TISSOT Heritage 1973

Tissot, fiel a su lema Innovators by tradition, celebra sus vínculos históricos con las carreras de velocidad con una reedición de un cronógrafo estilo años setenta. El Tissot Heritage 1973 luce con orgullo su pertenencia a la escudería clásica de la casa. Simboliza la colaboración que unió a Tissot con el equipo automovilístico Kessel Classics.

TISSOT Heritage 1973

Este cronógrafo grande de 43 mm, con esfera gris plata y contadores negro mate, está disponible en una edición limitada de 1973 unidades. El motor de esta máquina de carreras es un movimiento fiable, potente y que ha dado sobradas muestras de su rendimiento: el ETA Valjoux 7753.

Una era fructífera

El Tissot 1973, fiel al espíritu de los relojes de competición de la década de 1970, es un cronógrafo con forma de cojín oval con líneas abombadas en sus tres dimensiones. Su cristal de tipo box está tallado en zafiro. La aguja de los segundos y la del cronógrafo se visten de color naranja; las de las horas y los minutos son agujas tipo bastón rectangular con remate blanco en la punta.

La esfera plateada contrasta con los contadores y el realce tacómetro de color negro, lo que crea un efecto estilo panda. La correa de becerro negro pespunteada es una reproducción del modelo que Tissot inventó y patentó en la década de 1960, caracterizado por sus orificios grandes. Esas perforaciones recuerdan al volante de los coches de carreras de la época.

Un linaje confirmado por el motor

Para crear el Tissot Heritage 1973, la casa se ha inspirado en un modelo que se conserva en sus archivos. El Tissot Navigator de 1973 fue una pieza clave de la colaboración que Tissot mantiene con los deportes del motor. En 1973 Tissot empezó a trabajar con Alpine, que por aquel entonces dominaba el circuito de rallies. En 1974, la marca unió sus fuerzas a Porsche para la categoría de Gran Turismo de las 24 horas de Le Mans. En 1977, Tissot incluso le dio nombre a un coche de F1. Pero una de las colaboraciones más destacadas que mantuvo la marca fue con el piloto suizo Loriss Kessel, que compitió en la temporada de 1976 de Fórmula 1 con los colores de Tissot.

Como muchos pilotos, Kessel era un fanático de los motores. Había fundado un concesionario de coches en la zona de Tessin, que contaba con una división de competición y otra dedicada a las carreras clásicas. Esta red pasó después a manos de su hijo, Ronnie Kessel. En 2018, Tissot retomó su relación con la familia Kessel cuando se convirtió en colaborador oficial de Kessel Classics, propietario del Fórmula 1 Tissot. Este coche blanco y negro ha demostrado su rendimiento en competiciones como el Gran Premio Histórico de Mónaco, que ganó en 2016.

Diseño avanzado

Las tres dimensiones de la caja de acero del Heritage 1973 presentan líneas curvadas. Su cristal box abombado sigue la misma línea, como las astas y el fondo arqueados. Estas características permiten contar con una caja de 43 mm de ancho, que se adapta cómodamente a la muñeca y se desliza sin problemas bajo la manga de la camisa.

TISSOT Heritage 1973

El acabado del fondo también alcanza una gran sofisticación. El satinado del bisel y del flanco de la caja contrasta con el biselado bruñido que recorre todo el lateral de la caja. Un acabado de la máxima calidad que rara vez se encuentra en un reloj de este tipo.

Un anclaje auténtico

Hay una conexión directa entre 1973 y 2019. Tissot revive su legado de diseño con una reedición fiel de uno de sus mejores cronógrafos. Al retomar la relación que une a la casa con la familia Kessel, Tissot conmemora su vínculo con las carreras de velocidad.

Precio, 2.050 euros. Edición limitada de 1973 unidades.

Etiquetas:

Comentar

catorce + 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.