VACHERON CONSTANTIN Les Cabinotiers Cronógrafo monopulsador con ratrapante, tourbillon y repetición de minutos

Animado por el nuevo movimiento de manufactura de carga manual, Calibre 2757, este Cronógrafo Monopulsador con Ratrapante, Tourbillon y Repetición de Minutos Les Cabinotiers, lanzado en edición de ejemplar único, se inscribe en la gran tradición de relojes con complicaciones de Vacheron Constantin. . Sin desmerecer, en absoluto, a su complejidad técnica, en este modelo se ha prestado una especialísima atención a la estética y a la legibilidad de la esfera.

Nuevo movimiento de manufactura Calibre 2757 de carga manual

El Calibre 2757 de carga manual, desarrollado por los maestros relojeros de Vacheron Constantin, está compuesto por 698 piezas. Un número tan elevado de piezas es indicativo del extraordinario nivel de complejidad relojera. Incluso en el mundo de las grandes complicaciones, los calibres suelen tener un diseño más sencillo y suelen tener muchos menos componentes. No por enfrentarse a un extenuante desafío técnico han dejado de lado los relojeros de Vacheron Constantin su inveterada devoción por la elegancia, y de este modo han logrado organizar con maestría las complicaciones de este reloj en un movimiento de perfil extraordinariamente fino, de apenas 10,4 milímetros de grosor y 33,3 milímetros de diámetro.

El Calibre 2757, que opera a una frecuencia de 18.000 alternancias por hora (2,5 Hz) y está dotado de una reserva de marcha de aproximadamente 60 horas, permite medir los intervalos breves de tiempo con una precisión de 1/5 de segundo en el minutero graduado a tal fin. La inusual configuración de la esfera gris oscura ha sido diseñada para garantizar una visibilidad óptima del cronógrafo con ratrapante. Las horas y los minutos se muestran en una subesfera excéntrica, que deja espacio para el contador de 30 minutos del cronógrafo, situado en un lugar destacado a las 2 horas. La disposición se complementa con un pequeño segundero a las 6 horas, que permite comprobar que el reloj está en funcionamiento, y que, gracias a su ubicación, deja un gran espacio a las dos agujas centrales del cronógrafo.

Un cronógrafo de altas prestaciones

La propia construcción del movimiento, especialmente en lo que respecta a sus funciones cronográficas, se basa en el imperativo del rendimiento. En el mundo de la relojería, donde las grandes invenciones hunden sus raíces en el pasado, la innovación suele consistir en optimizar el funcionamiento de un calibre. Esta forma de abordar la disciplina comienza con el desarrollo del movimiento y continúa con el uso de nuevos materiales. Este mismo enfoque se refleja en el Calibre 2757, cuya platina adicional para el cronógrafo ratrapante ha sido especialmente diseñada a fin de que garantizase la eficiencia gracias a la disposición en profundidad de sus componentes. Esta optimización de los volúmenes, a pesar del estilizado perfil del calibre, también va acompañada de nuevos materiales. Algunas de las ruedas del tren de rodaje han sido fabricadas en titanio, o electroformadas en níquel-fósforo con un perfil de dentado especialmente especificado para Vacheron Constantin, con el objetivo de garantizar una mejor penetración del engranaje de modo que se evite cualquier tirón del segundero. El silicio, un material ultraligero que no requiere lubricación, también se utiliza en una de las palancas del mecanismo ratrapante y su aislante. Estas medidas para disminuir el peso y la fricción de los componentes reducen la pérdida de amplitud de la energía aportada por el barrilete, manteniendo así una cómoda reserva de marcha, que puede llegar a las 50 horas con el cronógrafo activado.

Para las mediciones de intervalos de tiempo cortos, función que exige una extrema regularidad en aras de la precisión, los relojeros de Vacheron Constantin han optado por una construcción con dos ruedas de pilares: la primera, dedicada al cronógrafo, y la segunda, al mecanismo de la ratrapante. De este modo, el cronógrafo está controlado por un único pulsador situado a las 2 horas para las funciones básicas (inicio/parada/reposición) y por el situado a las 4 horas para las mediciones con la aguja ratrapante (parada/ reposición). Al accionar este segundo pulsador, la segunda aguja de segundos del cronógrafo se detiene en un tiempo intermedio mientras que la primera sigue funcionando. Al volver a accionar el pulsador, la segunda aguja de los segundos del cronógrafo avanza, atrapando a la primera en su medición del tiempo. La naturaleza técnica de este reloj se ve acentuada por la presencia de dos escalas. Una escala taquimétrica con base de 1000 metros, serigrafiada en blanco, que, utilizando como referencia al tiempo invertido en recorrer un kilómetro, hace posible calcular la velocidad media en kilómetros/hora desde el primer minuto de control cronográfico; la escala telemétrica, en rojo, se usa para calcular distancias de hasta 20 kilómetros, utilizando como referencia la velocidad del sonido (340 metros por segundo).

