URWERK UR-100V “Planète Bleue”

La estación experimental relojera URWERK lanza en órbita una serie de 25 instrumentos de medición del tiempo y el espacio. El nuevo UR-100V “Planète Bleue” (Planeta Azul) nos habla de la Tierra y de nuestro sistema solar. Quedamos invitados a un viaje intersideral, y al placer de saborear el tiempo, hora tras hora. El talante es espacial, la iconografía es de ciencia ficción y la creatividad libre y sin lindes. URWERK relata y combina el espacio y la relojería. A dichos elementos gráficos y a estas señas de identidad, a estos rasgos y sesgos de la familia de relojes URWERK, la colección UR-100V agrega una dimensión astrofísica.

Para aunar el fondo y la forma, el cálculo a la imagen, la teoría a la observación del universo, el UR-100V hace gala de elegante azul; la caja de acero es azul, y azul su atípico movimiento y su carrusel rotativo. Por cierto, nuestro planeta Tierra también viste de azul.

El azul del UR-100V “Planète Bleue” es hondo, denso y mate. Martin Frei nos dice: “Cuando creo, cuando dibujo, todos los colores hallan resonancia en mi fuero interior. Muy especialmente el azul. Cuando era estudiante en la Academia de Artes y Diseño de Lucerna, en Suiza, tuve la suerte de estudiar al celebérrimo Giotto, el artista florentino. él fue quien, en la postrera Edad Media, dio en pintar el cielo de azul, desbancando el oro bizantino. Hoy día por supuesto nos resulta muy normal el estilo “realista”. Me gusta sobremanera el color de aquellos cielos, y otro tanto el de nuestro planeta. El azul es un color que nos tiene envueltos, que nos abarca”.

Casi todos los elementos del movimiento, incluido el rotor automático acoplado a su hélice Windfänger, y el conjunto del sistema de indicación de las horas satélite también se visten de azul, y asimismo la correa y la hebilla. En cuanto a los tornillos más visibles, vienen de titanio azulado con llama según una técnica propia de la familia Baumgartner. Cuenta Felix Baumgartner que “mi padre era un enamorado de esta técnica del azulado de las agujas. La búsqueda del azul perfecto era su Grial. Fue probando todas las arenas del mundo, y acabó dando con la arena ideal, la de Córcega que nosotros mismos traíamos religiosamente en las maletas a la vuelta de las vacaciones”.

En un fondo casi uniforme, la cabeza de aguja amarilla y verde fluorescente hace de estrellas fugaces.

El color del UR-100V “Planète Bleue” relata la historia de una elevación, de la transición de la Tierra al espacio. Añade Felix Baumgartner: “Hemos miniaturizado y reinterpretado nuestro universo. Uno deambula en las profundidades del carrusel de este reloj. Viene a ser como lanzarse al espacio en una caída hacia la nada. Es una narración con los pies plantados en el planeta y la mente viajando por el espacio intersideral. Un ensueño hecho de azul”.

Precio, 48.000 CHF (francos suizos).

Tags:,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.