour Auto Optic 2000» asiste a una disputa entre auténticos vehículos de colección en un recorrido de unos 2.000 kilómetros que une París con Cannes. Del 18 al 24 de abril próximos, 240 participantes recorrerán las regiones más bellas de Francia y se medirán en tramos cerrados y en circuitos durante las cinco etapas de las que consta el recorrido. Únicamente pueden participar en la competición los vehículos de modelos inscritos entre 1951 y 1973 que no hayan sufrido ninguna modificación en su motor o carrocería. Inspirado en estos automóviles de excepción que han perdurado durante décadas conservando sus excepcionales prestaciones y su estilo inalterable, el reloj El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition es todo un icono del «classic racing» que se luce en la muñeca.

Motor mítico

Como un capó abierto que muestra una mecánica puntera, la famosa abertura de la esfera situada a las 11 horas descubre los latidos del movimiento cronógrafo El Primero 4061 de cuerda automática. Tanto aquí como en la competición, velocidad, prestaciones y resistencia son esenciales. Su impetuosa cadencia de 36.000 alternancias/hora, que permite mostrar el tiempo con precisión de una décima de segundo, su exactitud de cronómetro certificada por el COSC y su construcción integrada con rueda de pilares no dejan lugar a dudas sobre los míticos orígenes de este motor El Primero, digno heredero del cronógrafo de serie más preciso del mundo, diseñado por Zenith en 1969. Provisto de un áncora y de una rueda de escape de silicio, este movimiento integrado por 282 componentes ofrece las funciones de indicación central de horas y minutos, cronógrafo y taquímetro y presenta una autonomía de más de 50 horas.

ZENITH El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition

Carrocería de culto

El cronógrafo El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition late al ritmo desenfrenado de la carrera luciendo unas prestaciones y una carrocería del más alto nivel. Su mecanismo de alta frecuencia se encuentra alojado en una caja de acero cepillado de 42 mm de diámetro, rematada por una corona acanalada y dos pulsadores redondos. Realzado por un cristal de zafiro abombado, el fino bisel pulido se abre generosamente sobre una esfera gris pizarra atravesada por líneas verticales en azul-blanco-rojo, en referencia al estandarte francés del rally.

Este toque tricolor es apreciable asimismo en los pulsadores y en el tridente del segundero pequeño. Rodeado por una escala taquimétrica, el reloj presenta una imagen con carácter donde los dos contadores azules y el segundero rojo definen un orden propio, junto con los índices y agujas facetados y luminiscentes. Estanca a 100 metros, la caja con fondo transparente, grabada con el logotipo de la carrera, deja ver una masa oscilante con motivo «Côtes de Genève».

Deportivo y con un temperamento impetuoso, el reloj El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition lanza un último guiño al universo de la competición francesa con su correa de tejido con rayas tricolores que incorpora un triple cierre desplegable de acero.

Referencia: 03.2046.4061/91.C769. Edición limitada de 500 piezas.

Comentar