Un reloj musical

Las funciones cronográficas están complementadas con un repetidor de minutos, que se activa mediante el pulsador ubicado en el lado izquierdo de la caja. La repetición de minutos, una complicación esencial para los relojes musicales, forma parte del léxico relojero de Vacheron Constantin desde hace más de dos siglos, y es la responsable de que las horas, los cuartos y los minutos suenen a petición. La primera mención conocida a un reloj de sonería Vacheron Constantin en los registros de producción se remonta a 1806, con un reloj de bolsillo de oro con repetición de cuartos. Desde esa fecha, los relojes de sonería y repetición forman parte del acervo de la Casa, acervo que no ha dejado de crecer a lo largo de las décadas.

El calibre 2757 es el heredero directo de esta tradición, y se beneficia de los avances técnicos perfeccionados internamente en la Casa. Entre ellos cabe destacar un ingenioso regulador volante de sonería centrípeto. En un reloj de repetición de minutos, este mecanismo regula la duración de la secuencia musical, a fin de que las notas puedan escucharse de manera clara y armoniosa. Este sistema se distingue por sus dos contrapesos cuya forma ha sido especialmente diseñada y optimizada para que actúen como freno inercial por fuerza centrípeta que, actuando sobre el eje giratorio del regulador, equilibra la energía liberada por el barrilete y regulada por el tourbillon. Este original dispositivo es, además, absolutamente silencioso. Visible exclusivamente a través del fondo de la caja, el tourbillon se distingue por una jaula cuya forma se inspira en el emblema de la cruz de Malta de la Casa. Sujetada por un puente delicadamente biselado a mano, esta jaula reguladora realiza una rotación completa por minuto.

Acabados excepcionales

Presentado en una caja de oro rosa 5N de 18 quilates, de 45 mm de diámetro, con fondo de exposición y con una correa de piel de aligátor con cierre desplegable de oro, este reloj, además de ser una auténtica proeza técnica, hace gala de unos suntuosos acabados que son el máximo exponente de la maestría relojera. Uno de los rasgos que distinguen a los relojes Vacheron Constantin es que cada componente está exquisitamente decorado con acabados hechos a mano antes de ser ensamblado, incluso aunque el componente esté destinado a permanecer oculto. Las superficies de los componentes, alternativamente biseladas, pulidas, satinadas, esmeriladas, perladas o grabadas y graneadas, generan un juego de luces que pone de manifiesto toda la magia de los calibres Vacheron Constantin y es un elemento esencial de la anatomía de la belleza intrínseca de la marca. Tanto es así que las tareas de montaje, puesta en marcha y encajado de este movimiento cronógrafo monopulsador ratrapante y repetición de minutos Les Cabinotiers representan únicamente un tercio del tiempo dedicado al reloj, frente a los dos tercios dedicados al acabado del calibre. El contraste entre los puentes y la platina principal con el revestimiento negro característico de Vacheron Constantin y las piezas móviles “metálicas” actúa como revelación de este arte cinético, que toma forma gracias a la meticulosa atención que se ha prestado hasta al más ínfimo de los detalles. Por el lado de la esfera, los puentes esqueletizados, que muestran aristas biseladas a mano y lados con acabado graneado rectilíneo, tienen acabados satinados de efecto circular en sus superficies horizontales. Las ruedas, con sus radios biselados, están bruñidas y pulidas, una compleja operación que requiere herramientas especiales cuando se trata de ruedas hechas de titanio.

En el lado del fondo del movimiento, el maestro relojero encargado de la pieza, que lleva a cabo todas las operaciones de montaje y acabado, hasta el ajuste cronométrico y encajado del movimiento, a la manera de los cabinotiers del siglo XVIII, ha creado una original decoración, en perfecta consonancia con esta destacable pieza. Los puentes patinados en negro exhiben una superficie calada que ha sido esmerilada a mano hasta lograr un sutilísimo efecto graneado, que resalta las cavidades pulidas a espejo. Esta magnífica ejecución, que acentúa los reflejos de la luz al incidir sobre las superficies mates y brillantes, se sublima en los componentes “musicales” del movimiento. El regulador de sonería está excepcionalmente grabado con las iniciales J.M.C., en homenaje a JeanMarc Vacheron, y exhibe una barra cuyo delicado cuneo requiere 12 horas de meticuloso trabajo artesano. La jaula del tourbillon está grabada con el emblema de la cruz de Malta de Vacheron Constantin. Este cronógrafo monopulsador con ratrapante, tourbillon y repetición de minutos Les Cabinotiers, que se presenta en caja de oro rosa 5N de 18 quilates, con 45 milímetros de diámetro, complementada con una correa de piel de aligátor de color negro, consigue una perfecta simbiosis entre el clasicismo imaginativo de Vacheron Constantin, su magistral dominio de las complicaciones relojeras y el refinado virtuosismo con el que las presenta.

Referencia 9750C/000R-002C.

Vídeo disponible en el Canal YouTube de Nuevos Relojes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.